duplaA1

Como en el fútbol goles son amores y no buenas razones, el tanto que marcó Mario Briceño a los 26 minutos de partido ante Palestino le bastó a la Universidad de Chile para ganar la brega, y de paso recuperar parte del oxígeno perdido en la era Beccacece.

El duelo era de vital importancia para los laicos, básicamente por dos razones: el debut del cuerpo técnico interino que encabeza Víctor Hugo Castañeda acompañado de Luis Musrri, y el duelo que se avecina… el superclásico.

Si la “U” efectivamente jugó mejor o peor que con Beccacece a estas alturas francamente no importa, lo relevante es haber sacado la tarea adelante.

Tras las victoria, la dupla de referentes históricos de las huestes azules ya estarán pensado seguramente en el domingo próximo, en ir a dar batacazo a Macul.

Aunque los lugares comunes del fútbol hablan de que los clásicos son partidos donde no cuenta la posición en la tabla, en lo factual, los laicos llegarán renovados al Monumental, mientras que el local, de la mano de Pablo Guede, esperara con la premura de defender el fortín, pues perder ante el archirrival en casa después de 15 años sería acaso una estocada final.