El incómodo estilo Mañalich

El incómodo estilo Mañalich

Es el ministro del momento y el más polémico. Es el médico que hoy, literalmente, tiene en sus manos el curso de la pandemia por coronavirus en Chile. En sus intervenciones muestra un estilo que ha hecho marca propia: locuaz, frontal, personalista, provocador incluso. Un sello que no solo lo usa ahora en medio de la crisis por Covid-19: estuvo también frente al estallido social; en su primera gestión como ministro de Salud, como directivo de la Clínica Las Condes, en sus relaciones políticas. El propio Mañalich da aquí sus explicaciones.

Jurídicamente, mediante decreto, el ministro de Salud Jaime Mañalich Muxi (65) será hasta el 18 de mayo quien, después del presidente, incida en la coordinación a la Defensa Nacional para decidir el rumbo de cómo enfrentar la pandemia de coronavirus en Chile. En el documento que Sebastián Piñera firmó para establecer estado de excepción el pasado 18 de marzo, existe un ápice donde el médico cirujano es designado para eso.

Para algunos, considerando el estilo del doctor Mañalich, una figura tan personalista podría ser un riesgo. Se lo preguntamos directamente, pero en su respuesta primero expone las atribuciones de su cargo.

Foto: Agencia Uno

Ministro, personas que lo conocen dicen que usted es alguien que no escucha. ¿Cómo puede manejar esta crisis sin escuchar?
-Quiero recordarle que yo soy el coordinador de los ministerios para enfrentar esto. El decreto presidencial es expreso de acuerdo a la Constitución, que dice que la persona que está a cargo de esta crisis es el ministro de Salud. La persona que nombró el presidente soy yo. Y en ese sentido, la responsabilidad que tengo es gigantesca. En Estados Unidos esta responsabilidad recayó en el vicepresidente.

Y agrega: “El aporte de los expertos evidentemente es sustancia, yo leo todos los informes. La doctora Daza me cuenta de todas las opiniones y tengo contacto directo con la mayoría de ellos. Les pregunto cosas puntuales. Pero pensar que lo que sugieren -nunca por unanimidad- tiene que ser tomado al pie de la letra, pienso que ni ellos lo sostienen”.

El número 18 se repite en el calendario de los chilenos en los últimos meses. El 18 de octubre de 2019, un estallido social trajo consigo estado de excepción en el país, llevando a La Moneda hacia una profunda crisis política. Exactos cinco meses después, el 18 de marzo de 2020, se emitió un segundo e inesperado decreto, pero esta vez por  “calamidad pública” a partir de la expansión del coronavirus en Chile.

Y a Mañalich -un tipo que se define a sí mismo como anticuado, directo para decir las cosas, que posee solo una identificación política: ser piñerista, que nunca ha figurado en las encuestas, pero sí es rostro de varias polémicas por Twitter y que, por los cargos que ha desempeñado en su trayectoria, cuenta haber despedido a mucha gente- le tocó asumir el rol más protagónico de esta pandemia y, probablemente, de su vida.

DESAIRES

Geraldine Alvarado, la niña de 15 años que en medio del estallido social recibió en la cabeza una bomba lacrimógena de carabineros, llevaba dos días internada en la Clínica Indisa, por la ley de urgencias. Era 12 de diciembre del 2019. Ese jueves el ministro Jaime Mañalich arribó al recinto. Quería ver a la niña y hablar con su padre.

Pero no pudo. Héctor Alvarado, padre de Geraldine, no quiso recibirlo.

Mañalich fue el segundo ministro después de la titular de Cultura, Consuelo Valdés, en describir como violaciones a los derechos humanos el accionar de las fuerzas policiales frente a los manifestantes del estallido. El día en que quiso frustradamente visitar a Geraldine, junto al director del INDH, Sergio Micco, aprovecharon de subir a la cuenta Twitter del Ministerio de Salud la foto de una reunión sostenida por ambos en una luminosa sala de la clínica en Providencia.

Foto: Agencia Uno

Según el papá de la niña, Héctor Alvarado, una semana después él decidió aceptar el contacto con el ministro y sostener una conversación acerca de la seguridad futura de su hija. Pero Mañalich ya no estaba disponible. “Días después -dice Alvarado-, yo decidí tener un diálogo con él, pero sin prensa. Quedamos de acuerdo para otro día, pero me llamaron diciendo que no iban a poder concretar lo acordado, porque él tenía que hacer otras cosas”.

Mañalich recuerda el episodio, pero señala que nunca le llegó la solicitud del encuentro. Que con la primera visita pudo cerciorarse de que el padre habría sido informado sobre sus derechos a eximirse de los gastos de la clínica: “Me quedé tranquilo. El propósito de la visita estaba cumplido”, dice hoy el ministro. Agrega que la niña deberá someterse en el futuro a una cirugía -salió de la clínica recién el martes 24 de marzo-; intervención que, cuando se haga, correrá por cuenta del Estado.

Los Alvarado no fueron los únicos que no quisieron recibir al ministro. Gustavo Gatica y su familia tampoco lo hicieron cuando Mañalich acudió a verlos la clínica Santa María. No era raro. El estallido social tuvo entre sus objetivos protestar contra el ministro de Salud: le apedrearon en más de una ocasión su auto, lo funaron en actividades y su rostro aparecía en uno de los afiches de personalidades con un ojo ensangrentado, en alusión a las 460 personas que, según cifras actualizadas, resultaron con daños oculares durante las manifestaciones. Uno de ellos, tal vez el caso más dramático, fue Gustavo Gatica.

El ministro, en el escenario de esos días, llegó a interponer una denuncia por amenazas. Porque luego de que se difundiera en redes una lista de números telefónicos de ministros de Estado que resultaron ser reales, varios secretarios de gobierno vieron sonar sus smartphones insistentemente esas semanas. Mañalich recibió tres amenazas. Una data del 25 de octubre, en cuyo mensaje le prometieron la muerte y lo trataron de bastardo.

ROCES POLÍTICOS

La manera frontal que posee Mañalich para decir las cosas, taxativo, soberbio a veces, ha irritado en ocasiones a la opinión pública. Como cuando en enero pasado, mientras era interpelado en el Congreso, dijo que los libros de reclamos de los Compin, donde se tramitan las licencias médicas de trabajadores, estaban llenos de felicitaciones. Ese día Mañalich había llevado al Parlamento corbatas amarillas iguales a la suya, las cuales repartió entre diputados oficialistas. Así, el debate lo enfrentó con una barra de corbatas de su color.

Si uno googlea la frase “el mejor sistema de salud del planeta”, aparece Mañalich. Esas palabras, pronunciadas por el ministro para calificar el sistema sanitario chileno, calaron hondo cuando las dijo en el matinal de Mega en noviembre pasado, en pleno estallido social. Desató fuertes críticas en redes sociales. Fue trending topic en Twitter y Kramer terminó imitándolo.

Foto: Agencia Uno

El ministro Mañalich se define apolítico y se ufana de no ser alguien que tome en cuenta las consideraciones de partidos políticos. Pese a que en el primer gobierno de Piñera fue encasillado como alguien cercano a RN -no militante-, hoy su relación con ese partido no es la mejor. La reciente destitución de la Seremi de la Región Metropolitana, Rosa Oyarce (RN), concretada a través de una llamada telefónica de la subsecretaria Paula Daza el día 26 de marzo y mientras la autoridad regional de salud se encontraba en cuarentena, deterioró todavía más la relación entre ese partido y la cartera de Salud, que no es fluida.

El diputado RN Andrés Celis critica justamente la manera cómo el ministro efectuó ese despido: “Es absolutamente inapropiado; y en definitiva se la saca del cargo porque nunca fue del agrado del ministro. La forma es un maltrato y una falta de delicadeza tremenda; y no es por ser machista, pero me parece que llamar a una mujer en cuarentena por teléfono y despedirla, no corresponde. Eso retrata lo maleducado que es el ministro y por qué es el menos querido”.

DEBATES

Karla Rubilar, la vocera del gobierno, sabe que no es una persona objetiva al hablar de Mañalich. Admira al cirujano que le diagnosticó a tiempo en 2016 la única enfermedad que la ha tenido al borde de la muerte. El ministro ya era el padrino de uno de sus hijos que nació en 2012. Se habían conocido antes de que Mañalich asumiera como titular de Salud en el primer gobierno de Piñera y convocara a parlamentarios y personas que rodearon los grupos Tantauco. Es decir, se hicieron amigos en pleno corazón del piñerismo.

“Es intenso y a ratos muy duro, pero brillante y muy capaz”, dice la ministra.

Entre las personas que han sido parte de alguno de los dos gabinetes de Piñera,  Mañalich es uno de los pocos que proviene de un liceo con número: la educación básica la hizo en el Liceo n°48 de Ñuñoa, y la media en el Experimental Manuel de Salas de esa misma comuna, cuando todavía era fiscal. Egresó de Medicina en la Universidad de Chile en 1972. Es médico cirujano con especialidad en nefrología y su máster en epidemiología realizado en Canadá es algo que resaltan sus defensores en medio de esta crisis.    

Cuando salió del gobierno en 2013, Mañalich decidió dedicarse a la academia. Golpeó puertas. Ni en la Universidad de Chile ni en la Universidad Católica hubo cupo para su proyecto, pero sí en la Universidad San Sebastián, la cual respaldó crear el IPSUSS: Instituto de Salud Pública San Sebastián, dedicado a monitorear políticas públicas de salud. Como director de ese instituto, escribía columnas que se publicaban en el portal del instituto.  

En paralelo, Mañalich activó un grupo de Whatsapp con más de 50 personas. Se trataba de contactos cercanos y lejanos, de alguna manera relacionados con el sector salud. Periodistas especializados y autoridades regionales de salud también estaban incluidos. Según exintegrantes de ese grupo, el espacio se transformó en una plataforma para comentarios acerca del tema sanitario: proyectos de ley, contingencia, preguntas acerca de posturas de cada uno. “Era un espacio para debatir”, dice una persona que formó parte de ese grupo.

“Se desgranó el choclo”, recuerda Mañalich sobre ese grupo que hoy se encuentra inactivo. “Algunos no siguieron, estimaron que no valía la pena. Qué sé yo. Teníamos una conversación muy rica”.  

Foto: Agencia Uno

Quienes han compartido reuniones con el ministro en estos días de pandemia no se explican bien el rol que cumple su subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, siempre ubicado al lado de Mañalich. Al interior de la mesa Covid-19 resienten que un ingeniero comercial esté a cargo de ese puesto y no alguien que posea competencias técnicas médicas para enfrentar una crisis. Según testigos, antes de esta pandemia, cuando Zúñiga estaba recién nombrado, el propio ministro habría solicitado apoyos al gremio para que el subsecretario se empoderara en su cargo: quería evitar el derrotero de su antecesor, Luis Castillo, a quien el Colegio Médico le hizo la cruz. Zúñiga había sido antes jefe de gabinete de Mañalich; por eso, varios leen su nombramiento como una tendencia del ministro a rodearse de asesores leales, más que con experiencia.

LOCUAZ, PROVOCADOR

Era viernes 31 de julio de 2018 y Jaime Mañalich, que por entonces se anclaba en su antiguo lugar de trabajo, la Clínica Las Condes, debió comparecer ante el Segundo Juzgado de Letras de Santiago ubicado en Merced 360. Ese día prestaba declaración en calidad de gerente general de la clínica, como testigo en una demanda laboral contra la CLC donde él, a juicio de los querellantes del caso, formaba parte de un complot en contra del doctor Manuel Álvarez, denunciado por abuso sexual.
El caso fue un escándalo para ese centro de salud: el oncólogo considerado figura de la CLC fue denunciado ante la PDI por abuso sexual a una paciente de 60 años que padecía cáncer en estado terminal.

La abogada que enfrentó el juicio laboral que Álvarez ganó ante esos tribunales, sostenía la hipótesis de que -en medio de la reestructuración de la clínica de la cual Mañalich se hizo cargo cuando volvió tras finalizar el primer período de Piñera- se habían coludido tres personas: una enfermera, una doctora y la paciente. Mañalich, según la abogada, figuraba en la historia como la persona que aprovechaba la situación y que además había azuzado el escándalo al haber dado declaraciones al diario La Segunda, en cuyo titular se dieron a conocer las crudas denuncias contra el médico.  

Foto: Agencia Uno

En el interrogatorio de ese viernes 31 de julio, Mañalich fue locuaz e iba más allá de lo que se le preguntaba. Cuestionó cifras y aseguró poseer auditorías distintas a las de los peritos. Enumeró antecedentes y fechas. Tuvo que detallar asuntos sobre la clínica como el despido bajo su mando de 150 personas, lo que -según dijo- significó desembolsar $1.500 millones en desahucios.

Según el audio de esa declaración que duró una hora y ocho minutos, la tesis de la abogada apuntaba a la idea de que Mañalich, tras haber recibido de Álvarez un plan de reestructuración sobre la clínica, había implementado el proyecto sin considerar al suspendido médico.

Mañalich recogió el guante. Removido por la idea de la abogada, no tomó en cuenta la intriga sobre el complot porque algo más importante lo había desencajado: que la abogada insinuara con su tesis que él había tomado la idea de otro. “Yo soy responsable completo y único del total de la reestructuración de la Clínica Las Condes, con las asesorías correspondientes. ¿Si usted me dice que yo escuché a un médico de cualquier otro centro, que proponía hacer tal o cual reestructuración, y que yo avalé eso, y que dije ‘hágase como el doctor dice’? Eso no ocurrió en ningún centro de Clínica Las Condes. Y habría sido un error”.

Al final de esa declaración, la querellante citó al neurólogo austriaco Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, para hablar de negación y proyección. Eso, a su juicio, podría ser lo que le pasaba a la paciente que acusaba al oncólogo: decía que al enfrentarse una persona a una inminente muerte, dejaba de ver a su médico como héroe salvador de su vida y comenzaba a percibirlo como un verdugo. Recurriendo a su estilo provocador, Mañalich contestó. Partió su respuesta diciendo que “en primer lugar, citar a Freud en estos días es un poquito pasado de moda. Y en segundo lugar, yo ya no me desempeño como médico hace muchos años, por lo tanto respuestas como experto no tengo para darle”.  

El doctor Álvarez continúa procesado luego de que otras 11 víctimas prestaran denuncias similares.  

AMABLE, PERO…

Si hoy a Jaime Mañalich le preguntan acerca de la exsubsecretaria del Ministerio de Salud del primer gobierno de Michelle Bachelet, Jeanette Vega, su respuesta contendría solo loas hacia esta militante PPD, para quien la Contraloría solicitó sanciones mientras Mañalich fue ministro en la primera administración piñerista.

“Creo que es un tremendo aporte, entiendo que cometió un error como el que cometemos todos”, dice hoy el ministro. Y agrega: “Esa sanción tenía que presentarla el Ministro de Salud al presidente de la República. Yo me negué a eso, a pesar de que la Contraloría lo había ordenado, porque significaba que, en mi opinión, era dar un castigo que no merecía alguien que creo es una muy buena profesional”.

El error de Vega al que se refiere el ministro fue que la subsecretaria puso a una subrogante firmando un documento sin poseer el grado funcionario para ello. Y de haberse concretado la sanción estipulada a partir del sumario, Vega habría tenido dificultades para asumir funciones en el organigrama del segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Foto: Agencia Uno

Exfuncionarios de Salud de ese gobierno explican que antes de iniciar el nuevo periodo de la ex mandataria, se desactivaron las sanciones de ese y otros sumarios cursados en el primer gobierno de Piñera. En el caso de la exsubsecretaria, la sanción consistía en una multa del 20% de su sueldo, además de retroceder cuatro grados en el escalafón de funcionarios. En febrero de 2016, cuando Vega llevaba ya dos años como directora de Fonasa, la ministra de Salud de entonces, Carmen Castillo, invocó ante la Contraloría la prescripción de la sanción de ese sumario.

Pese a la opinión que hoy posee sobre Vega, Mañalich, en ese entonces, fue una de las autoridades que criticó el recurso de la prescripción utilizado por el ministerio para evitar esas sanciones. Dijo a La Tercera el 10 de febrero de ese año: “Esto es una suerte de leguleyada que no es el espíritu fundamental que está detrás y que es la administración del Estado. No se puede hacer lo que se le ocurra a cada uno, sino que hay normativas muy precisas que la doctora Vega, como subsecretaria, no respetó”.

En estos días de coronavirus, Jaime Mañalich es blanco de críticas tanto desde el oficialismo como de la oposición. Incomoda su estilo, su provocación, su problema para flexibilizar sus opiniones. Una antecesora en el ministerio, Helia Molina, lo dice abiertamente: “Es una persona con mucha capacidad de mando, con mucha perseverancia en lo que piensa. Creo que ha ido cambiando con el tiempo, pero mi percepción es que escucha poco”.

Molina recuerda cuando recibió el ministerio y acusa que le llegó de Mañalich poca información: “Fue extremadamente amable, extremadamente caballero, acogedor, pero recibí poca información sobre lo que estaba pasando en el ministerio. No sentí que me entregaba los elementos que pudiera un colega entregar a otro colega”.

Desde su sector reclaman lo mismo. Mañalich no es alguien que prefiera trabajar en equipo y, en ocasiones, simplemente no comparte información.

Personas que trabajaron en el Ministerio del Trabajo de la primera administración de Piñera cuentan que, cuando hubo problemas en los Compin por el pago de licencias, desde la cartera que entonces dirigía Evelyn Matthei ofrecieron aunar criterios y estrategias para agilizar el trabajo, asunto que Mañalich rápidamente no aceptó.

“Con la gravedad de la pandemia -reflexiona Helia Molina-, no está mal que sea un ministro con mando que tome decisiones y que haya una voz cantante. Ahora, desde afuera no estoy de acuerdo con todas las decisiones. Creo que debiera estar cerrada la Región Metropolitana”.  

FORMAL

Jaime Mañalich se describe a sí mismo como un tipo de costumbres anticuadas. Así lo dijo al inicio de una de las reuniones de la mesa social por el Covid-19, hace dos semanas. Testigos parafrasean lo que manifestó esa vez: “Soy un hombre a la antigua y por eso les pido permiso para sacarme el ambo”. Su mirada y reverencia interpelaban a la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches. Mañalich dice que no, que siempre lo hace cuando hay mujeres.

Foto: Agencia Uno.

¿Por qué pide permiso para sacarse una chaqueta, ministro?
-Siempre lo hago en consideración con las damas presentes. Es una costumbre. En filosofía se llama heurística, con hache; o sea: que las personas nos aproximamos a la resolución de problemas en modos estandarizados, porque sería extraordinariamente difícil que en cada situación que se presente, como abrir la puerta de una dama, uno tuviera que pensar de nuevo. Somos seres automáticos.

Abrir una puerta le trajo un problema entrando a un ministerio hace algunos días. Por el reflejo de una mampara, Mañalich vio que venía una mujer, a quien le dijo: “Pase por favor”. Según el ministro, ella le respondió agresiva: “¿Por qué?, ¿por qué tendría que pasar yo primero? Pase usted no más”, dice que le dijo.

¿Ha intentado morigerar esa forma de expresión hoy considerada heteronormada?
-Lo hago. Pero cambiar una cultura que está muy acentuada en las personas es difícil. Es como que me digan: ¿por qué usted se cambia el zapato derecho en vez del izquierdo primero? Porque es una costumbre. He tratado mil veces de sacarme el izquierdo primero pero no puedo.

No suele pasar que al ministro no lo sigan con una idea. Por eso, cuando ocurre, se le nota visiblemente abatido. El día en que los alcaldes hicieron valer su derecho de sostenedores y activaron el cierre de los colegios en la Región Metropolitana el 15 de marzo pasado, a Mañalich le quebraron el punto. 

En la primera reunión de esas negociaciones, el ministro había utilizado un término en latín para ser taxativo en la notificación a alcaldes y expertos sobre el cierre de colegios: “Minimum minimorum, cerramos no antes de dos semanas más”, dijo. Pero según testigos, al volver de su segundo encuentro con el presidente Piñera, en el que habría participado también el ministro de Educación, Raúl Figueroa, su rostro ya no era el mismo. Sin mirar a los ojos, Mañalich dijo a los presentes que se cerraría todo y que el anuncio a la opinión pública se haría en los próximos minutos.

Comentarios
Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. --------------------------------