jesus 3

Seguramente será considerado una herejía para los círculos cristianos más conservadores, pero hay investigaciones que dan cuenta de que Jesús pudo haber ocupado marihuana para concretar los milagros que se la atribuyen.

El sitio Vice.com recuerda al respecto, a propósito de la semana santa, las investigaciones de la antropóloga polaca Sula Benet, quien en 1936 reveló al mundo la primera evidencia sólida del uso del cannabis por los hebreos y sus menciones en el Antiguo Testamento.

En el histórico texto, por ejemplo, aparece la palabra Kaneh-Bosem. Kaneh es la raíz griega de de Kannabus, del latín Cannabis, mientras que Bosem, alude a un junco aromático.

Este vocablo es citado en el Éxodo (30:22-23), cuando Dios, desde un arbusto en llamas le dicta a Moisés la receta para el aceite de la unción.

En ese pasaje de la reconstitución histórica de aquel hecho donde se establecieron los cimientos de la Ley para el pueblo de Israel, Dios le dice a Moisés que mezcle los siguientes productos: mirra, canela, cannabis y aceite de oliva.

Dichas sustancias -no hay que ser científico para presuponerlo- son la base del mismo aceite con que hoy se tratan enfermedades como el cáncer, y otras afecciones menos graves como inflamaciones o dolores.

Otra aproximación bíblica del tema es cuando el profeta Samuel ungió a Saúl, el primer rey de Israel, convirtiendo el aceite en parte del ritual de coronación de los reyes judíos, rito que murió hasta emerger, de nuevo, con los cristianos.

La marihuana y Cristo

Chris Bennett, autor del libro Sex, Drugs and Violence on the Bible, explica que la palabra Cristo ––en griego–– es la traducción de la palabra hebrea “Mesías”, que en inglés se convierte en “El Ungido” y hace referencia específica al aceite de la unción, basado en el cannabis que se describe en el Éxodo.

“De hecho, existe evidencia de que muchos de los llamados milagros realizados por Jesús y sus seguidores eran aplicaciones médicas reales de este aceite tópico. Embellecido con el tiempo, estas historias se convirtieron en los cuentos curativos milagrosos del Nuevo Testamento”, escribió tiempo atrás Bennet.

El Padre Andrés Jaramillo de la comunidad carmelita en Antioquia, en Colombia, dice que “la iglesia asume unas tradiciones que son judías pero las cristianiza, entonces no hablamos de lo mismo, ya pasa por la devoción cristiana de Jesús, entonces puede que sea el mismo elemento pero no es el mismo aceite porque ya éste es un aceite bendito”.

“Dentro de las historias del Nuevo Testamento, donde Jesús sana, en ninguna usa aceite, en la única que usa algún elemento especial usa su saliva, pero eso es una dimensión simbólica también, porque no es que eche saliva sino que el pone su palabra en la boca del mudo”, agrega el sacerdote.

La doctora Paola Pineda explica -para agregar argumentos a esta teoría- que todo lo que se ingiere tiene una parte mística de creencia, pero que el tema con el cannabis no es sólo eso, pues el actuar del cannabis en el cuerpo tiene una explicación.

Entre sus pacientes -por ejemplp- hay testimonios de fe, como el de una niña que durante la primera consulta (de una hora y media) convulsionó el 60% del tiempo, y que desde que empezó el tratamiento convulsiona mucho menos, tanto así que empezó a caminar y a ir al colegio, como cualquiera de su edad.

También está el caso de una mujer de 70 años, con artritis reumatoidea que ya no podía pararse de la cama, que tenía prótesis de cadera, de rodillas y problemas mandibulares, y que echándose ungüento a base de cannabis se volvió a parar de la cama y camina dos horas diarias.

“El sistema endocanabinoide está descrito hace muchísimos años. Que eso a uno no se lo enseñen en la universidad es otra cosa, pero lo encuentras en libros, en textos desde hace cinco mil y diez mil años escrito por antiguas civilizaciones”, dice la doctora.