El Fiscal Nacional, Jorge Abbott, aclaró este lunes que no hay antecedentes que vinculen el origen del fuego de los distintos incendios que afectan al país con actos premeditados o grupos organizados que estén operando para efectuar los siniestros.

“No tenemos -hasta ahora- ningún antecedentes que nos permita llegar afirmar, ni tenemos una línea de investigación clara y contundente, que apunte a establecer que estaríamos en presencia de un acto terrorista”, declaró hoy el Fiscal Nacional tras reunirse con la Presidenta Michelle Bachelet, el ministro de Justicia, Jaime Campos, y el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch.

El Fiscal sostuvo que la principal preocupación del Ministerio Público en relación a la posible intencionalidad de los incendios es “tratar de esclarecer estos hechos y recolectar todas las pruebas necesarias para -finalmente- obtener condenas respecto de las personas que aparezcan como responsables de la ocurrencia de estos hechos”.

Esto ya sea de quienes “han actuado dolosamente, es decir, que hayan tenido la intensión positiva de causar un incendio, o porque han actuado con negligencia, en cuyo caso también la Ley de Bosques establece sanciones que no son menores”, dijo.

Abbott aclaró que se está “en pleno proceso de investigación” y que para indagar este tipo de ilícitos “es necesario ingresar al sitio del suceso y para ello, es necesario que el incendio esté extinguido”.

También comentó que deberán realizarse pruebas de laboratorio para poder establecer si existieron acelerantes o algún otro mecanismo y que eso llevará tiempo.

Hasta el momento, dijo el Fiscal, “lo que tenemos son básicamente personas respecto de las cuales se han formulado algunas denuncias y que nosotros hemos pasado -con los antecedentes que nos entregan las policías- a control de detención y hemos solicitado medidas cautelares respecto de ellas según la gravedad de la imputación que se les formula”.

“Es decir, a las personas a quienes se les atribuye dolosamente una conducta, hemos pedido la prisión preventiva puesto que el delito tiene pena de crimen, en cambio, a quienes se les atribuye negligencia o imprudencia, se les solicitan otras medidas cautelares durante el periodo que dure la investigación”, agregó.

Por último, recalcó que entre las indagatorias iniciadas por los siniestros, hay algunas que apuntan a posibles hechos intencionales, por la cual se está trabajando en reunir evidencias que permitan acreditarlo.