murillo

El presidente de la Fundación para la Confianza, José Andrés Murillo, uno de los tres querellantes y víctimas de Fernando Karadima -junto a James Hamilton y Juan Carlos Cruz-, manifestó esta tarde que las últimas revelaciones en torno a las maquinaciones de los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati para tratar de bajarle el perfil a los abusos cometidos por el ex párroco de El Bosque “están mostrando una perversión de poder”.

En entrevista con CNN Chile, Murrillo afirmó que “estamos ante una bajeza que es de la mayor gravedad”.

“Me parece impresentable (…) Ezzati debe dar un paso al costado”, aseguró el filósofo.

El lunes recién pasado The Clinic Online reveló una serie de cartas enviadas por Errázuriz al propio Karadima y a su discípulo Diego Ossa, escritos en lo que les daba instrucciones sobre cómo actuar en torno al caso de los abusos, y respecto de la sucesión en la dirección de la parroquía El Bosque.

A eso, se suma que este miércoles El Mostrador publicó un artículo con un intercambio de correos entre Errázuriz y Ezzati en donde se advierte el lobby que hicieron para impedir la llegada del jesuita Felipe Berríos a la capellanía de La Moneda, y a Juan Carlos Cruz como partícipe de una conferencia internacional sobre los abusos.

“La iglesia católica debiera pedir perdón”, espetó Murillo, apuntando a que de igual manera debiera “remover al cardenal si es que él no renuncia”.

Asimismo, llamó a la conferencia episcopal a pronunciarse sobre el tema, y al gobierno a intervenir y “pedir explicaciones a la iglesia por el lobby”.

“Ezzati y Errázuriz están luchando contra la verdad”, opinó.

“Exigimos Transparencia Ahora”,

Este mediodía, Murillo junto a Hamilton y Cruz dieron a conocer una carta en la que exigían que se acabara el cuenta gotas y saliera a luz toda la verdad.

“Nosotros, quienes denunciamos desde hace más de 10 años los abusos sexuales y otros actos abusivos a que fuimos sometidos por parte del sacerdote Fernando Karadima, venimos a plantear lo siguiente, a la luz de las cartas recientemente publicadas en The Clinic y los correos publicados en El Mostrador“.

¿Cuántas cartas y correos electrónicos más hay del mismo tono?¿Tendremos que esperar nuevas filtraciones de documentos que gente con buena conciencia haga llegar a nuestros abogados o a los medios, para que se conozca por gotario la participación del Arzobispado para encubrir o disminuir el impacto de los delitos de Karadima?, escribieron los tres querellantes.

La Iglesia, por su parte, se pronunció brevemente sobre los correos entre Ezzati y Errázuriz.

“Se trata de correos privados entre los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz, en los cuales intercambian opiniones frente al nombramiento de un futuro capellán de La Moneda, como también respecto de la posibilidad de que uno de los demandantes por el caso Karadima integrara una comisión pontificia para la protección de menores”.