ROSSI1

Sólo cinco días bastaron para que el senador del PS, Fulvio Rossi, con licencia médica tras ser sometido a una operación a la tiroides, quedara absolutamente comprometido en el caso SQM, y se viera obligado a suspender su militancia en la colectividad de calle París.

Todo partió el día martes 1 de septiembre cuando La Tercera publicó un artículo en donde se recogía un correo enviado por Rossi al ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, en 2012. En éste, el parlamentario pedía aportes para 32 candidatos del PS.

“Esta Fiscalía cuenta con evidencia electrónica que demuestra que en agosto del año 2012, el H. Senador Fulvio Rossi le envía al ex gerente de SQM un listado de candidatos y montos de dinero asociados a ellos, afirmando ‘Estimado Patricio: de acuerdo a lo conversado te envío listado de candidatos y candidatas. Te reitero mis sinceros agradecimientos’”, apuntó el requerimiento ingresado ante el Octavo Juzgado de Garantía por el fiscal nacional Sabas Chahuán, hecho que reveló la trama.

Esa misma tarde, Rossi se refirió a la publicación, y lo hizo mediante una declaración pública.

“Frente a la publicación de un correo enviado por mí a Patricio Contesse con una nómina de candidatos y candidatas a alcaldes y concejales para las elecciones municipales del año 2012 quisiera aclarar que se trata de una solicitud de apoyo para el financiamiento de campaña a través de los mecanismos que la ley establece vía servicio electoral de nuestros candidatos y candidatas”.

Asimismo, afirmó que “lamento que se filtre una nómina de personas que recibieron aportes por la vía legal, sin saber de dónde provenían puesto que al ser reservados nunca supieron quién era el donante. Esto no es así porque a mi me guste. Es así porque la ley lo establece. Agrego que no daré más declaraciones pues me encuentro con licencia médica luego de una cirugía, pero creo que he aclarado suficientemente el punto”.

El asunto, evidentemente trajo coletazoz políticos durante la jornada, siendo emplazado y criticado por su partido.

“Es primera información que tengo, mientras era presidente del PS nunca tuve información al respecto”, dijo el diputado y ex timonel del PS, Osvaldo Andrade, a La Tercera.

“Si lo que hizo fue solicitar aportes reservados, a mí como procedimiento no me gusta, porque da la impresión de que hay una relación privilegiada con una empresa”, afirmó el ex ministro.

La actual timonel de la tienda se alineó con Andrade y también salió a tomar distancia de Rossi.

“Esta no es una conducta del Partido Socialista. Aquí se está aludiendo a un senador en particular, quien tendrá que aclarar qué es lo que hizo y cómo lo hizo”, manifestó Isabel Allende.

Con el paso de las horas, la presión fue in crescendo y Rossi se vio obligado a tomar la decisión que muchas ya le pedían a gritos… congelar la militancia.

“Soy militante socialista desde los 14 años y quiero a mi partido. Las acciones que se investigan tienen directa relación con una práctica generalizada en  un mal sistema. Tengo la tranquilidad que no he cometido ilícito alguno. Sin embargo, he decidido suspender mi militancia hasta que concluya la investigación bajo la convicción que debe existir total transparencia sobre estos hechos, incluida la apertura total de los aportes reservados”.

“Frente a la inquietud que se ha generado en la opinión pública y en mi propio partido por la publicación de un correo en el cual se solicita aportes de campaña por la vía legal para candidatos y candidatas de la nueva mayoría, solicito a usted, suspender mi militancia. Estoy seguro que mucho más temprano que tarde, todo se aclarará”, se leyó en la carta que envió al TS de su partido el día siguiente a que se destapara el asunto.

“El PS valora el gesto de Rossi en el entendido de que con su acción pueda evitarse el aprovechamiento de estas circunstancias para menoscabar al partido y su historia (…) Asimismo, esperamos que el senador pueda aclarar su situación a la brevedad”, fue la respuesta inmediata.

Ya terminando la semana hábil, las críticas no cesaban y una querella de concejales involucrados en la lista le ponía más pesada la pista al senador.

En eso, y con el fin de semana a cuestas, quizás muchos pensaban que el asunto decantaría hasta esperar que se determinara la fecha en que la fiscalía lo citaría a declarar.

Sin embargo, el domingo por la mañana un nuevo dato salió a la luz, dejando a Rossi en un pre KO.

Un reportaje de La Tercera dio a conocer nuevos correos de Rossi a SQM, esta vez contradiciendo su versión de que todo se había hecho dentro de los márgenes de la ley.

Según el artículo, una semana después de que Rossi le escribiera a Contesse el citado mensaje pidiendo aportes, recibió respuesta por parte del abogado de SQM, Enrique Olivares. “Por encargo de Patricio Contesse, agradecería pudiéramos hablar, o con quien me indiques, para los efectos de revisar algunos aspectos de lo señalado en tu mail de más abajo”.

Rossi respondió a Olivares el día viernes 24 de agosto a las 8.18 de la mañana, escribiendo que: “Estimado Enrique: revisé el tema y te propongo lo siguiente…”. En dicha respuesta el senador modificó la lista original reduciéndola a 19 personas en vez de 32 y asimismo modificó los montos. Mantuvo los más altos, que correspondían a su padre, su primo y el candidato Luis Rocafull.

Pero el senador fue más allá y le planteó a Olivares que para los candidatos a concejales que no podían recibir aportes se hiciera una boleta falsa por una supuesta asesoría comunicacional. “Esto sería $ 17.000.000. ¿Será posible por los tres restantes una boleta para los concejales que no pueden recibir aportes? (puede ser boleta de asesoría comunicacional)”.

Ante esta nueva información Rossi señaló que “mi abogado me ha pedido que no me refiera a más elementos que dicen relación con la investigación que lleva adelante la fiscalía”.

Cabe recordar que la primera vez que Rossi se vio salpicado por el caso SQM fue cuando ex asesores aparecieron en la lista de personas naturales que habían emitido boletas a la minera no metálica.

Primero fue su ex jefa de gabinete, Mariela Molina, y luego María Valentina Martínez Zaror. Posteriormente saltó el nombre de René Lorenzo Madariaga Caronna.

Sobre este último, el parlamentario sostuvo en febrero que “él trabajó conmigo, no recuerdo en qué periodo, pero tendría que verificarlo”.

Respecto de Martínez afirmó que “ella nunca ha trabajado conmigo”.

En su oportunidad, Rossi también negó que la boleta emitida por Molina a SQM tuviera que ver con aportes a su campaña.

Después de esta última revelación, el PS tomó más distancia del senador, asegurando que como partido nada tenían que ver con este tipo de movimientos.

“Para el Partido Socialista es extremadamente doloroso. Este es el único caso en que se ha involucrado a un parlamentario del PS. Hemos dicho con toda claridad que se trata de una conducta individual, que no corresponde en absoluto a una política y mucho menos a una dirección del partido, ni una responsabilidad que tenga el partido como tal”, afirmó la senadora y presidenta del partido, Isabel Allende.

Para la ex titular del Senado, aquí lo que se advierte es “correspondencia con uno de los Gerentes de Soquimich y eso simboliza al yerno de Pinochet que en su condición usufructuó de los privilegios de las oscuras privatizaciones que se dieron durante la dictadura- Por supuesto, a ningún socialista nos puede parecer bien. Quiero reiterar que es una conducta individual de la cual le corresponde al Senador Rossi responder”.