Un total de 113 religiosos han sido investigados en los últimos 15 años por denuncias de casos de abusos sexuales, según La Tercera, una cifra que aumentó en las últimas semanas con cada caso que sale a la luz en el país.

La crisis en el seno de la Iglesia católica continúa agravándose y con cierta regularidad en los últimos tiempos afloran nuevas denuncias contra sacerdotes o miembros de la Iglesia con diferentes cargos, entre los que figuran cuatro obispos.

Además de los cuatro altos cargos eclesiásticos, también figuran 95 sacerdotes, 1 diácono, 2 consagrados, 1 seminarista, 8 hermanos maristas y 2 monjas.

El 44 % de los casos cuentan con condena o sanciones de la Justicia penal o canónica, y un 31,8 % permanece todavía en etapa de investigación.

Además, el artículo puntualiza que el 71,6 por ciento de los 113 nombres que aparecen en el compilado corresponden a casos de abuso sexuales contra menores.

En ese sentido, la recopilación de datos solo argumentó casos de situaciones de abusos sexuales y “no fueron considerados sacerdotes denunciados por hechos que no constituyen delito, como conductas sexuales ajenas a los votos sacerdotales, casos de almacenamiento de pornografía, o relaciones sexuales con mujeres o con hombres adultos de forma consentida”.

Entre los 113 casos denunciados en la publicación se incluye al excanciller del arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz, que volvió a poner de relieve en las últimas semanas la situación que se vive en la Iglesia católica.