Agencia UNO

Insólito: A constructor le cae una viga de dos toneladas en el pie, se lo amputan y luego lo despiden

El hombre identificado como Dixon, relató que nunca le dieron instrucciones de nada ni le enseñaron a hacer el trabajo, pese a decirle a su jefe que no sabía cómo hacerlo.

Un hecho insólito ocurrió en Ecuador, donde un constructor fue despedido de su trabajo, luego de sufrir un accidente que terminó con su pie izquierdo amputado.

Al hombre identificado como Dixon de 39 años, le cayó una viga de dos toneladas mientras se encontraba trabajando en la ampliación de un centro comercial.

Según la nota de Meganoticias, Dixon entró a la constructora en 2019, donde lo único que le preguntaron fue si tenía un par de botas de caucho.

No me explicaron nada, no me dieron las charlas de inducción que me habían dado en otros trabajos. En otras empresas me tienen un día entero mostrando los riesgos que podemos tener, pero acá nada“, relata.

A tres días de su ingreso le cambiaron el turno, donde debió realizar el turno de noche en una actividad que no sabia hacer.

Me dejaron solo y le dije a mi supervisor que no sabía manejar los puentes grúa que se usan para mover las vigas, y me respondió que no sabía cómo haría, que pidiera ayuda, pero que al otro día necesitaba esas vigas listas“, explica.

Pese a que Dixon le pidió ayuda a otro compañero para aprender a hacer el trabajo, durante su turno las cadenas se enredaron en pleno trabajo y una de las barras, con un peso de dos toneladas aproximadamente, le cayó el pie izquierdo.

Fue trasladado al hospital Abel Gilbert Pontón, pero al llegar se enteró que no estaba registrado como beneficiario del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Dixon le pidió a los contactos de la constructora que lo trasladaran a otro hospital, pero cuando llegó a la clínica Keneddy, los doctores le dijeron que era muy tarde y debían amputarle el pie.

Que si hubiera llegado directamente sí le salvaban el pie, pero que había pasado mucho tiempo y que debían cortar a la altura del empeine. Desde entonces ya no tengo un pie. Para estar erguido me sostengo del talón, no puedo acuclillarme porque me voy para delante y no camino bien“, continuó.

La recuperación duro ocho meses y sumado a la pandemia, el hombre volvió a trabajar el 30 de julio 2021, cuando desde la constructora le notificaron que había sido despedido.

Comentarios