Diario Pulso da a conocer un informe de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en donde se cuestiona el monopolio con que opera Transbank, la empresa que administra el dinero plástico en Chile; vale decir, las tarjetas de crédito y débito del sistema financiero.

“Las distorsiones e ineficiencias que actualmente está produciendo el Plan de Autorregulación de Transbank, al estar asociada a medios de pago cada vez más utilizados, se expanden por todo el sistema económico, con efectos negativos para la libre competencia”, se lee en el texto.

El organismo encargado de velar por el buen funcionamiento de los mercados, afirma que “a diez años de su origen, es imprescindible revisar los supuestos económicos considerados al aprobarlo, pues ya no cuenta con justificación alguna”.

A modo de conclusión, la Fiscalía indica que el Plan de Autorregulación de Transbank “no cumple con los objetivos que originalmente se tuvieron en consideración para su aprobación, en el año 2006, pues Transbank ya no cuenta con las características de un monopolio natural”.

Lo que propone la Fiscalía Nacional Económica, por ejemplo, es que deben estar plenamente justificados los costos por servir a cada tipo de cliente.

“Aún es necesario mantener limitaciones al comportamiento monopólico de Transbank y de los bancos emisores que actúan conjuntamente a través de esta empresa, hasta que se logren condiciones de competencia efectivas en este mercado”, afirma la FNE.