Participación ciudadana y cambio constitucional: Análisis desde la experiencia comparada

Asamblea Constituyente A1
*

En el marco del debate constituyente en curso en el país, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha desarrollado el informe “Mecanismos de cambio constitucional en el mundo. Análisis desde la experiencia comparada”. Este informe aporta evidencia internacional sobre las posibilidades, alcances y dinámicas del funcionamiento de los diferentes mecanismos de elaboración de un nuevo texto constitucional a partir del análisis en profundidad de 95 procesos constituyentes desde 1947 hasta 2015.

Uno de los principales resultados que arroja este estudio es que independientemente del mecanismo elegido para llevar a cabo el proceso de cambio constitucional, los casos analizados muestran que, en décadas recientes, los procesos constituyentes han ido incorporando cada vez con mayor frecuencia diversas fórmulas de participación ciudadana que han permitido la intervención más directa de los diferentes sectores de la sociedad en sus distintas etapas, para incorporar sus visiones e intereses en el nuevo orden constitucional. La elección de las formas y/o metodologías que se utilicen para incluir a la ciudadanía en estos procesos no está necesariamente relacionada con el mecanismo seleccionado para redactar la nueva constitución. Es decir, desde la experiencia internacional, distintas formas de participación ciudadana se han utilizado en el contexto de regímenes democráticos en procesos de cambio constitucional llevados a cabo por Congresos, comisiones de expertos o asambleas constituyentes.

Entre las formas de participación para incluir a la ciudadanía en los procesos constituyentes destacan fórmulas de democracia directa como elecciones para decidir si convocar dicho proceso (Colombia, Venezuela, Ecuador), y para aprobar el nuevo texto constitucional; elecciones para elegir a quienes redactarán el nuevo texto constitucional; y mecanismos consultivos y deliberativos que permitan conocer la opinión ciudadana ya sea al iniciar el proceso, durante la redacción del texto o al final. La forma más habitual y más acotada de participación ciudadana han sido los plebiscitos de ratificación de los nuevos textos constitucionales, por lo que hoy en día este es el mínimo en términos de estándar participativo. Finalmente, un mecanismo de participación ciudadana que puede ser gatillado transversalmente en todas las etapas de un proceso constituyente, es la educación cívica que se entrega a la comunidad. Los contenidos de ella pueden decir relación con qué es una Constitución, cuál es su importancia, la necesidad del cambio constitucional, con el trabajo que realiza el órgano a cargo de elaborar la nueva Constitución, y finalmente en relación a la implementación del texto aprobado. La educación cívica podría estar a cargo del propio Gobierno, de la asamblea o congreso constituyentes, de los partidos políticos, organismos internacionales, y/o de organizaciones o movimientos ciudadanos, entre otros.
De esta forma, la evidencia internacional muestra que el estándar de participación ciudadana ha cambiado en forma significativa. En sociedades contemporáneas, y en especial en aquellas con regímenes democráticos, las y los ciudadanos piden ser parte de los procesos de deliberación en todas las etapas del proceso constituyente, y aspiran a que estos cumplan, a lo menos, los mismos estándares de transparencia y entrega de información que la definición regular de políticas públicas o diseño legislativo.

Chile no es la excepción. Diversos estudios de opinión pública muestran que los chilenos están cada vez más dispuestos a que se lleven a cabo un cambio profundo y participativo a la Constitución. Lo anterior muestra que el desafío es, por tanto, desarrollar un proceso constituyente inclusivo y democrático, en el cual todos los chilenos y chilenas se sientan no sólo partícipes, sino que actores protagónicos.

*Socióloga, Cientista Política. Oficial del Programa Gobernabilidad Democrática del PNUD Chile.

Comentarios