oscarito-a1

Parte del éxito conseguido por Edo Caroe en el Festival de Viña del Mar pertenece a su fiel acompañante, Oscarito, quien fue el encargado de abrir la presentación con una gran imitación a Coco Legrand. Su salida sirvió para dos cosas: Tantear el terreno en el que se metía Caroe y de paso ablandar al monstruo con las tallas de Óscar.

Pues bien, al término de su intervención, Oscarito se despidió del público avisando que en otro momento de la rutina volvería al escenario de la Quinta Vergara con una nueva imitación, sin embargo, para sorpresa de todos, el imitador nunca más apareció.

Fue en ese sentido que en conversación con el diario La Cuarta, Oscarito se dio el tiempo para explicar qué diablos pasó.

Pese a afirmar que “quedamos muy felices porque fue el premio al esfuerzo de todo un año y salió a pedir de boca”, lamentó que faltaron 20 minutos buenos de la rutina”.

Precisó que todo ese atado pasó “por una cuestión de tiempo y no salieron, pero todo el equipo igual quedó contento, feliz”.

Tratando de olvidar el tema el hombre de las imitaciones recalcó que “no importa, si ya lo he tirado en todas partes el personaje. Iba a salir como de mini Edo, pero bueno, me lo cortaron”.

De acuerdo a la publicación de La Cuarta, el tema habría pasado en parte por la molestia del manager de Ricardo Montaner, quien habría reclamado por la demora en el show de su representado.