El-papá-de-Jorge-González-foto-agencia-uno

“Hace poco supe que se iba hacer un homenaje a Jorge en la Cumbre de Rock. Las decisiones las toma él, estemos o no de acuerdo nosotros como familia. En la parte artística, nosotros no nos metemos en nada. Él sabe lo que hace, es una persona muy inteligente. Él decide y hay que acatar. El show de la Cumbre de Rock estuvo bien sincronizado, no hubo baches. Lógicamente que la voz de Jorge no es la de antes, está muy débil, le cuesta a veces concentrarse, pero como show estuvo bien. A la altura.

No sé quién diablos levantó tanta polvareda. En el fondo no pasó nada, no fue tan grave el asunto. Fue un intercambio de palabras no más. Lo que a mí me sorprendió es cuando vi que apareció Antonino y el otro niño en el escenario. Ellos no aparecieron durante mucho tiempo, no llamaban, no escribían, no iban a ver a Jorge, entonces me pareció raro que al final la despedida la hacían ellos y no sus hermanos, que son los que realmente están con él.
Todo esto está manipulado por el manager evidentemente. Alfonso (Carbone) tiene sus mañas. Él hizo un bando aparte de nosotros con Antonino y con el otro niño, que es hijo de la Loreto, la expareja de Jorge, pero ya pasó, no tiene gran importancia. Lo importante es Jorge, nada más. Jorge tiene dos hijos suyos, el Antonino, que estudia en Viña del Mar y el “Gollito” que está en Valencia. Además del Nico y el Ignacio, ambos hijos de la Loreto, que para él son como suyos. Jorge los ama. Él es muy buen padre. Yo no estoy peleado con Antonino, él está peleado conmigo. Eso es diferente, la otra vez me retó, a la abuela también. Cambió mucho el Antonino. Yo a Alfonso Carbone le tenía mucho cariño, es muy simpático, muy agradable, pero me desilusionó bastante. Desgraciadamente él es manipulador, puso al Antonino en contra de la familia y eso es una mariconada. No tengo idea si va a seguir de manager de Jorge o no.

Aquí no se trata de figurar, a mí no me interesa estar en primer plano, ni a mis hijos tampoco. Aquí el importante es Jorge, nos preocupa mucho su salud, que esté tranquilo, que se vaya mejorando paulatinamente, lo demás son pelos de la cola. Pero claro que me dio lata todo esto, para nadie es justo, menos para Jorge. Estuvo de sobra, debió evitarse. El cierre debió ser Jorge con sus músicos en el escenario, ellos son los importantes.

Yo soy un valet de Jorge, lo baño, lo levanto, preparo el desayuno, hago el aseo en el departamento, lo llevo a las terapias. Yo adoro a mis hijos. Además, esta es una vuelta de mano para mí. Hace un tiempo tuve un accidente muy grave y mis tres hijos estuvieron conmigo. Aunque siempre mantuvimos la costumbre de almorzar todos los domingos juntos y pasar las fiestas, antes de la enfermedad de Jorge estuvimos un poco alejados, pero ahora todos estamos luchando por lo mismo. Marco es el encargado de la finanzas, la Zaida de los medicamentos y yo de su cuidado personal. La mamá también está muy presente, pero no ha podido hacerse cargo porque ha estado enferma también. Jorge ha recibido nuestra ayuda con mucha naturalidad, siempre hemos sido así, no hay nada de extraordinario.

Por supuesto que hemos vivido momentos de tensión como familia, sobre todo en el primer tiempo de la enfermedad de Jorge, que estaba muy violento y claro, sus reacciones no eran normales, le dieron seis meses de vida, pero eso ya se eliminó. Ahora no queda más que seguir con la rutina médica, las terapias y tratar de tener una buena calidad de vida.

Hay mucha gente que ha estado a su lado en este tiempo, además de la familia, los músicos, sus amigos, sus exparejas, menos Loreto, porque está en España, pero la primera esposa, la Jaqueline siempre lo viene a ver, la Daniela también sale frecuentemente con él. Eso es muy bueno. Él necesita ese cariño. Hace poco estuvo la Tamara Acosta, el Rumpy, la Patricia Rivadeneira, familiares, amigos. Cuando la gente viene yo les advierto que Jorge tiene aguante corto. A veces se para y se va a dormir. Les digo que traten de no ser tan preguntones, que sean elocuentes, que tengan paciencia y que no le pidan tantas fotos. Eso es reventarlo y a él le carga. Para mí no es signo de amor aparecer en la foto al lado de un ídolo.

Espero que ahora venga una etapa de descanso, de relajo. Ojalá pudieramos irnos a cualquier parte lejos del mundo, estar tranquilos todos y que él se mejore. Pero ya pasaron las tensiones de las actuaciones y seguramente aminorarán las visitas. Espero que todo resulte tranquilo. Que no haya que poner demandas, ni juicios, hay varias cositas por ahí pendientes. Pero la parte de finanzas la maneja Marco, yo solo compro en el supermercado. Él es quien que administra. Es muy buen administrador. Está vendiendo el último álbum ahora y pronto sale el libro autobiográfico de Jorge. Marco es un genio. Yo creo que el 20% de lo que es Jorge se lo debe a él, siempre ha estado con él, es su protector. La Zaida también. Yo creo que viene un buen momento.

Yo con Jorge no discuto nada, al contrario, nuestro trato es muy bonito. Los tres me han dicho ‘papito’ siempre, nunca hemos tenido algún intercambio de palabras fuertes ni nada. Nosotros estamos muy bien. A mí me duele todo esto porque la relación con los niños del grupo músical es excelente, yo los adoro a esos cabros, han sido muy leales.

Ante todo, lo que quiero es que Jorge se recupere, que se calme toda la mala onda que ha habido con la prensa en estos días. Me llamó mucho la atención en Twitter las tonteras que escribieron, lo trataron de ‘drogadicto’, ¡hueones! Los resentidos son lo que no han entendido que Jorge ha dicho cosas que nadie se atrevió a decir. Él dio tribuna con su voz, de eso tenemos que estar todos los chilenos agradecidos”.