Felipe Berríos YT

El sacerdote jesuita Felipe Berríos se enfrascó en un duro debate respecto de la pobreza, las oportunidades y la educación con el rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrés Benítez, en uno de los tres coloquios que se armó para conmemorar los 20 años de las radios Zero y Duna.

El cura misionero se refirió al machismo, clasismo y falta de solidaridad presentes en parte de la sociedad chilena, particularmente en la élite.

“Estamos en una cultura profundamente machista y eso alimenta el clasismo”, profirió el sacerdote que actualmente vive en la población La Chimba, localidad ubicada en el norte del país.

Para Berríos,  “la élite chilena se alimenta de lo que lee en El Mercurio, pero el país es más que eso”.

En esa línea, agregó que “el malestar más grande está metido en el clasismo de nuestra sociedad”.

En respuesta a ese argumento, Benítez manifestó que “no creo que seamos más clasistas. Chile siempre ha sido clasista”.

A propósito de las oportunidades y la distribución de la riqueza, el rector de la Adolfo Ibáñez, planteó que por cierto que “es escandaloso que el 50% de la gente viva con $300 mil. Pero es más escandaloso que hace 20 años viviera con 100”.

Por el lado de la formación académica, Benítez admitió que “cuando digo ‘estoy educando a la élite’, estoy describiendo una realidad. Creo que hay que educar a todos”.

Al respecto, Berríos afirmó que “asociar la excelencia académica a la clase social lo encuentro peligroso. El clasismo es algo que nos frena”.

“El clasismo es connatural”,  arremetió Andrés Benítez.

La contra argumentación del cura llegó con que “el mercado necesita el clasismo, necesita la segregación”.

La Iglesia Católica en Chile también es súper clasista”, sentenció Berríos, quien además argumentó que “¿quién decide lo que es mejor? ¿es mejor ser rubio? ¿ir a una universidad donde todos están parejitos?”, y que “los chilenos, para identificarnos, nos olemos el trasero”.