cárcel

Una muchacha de 21 años denunció ante la Policía de Investigaciones (PDI) que un gendarme habría utilizado el celular de su pololo preso para pedirle fotos y videos hot, a lo que ella, pensando que era su pareja, accedió y cayó en la trampa.

Según consigna El Líder de San Antonio, la mujer relató que “el martes en la tarde estábamos conversando y nos decíamos cosas de pareja. Estábamos bien cariñosos, como en una onda más íntima entre los dos. Teníamos un juego de pareja muy subidito de tono cuando ya no me habló más. Yo pensé que tuvo que esconder el celular, pero al rato empezó a hablar de nuevo”.

Añadió que tras un rato en que se perdió la comunicación, la conversación hot se reanudó. Esta vez su receptor -desde el celular de su pololo- le comenzó a pedir fotos y videos hot: “Yo le mandé unas fotos en ropa interior y dos videos. Así en un juego de pareja sólo para él porque se suponía que era el papá de mi hijo con quien hablabla, pero no era”.

La conversa se extendió hasta altas horas de esa jornada, hasta que en un momento recibió un llamado por parte de un cercano de la pareja que también se encuentra en cana. El sujeto le contó que su pololo había sido castigado, le habían requisado el celular hace varias horas y que no tendría visitas familiares.

Según consigna el medio antes citado, la muchacha admitió que “cuando me dijo eso pensé de inmediato que si (pololo) estaba castigado desde la tarde de ese día, ¿con quién yo había hablado hasta como la una de la madrugada? Me dijeron que un gendarme, lógico, le quitó el celular a mi pareja. Entonces, por eso sé que fue un gendarme el que me hablaba y que usó el celular de mi pareja para pedirme fotos íntimas y yo caí”.

En otros pasajes de su historia, la mujer sostuvo que su pareja aún no se entera de todo este asunto porque aún se encuentra incomunicado por el castigo carcelario. “Fui el miércoles a la cárcel a decir lo que me había pasado y a que me digan quién tenía el celular con mis fotos, porque ellos deben saber qué funcionario hizo el allanamiento. Pero no me dijeron”, reconoció.

Por su parte la mujer reveló que el sujeto desconocido con el que estaba hablando le envió dos fotos de sus genitales, que por la cercanía de la toma, no pudo reconocer que no eran precisamente los de su pololo.

En tanto desde la Cárcel de San Antonio el alcaide, mayor José Hermosilla, afirmó que el martes se decomisó el celu a esta pareja.

Por su parte sostuvo que “para dar transparencia” se derivó a la mujer a la PDI para que realizara la denuncia correspondiente, con el fin de que ellos inicien una investigación y se pueda colaborar de lleno en una investigación formal.

Añadió que “este teléfono quedó bajo la custodia del jefe interno del recinto en una oficina. El teléfono está requisado, no hemos perdido la ubicación física del equipo que se encuentra en la unidad.

Hermosilla a su vez contó que el reo tiene un castigo de 20 días sin visitas.