Karadima

Para este lunes estaba citado el sacerdote Fernando Karadima por el ministro Juan Manuel Muñoz, en el marco de la investigación que inició la demanda civil por 450 millones de pesos que tres de las víctimas de sus abusos interpusieron contra el Arzobispado de Santiago.

Sin embargo, la defensa del cura solicitó el viernes dejar sin efecto la citación diciendo que ya había declarado en la causa, el 8 de agosto de 2013, en la preparación de juicio.

Según publica hoy La Segunda, los defensores de Karadima, Leonardo Battagle y Cristián Muga, enviaron un oficio al juez Muñoz señalando que “ya habiendo declarado nuestro representado en el presente proceso, estimamos que es completamente innecesarias, no tiene sentido alguno y es injustificada una nueva declaración de don Fernando Karadima, y venimos a solicitar ordene dejar sin efecto la citación a declaración fijada para el día 28 de septiembre”.

Pero además, los juristas pidieron que de ser negada su petición, se tome la declaración en el convento donde vive actualmente Karadima porque “el estado de salud de nuestro representado ha ido empeorando con el tiempo y es muy precariuo, por lo que impone deberes de cuidado que hacen aconsejable que no se traslade desde su lugar de residencia”.

Según el certificado médico que adjuntaron, el religioso de 85 años sufre hipertensión arterial, enfermedad coronaria, diabetes mellitus tipo II, polineuropatía diabética y trastorno depresivo angustioso.

“Se le debiere dar la posibilidad de declarar en su domicilio con el fin de evitar tensiones innecesarias que pudieran descompensarlo médicamente”.

Para esta semana también están citados el cardenal Francisco Javier Errázuriz y el obispo auxiliar Andrés Arteaga. Según publica el medio, ambos hicieron uso de su fuero y fijaron domicilio particular y ahí prestarán declaración: Errázuriz lo hará en la casa donde residen los obispos eméritos, ubicada en calle Suecia, en Providencia; y Arteaga lo hará mañana en la parroquia El Bosque.