compagnon a1 3

El fiscal regional de Rancagua Luis Toledo solicitó hoy la formalización de 6 personas en el marco del caso Caval, en el Juzgado de Garantía de Rancagua por delitos tributarios y otros hechos. Esto, luego que a principios de enero el SII interpusiera una querella criminal en tal sentido.

Por los ilícitos impositivos, Toledo imputará a la nuera de la Presidenta Natalia Compagnon, su socio Mauricio Valero, como también a Patricio Cordero, Paulina Besserer, el UDI Juan Díaz y el síndico de quiebras Herman Chadwick.

Hasta ahora, tanto el Ministerio Público como el SII acreditaron que Compagnon y su socio Valero en Caval, presentaron declaraciones de impuestos maliciosamente falsas, delito sancionado en el artículo 97 N°4 inciso 1 del Código Tributario. Estas, de acuerdo a la querella del SII, fueron entregadas por Besserer y Cordero a través de inversiones Lo Beltrán. De esta manera, Compagnon y Valero, según el SII provocaron un daño fiscal superior a los $ 118 millones.

Otro de los futuros formalizados será Chadwick, también por ilícitos impositivos, luego que incumpliera las normas de Código Tributario con un “premio” de 4.000 UF recibido por la venta de los terrenos.

En relación a él Díaz será imputado por el Ministerio Público, ya que Chadwick le pagó entre los años comerciales 2012 y 2014, dineros en calidad de “aportes” sin que tuviera justificación según el SII.

La nueva petición de formalización de Toledo ingresó horas después de que la nuera de Bachelet declarara por tercera vez en Rancagua.

LA HISTORIA

El llamado caso Caval se conoció en febrero de 2015, luego que la revista Qué Pasa, revelara que Natalia Compagnon y su esposo e hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos, consiguieron una reunión con Andrónico Luksic, uno de los dueños del Banco de Chile, hecho que derivó en un crédito por 6.500 millones. El encuentro se produjo a pocos días que Bachelet ganara la primera vuelta en 2014.

Con el crédito aprobado, Compagnón junto a Valero, venían planeando comprar unos paños de terrenos en la comuna de Machalí.

El vínculo establecido hasta ahora, es que Caval compró los terrenos a Weisner S.A. Por 7.000 millones, precisamente una quiebra que debía vender las tierras en cuestión. El síndico era Chadwick.

Comprados los terrenos, Caval los vendió al empresario Hugo Silva en 9.500 millones, previo pago de 500 millones de intereses al Banco de Chile.

Con el transcurso de los meses comenzó a conocerse Caval y funcionarios de la Municipalidad de Machalí, habían operado para la posibilidad de un cambio en el uso de suelo para destinarlo a fines habitacionales.

Sin embargo, cuando se probó que dicha modificación no era real, el propio Hubo Silva se querelló por estafa en contra de Compagnon. Esta última para evitar abrir un nuevo flanco con el Ministerio Público, devolvió 1.000 millones al empresario.