Doble mascarillas y prohibir tapabocas de tela: Expertos analizan medidas adoptadas en EU y EE.UU.

En Europa y Estados Unidos, utilizar dos tapabocas en lugar de uno, es una práctica que está siendo recomendada por las autoridades. Según afirman, entrega mayor protección frente al contagio de las nuevas cepas. ¿Se debería implementar en Chile? Especialistas opinan.

La propagación de la segunda cepa del coronavirus, -que puede llegar a ser hasta un 70% más transmisible- ha obligado a las autoridades de diferentes países a tomar medidas de protección extra. En Alemania, por ejemplo, prohibieron las mascarillas de tela para promover las de uso quirúrgico, mientras que en Estados Unidos, Anthony Fauci, asesor médico del presidente Joe Biden, ha instado a la población a utilizar doble mascarilla. 

“Si tienes una cubierta física de protección con una capa, te pones otra capa. Simplemente es sentido común pensar que probablemente sea más efectivo. Esa es la razón por la que ves a las personas con doble mascarilla o haciendo una versión de una N95”, afirmó Fauci en una entrevista de NBC.

Eso sí, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos aún están evaluando hacer una recomendación sobre esta práctica, que hasta ahora no ha sido probada científicamente.

Si bien en Chile la variante SARS-CoV-2 VOC aún no es predominante, no se descarta que en el futuro pueda llegar a propagarse. Conscientes de ello y aún expectantes ante el resultado de la campaña de vacunación masiva, Catterina Ferreccio, epidemióloga e integrante del Consejo Covid-19, asegura que ocupar doble mascarilla es una alternativa cuando no se tiene una KN95 y se está en lugares cerrados, con poca ventilación y alta concurrencia. Considera que es una buena opción “si se tiene una mascarilla delgada, que no se ajusta bien, y se utiliza, por ejemplo, el metro metro o un bus”.

“Si tienes una cubierta física de protección con una capa, te pones otra capa. Simplemente es sentido común pensar que probablemente sea más efectivo.

“Al aire libre no se necesita estar con doble mascarilla, sobre todo si existe una distancia de más de un metro y medio”, advierte. Además, agrega que la medida se puede flexibilizar dependiendo del contexto, por ejemplo, “combinarla con distanciamiento físico y ventilación”.

Sandra Cortes, epidemióloga y expresidenta de la Sociedad Chilena de Epidemiología coincide con esta visión. Si se carece de mascarillas como la KN95, N92 o la N95, “por lo menos usar mascarilla doble de las higiénicas. No la típica de tela”, explica.

Rodrigo Blamey, infectólogo de la Clínica Las Condes, da más luces sobre la opción y cuenta la experiencia del personal médico, cuando ha existido escasez de mascarillas KN95. “Para procedimientos médicos o evaluación de pacientes, lo que se recomienda es una KN95 cubierta con una quirúrgica y vas recambiando sólo la de arriba y mantienes la KN95 por más tiempo de lo recomendable”, explica.

“Pero recomendar doble mascarilla quirúrgica en la población general no me parece adecuado sobre todo en que en algunos momentos hemos tenido escasez de mascarillas”, agrega.

MASCARILLAS DE TELA

A los chilenos les resulta más económico tener una única mascarilla lavable, que invertir diariamente en aquellas desechables. Sin embargo, la epidemióloga Vivienne Bachelet advierte sobre esta prática: “Las personas que usan mascarillas de tela están expuestos y por eso es que se sigue propagando el covid en la comunidad”.

La académica de la Usach considera que es el Estado el que debería facilitar el acceso a la población a las medidas de protección adecuadas. Lo mismo piensa Ferreccio, “para subirse al metro, o a los lugares de más riesgo”.

Ferreccio, además, proyecta que durante los próximos dos años se continuará usando tapabocas en lugares públicos cerrados, por lo que insiste en la inversión: “Pienso que hay que plantear que se fabriquen en Chile, de una manera que sea masiva y de bajo costo”, afirma.

Comentarios