Camila Vallejo A1

La diputada del PC, Camila Vallejo, insiste, tal como lo hizo otrora como dirigente estudiantil, en que hay aspectos intransables respecto de la reforma a la educación superior que se seguirá jugando por modificar.

Al respecto, recoge El Mercurio, la parlamentaria afirma que hay que poner el foco en cuatro puntos estratégicos antes de “exigir un apoyo ciego a una reforma que está siendo criticada por todos y que requiere profundas modificaciones, las que implican cambios a la lógica de financiamiento que se está imponiendo”.

En lo medular, insta a que el Ejecutivo “se abra a las modificaciones que sólo ellos pueden hacer y a los cambios que el Congreso solicite para viabilizar lo comprometido, que es garantizar un derecho a la educación”.

El primer punto que propone Vallejo es “la construcción de un sistema público fuerte, de excelencia y nacional, para garantizar el derecho de las familias a optar por una oferta pública, que hoy es inexistente”.

También plantea, sobre los planteles, que “hay que exigirles requisitos democráticos. No sólo acreditación y ausencia de lucro, sino que pluralismo y libertad de cátedra”, evitando así “que se legalice una igualdad de trato entre instituciones privadas y estatales, como plantea el proyecto”.

El tercer punto que aborda es el endeudamiento. “Hasta el gobierno de Piñera propuso cambiar el Crédito con Aval del Estado (CAE) y eliminar la banca privada. No digo que esa sea la solución, pero hasta la derecha tuvo consenso para hacerlo, y no puede ser que el gobierno de la Nueva Mayoría, que se propone consagrar la educación como un derecho, mantenga el CAE”, dice.

Finalmente se refiere a la gratuidad. Habla del traspaso de los estudiantes “de instituciones privadas que, porque lucran, deberían ir cerrando o reduciéndose, porque no podemos legitimarlas”.

“No vamos a bajar los brazos en esta pelea para que los proyectos salgan bien, lo más apegados posible al programa”, cierra.