peñailillo A1 onemi

Luego de que ayer The Clinic Online publicara la declaración completa del ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michel Jorratt, en la que apuntaba al ex ministro de Interior Rodrigo Peñailillo de las presiones que recibió para no seguir moviéndose en el caso SQM, la Alianza salió al paso para arremeter con todo contra el Gobierno para que aclare y transparente su responsabilidad en torno a esta información surgida.

En dicha declaración Jorratt detalló que Andrea Palma, la jefa de gabinete del ex titular de Hacienda Alberto Arenas, era la encargada de transmitirle la preocupación y molestia de parte de Interior por los avances en torno al caso SQM y que incluso desde dicha cartera se le pedía “no continuar adelante, y que si fuera necesario concurriera con camiones a SQM para llevarse la información contable, para evitar que llegara a la fiscalía”.

Pues bien, según publica hoy el diario El Mercurio, desde la oposición el senador de la UDI, Víctor Pérez, indicó que “las declaraciones que han trascendido ratifican lo que ha sido la estrategia del Gobierno, que es utilizar a Impuestos Internos para frenar toda investigación que vincule hechos delictuales a gente del oficialismo”.

En ese camino el legislador de Renovación Nacional, Manuel José Ossandón pidió que “el Gobierno transparente lo que ha hecho, porque es realmente una vergüenza. La famosa supremacía moral que tenían la izquierda y la Nueva Mayoría se está perdiendo claramente”.

Otro que sacó la voz desde la Unión Demócrata Independiente fue Juan Antonio Coloma, quien apuntó a la necesidad e “importancia de que se resuelva la veracidad de estas acusaciones y que La Moneda clarifique la información”.

Allamand, en tanto, criticó el avance de las propuestas del Ejecutivo en materia de probidad y transparencia, argumentando que “hasta ahora, lo que hay es una presentación muy desprolija de un conjunto de iniciativas legales sin la existencia de un itinerario claro”.

Desde el Gobierno ayer señalaron a través de su vocero, Marcelo Díaz, que “lo que podemos afirmar de manera categórica es que no hay que esconder los problemas debajo de la alfombra, hay que hacerse cargo. Ahí está el trabajo de la fiscalía y nosotros en la agenda de probidad (…) Que se esclarezcan todos los hechos y nos hagamos cargo de los temas de fondo. Haremos todos los cambios normativos que corresponda”.

Rato después el ex timonel del Partido Socialista, Osvaldo Andrade indicó que lo conocido “es evidente que es grave, no hay que minimizar estas cosas”.

En esa línea, según consigna El Mercurio, algunos diputados UDI, como Felipe Ward, Celso Morales y Gustavo Hasbún hablaron con los abogados que asesoran al partido con el fin de preparar una acusación constitucional contra el ex jefe de Gabinete Rodrigo Peñailillo.

Según el matutino, Hasbún enfatizó que “para nosotros, la situación que se ha vivido es gravísima, no solo afecta la fe pública, sino que demuestra que existe un tráfico de influencia y una presión política para hacer una persecución a un sector de la oposición, cuya única finalidad es desintegrar a la oposición en Chile”.