bonvallet

A pocos días de conocerse el lamentable suicidio del comentarista deportivo Eduardo Bonvallet, el presidente del Consejo de Ética de los Medios, Abraham Santibáñez confresó que el denominado Gurú “dejó un legado difícil de evaluar”.

A través de una carta publicada por el diario El Mercurio, Santibáñez por una parte destaca el gran número de seguidores incondicionales que tenía el ex jugador de la Roja, sin embargo precisó que el “Bonva” tenía un “agresivo estilo” en sus comentarios, empleando “descalificaciones y ofensas. Su estilo le causó más de algún problema judicial y como consecuencia las demandas por injurias y por declaraciones injuriosas con publicidad en su contra le llovieron rápidamente”.

En este punto de su escrito, Santibáñez hace un repaso por las innumerables denuncias interpuestas contra Bonvallet, trayendo a colación la presentada por el ex diputado Rodolfo Seguel, a quien el ex futbolista calificó como “sinvergüenza” y “mugriento de mierda”.

El presidente del Consejo de Ética de los Medios recordó todas las denuncias que llegaron al organismo contra el Gurú: “La primera denuncia fue contra Radio Nacional, en 1997. En su análisis, el Consejo consideró necesario reiterar su ‘respeto efectivo a la libertad de expresar cualquier opinión sin censura previa’. Pero, agregó la sentencia N.o 48, ‘falta a la ética aquella crítica que contiene términos ofensivos en sí mismos para las personas criticadas o que invade su privacidad. La imputación de un hecho inmoral o de un delito sin fundamentos serios, reiterada con insistencia, infiere daño a la respetabilidad moral del acusado ante una gran audiencia, mientras los descargos o acciones legales del acusado no tienen la misma publicidad ni se benefician del atractivo del escándalo’.

Santibáñez afirmó que el caso fue acogido por la entidad que preside. Por su parte ahondó en esta otra cara de Bonvallet enfatizando que “en los años siguientes, en distintas emisoras, fue denunciado por diversos dirigentes deportivos a los cuales trató con la misma vara, siendo sancionado repetidamente por faltas a la ética”.