“La caricatura más izquierdista que jamás haya hecho Disney”: Esto dice la crítica internacional sobre Raya y el Último Dragón

El filme se estrenará el próximo 5 de marzo en la plataforma de streaming Disney+.

Tras el estreno de Mulán, Disney hará debutar la película animada “Raya y el Último Dragón” de manera simultánea en cines y en su plataforma de streaming Disney+ este viernes 5 de marzo.

El filme dirigido por Don Hall (Moana, Big Hero 6) y Carlos López Estrada (Summertime, Legion) relata la historia del reino de fantasía de Kumandra, donde dragones y seres humanos solían vivir en armonía hasta la invasión de los Druun. 500 años después, esta amenaza regresa y Raya será la encargada de encontrar la única salvación de su mundo: el último dragón, Sisu.

El filme ya ha sido reseñado por varios críticos internacionales. Ben Travis de revista Empire la enmarca como parte de la oleada de filmes que reformaron el arquetipo de la princesa de Disney, que partió con Enredados (2010) y siguió con las populares Frozen (2013) y Moana (2016). También destaca que es la primera protagonista del sudeste asiático del estudio, en una historia que tiene su origen precisamente en la mitología de esa cultura.

Justin Chang de Los Angeles Times también subraya que este filme “marca el último intento del estudio de diversificar sus características animadas para una audiencia global, algo que es evidente en el linaje del sudeste asiático de Raya, una novedad para un protagonista de Disney”.

“Pero también es evidente por la naturaleza apocalíptica y salvadora del mundo: en estos tiempos oscuros, tanto en la pantalla como fuera de ella, “felices para siempre” no es una propuesta tan simple como solía ser. Como Moana, Elsa y otras heroínas de Disney del siglo XXI, Raya tiene más que romance o incluso autorrealización en su mente. Y a diferencia de ellas, ni siquiera tiene tiempo para una canción”, puntualiza.

En esa misma línea, Kate Erbland de IndieWire reconoce que esta cinta logra “evolucionar” el concepto de princesa, aunque no necesariamente “rompe el molde”. “Es un ejemplo excelente de cómo el tropo todavía tiene espacio para crecer, mientras va demostrando lo que algunos de los ingredientes originales aún pueden entregar a sus productos”, asegura.

Peter Debruge de Variety lleva el argumento al extremo y asegura que estamos ante “el primer largometraje animado importante para una era posterior a Trump”. “Raya y el Último Dragón es la caricatura más izquierdista que jamás haya hecho Disney, aunque su mensaje central de unidad y unión difícilmente debería parecer político, en absoluto. En particular, es una película sin villano, sin interés amoroso, sin números musicales y sin animales parlantes, a menos que cuentes al locuaz (y potencialmente salvador del mundo) dragón de agua de Awkwafina, Sisu”, añade.

Por su parte, Inkoo Kang de The Hollywood Reporter agradece que “quizás lo más bienvenido sea el retiro de la estética Bratz en el diseño de personajes. Raya y Namaari parecen las mujeres adultas de veintitantos que probablemente son. Aún más notable es el detalle en los rostros de los dos rivales y Sisu en su forma humana -sí, ella lo hace- lo que sugiere algo de la diversidad en los rasgos faciales entre un grupo de personas a menudo estereotipadas como todas luciendo iguales”.

Más crítica se muestra Clarisse Loughrey de Independent. A su juicio, los directores “parecen más preocupados por enclavar su película dentro del canon de Disney que por hacer que destaque” y concluye que “la última princesa de Disney es exactamente como esperamos que sea: feroz, divertida e independiente, con una pizca de incomodidad identificable”.

The Clinic Newsletter
Comentarios