Unas 2.800 hectáreas de plantaciones se han diversificado en los últimos cuatro años en Nicaragua a través del proyecto forestal Apoyo a la Cadena de Valor de la Madera (Cavama), informó hoy la Unión Europea (UE).

El proyecto, que se ejecuta con el auspicio de 9,2 millones de euros (9,8 millones de dólares) de la UE, en su mayoría no reembolsables, beneficia a 741 productores nicaragüenses, que integran la cadena forestal.

Terrenos en donde antes se sembraba un solo producto, ahora se encuentran desde frutales y maderables, expuso el bloque europeo, en un comunicado.

Las 2.800 hectáreas transformadas por el proyecto incluyen plantaciones de café, cacao, teca, cítricos, caoba, caoba del pacífico, cedro real, granadillo y acacia mangium, detalló el organismo.

La mayoría de dichos terrenos se encuentra en los departamentos (provincias) de Boaco, Chontales y Nueva Guinea, en la zona central de Nicaragua, de acuerdo con la fuente.

“El desarrollo de un sector forestal inclusivo, eficiente, rentable y sostenible es parte de nuestros esfuerzos, queremos ayudar a reducir la vulnerabilidad y la degradación ambiental, asociada a la deforestación por el cambio de uso de suelos y al cambio climático”, dijo el jefe de la Delegación de la UE en Nicaragua y Panamá, y ante el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Kenneth Bell.

El proyecto incluye la instalación de puestos de control forestal en municipios del Pacífico, centro, sur y norte de Nicaragua, la capacitación a trabajadores de más de un centenar de pequeñas y medianas empresas, y la certificación a más de 1.000 ebanistas.

Cavama es ejecutado por el Instituto Nacional Forestal, con apoyo de la Agencia Alemana para la Cooperación Técnica (GIZ), y en coordinación con otras instituciones del Gobierno de Nicaragua, detalló el organismo.