Unas cinco mil personas se reunieron hoy en el centro de Santiago para marchar en contra de la violencia machista, a pocas horas de que se conmemore a nivel internacional el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En su mayoría mujeres, jóvenes y niñas, atendieron este viernes al llamado de la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, que organizó esta protesta, en un llamado a poner fin a las agresiones en todos los ámbitos de la sociedad.

Las convocantes aplaudieron el alto número de personas que se sumaron a esta manifestación, que se prolongó por alrededor de dos horas y desfiló de forma pacífica por la principal arteria de la capital, cortando el tránsito a su paso.

Durante la iniciativa, las manifestantes hicieron un llamamiento a terminar con los femicidios a nivel global, a través de cánticos que rezaban “el que te ama no te mata, no te humilla, ni maltrata”.

En esta línea, una de las mujeres que asistió a la manifestación advirtió que “el femicidio es el epílogo de una vida de violencia”, en una sociedad en que las mujeres son vulneradas “en todos los espacios, incluso sin darse cuenta”.

De acuerdo a la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, en lo que va de este año son 61 los femicidios que se han registrado, además de un “suicidio femicida”, pese a que el Gobierno contabiliza 36 muertes.

Las mujeres chilenas exigen a las autoridades que actualicen la legislación respecto de la violencia machista, ya que la actual ley considera condenas para los femicidios y las agresiones sólo cuando se sufren dentro del matrimonio o en relaciones de pareja.

En la víspera de que se conmemore a nivel mundial el asesinato de las hermanas Mirabal, un 25 de noviembre de 1960, durante la dictadura de Leonidas Trujillo en República Dominicana, el Gobierno chileno izó una bandera naranja para recordar la fecha.

La idea del Ejecutivo es reflejar la lucha contra la violencia machista, para así prevenir y combatir las agresiones y repudiar los femicidios que se han producido en el país, aseguró a la prensa el intendente de la región Metropolitana, Claudio Orrego.