Jorge Arancibia participa de la comisión de derechos humanos, en el ex Congreso de Santiago.

Agencia Uno

“¿Soy un personaje negacionista?”: el descargo de Arancibia ante la Comisión de DD.HH. tras voto político en su contra

El constituyente argumentó su presencia en la instancia afirmando que "el tema de derechos humanos en su amplía magnitud es central y por eso que entré a esta Comisión, no para obstruirla".

Este lunes 16 de agosto el constituyente Jorge Arancibia realizó sus descargos durante su intervención en la Comisión de Derechos Humanos (DD.HH.) de la Convención Constitucional tras el “voto político” aprobado en su contra.

Cabe recordar que dicha acción, ratificada el pasado viernes por diez votos a favor, dos en contra y tres abstenciones, tiene por objetivo excluir al convencional de derecha de las audiencias públicas de dicha instancia ante la incomodad que generó su figura por ser exedecán del dictador Augusto Pinochet.

De esta manera, Arancibia argumentó su presencia en la Comisión señalando que “hay algunos que dicen que soy provocador porque llegué a la Comisión de Derechos Humanos. Es que con mi experiencia, con mis años y con lo que yo puedo aportar, yo entré a la Comisión que estimó es lo central del proyecto de nueva Constitución que vamos a elaborar”.

“El tema de derechos humanos en su amplía magnitud es central y por eso que entré a esta Comisión, no para obstruirla, no para provocarla, en ningún caso para tener una actitud negacionista”, añadió.

Asimismo, calificó de “inaceptable” el voto político en su contra, además de manifestar que “me dolió el alma” acusando que se enteró de dicha decisión por la prensa.

“¿Cómo no me advirtieron, por qué me tengo que enterar esto por los medios de comunicación? Debiera haber esperado un llamado por teléfono, una carta, algo que me avisara de la decisión. Por eso, mi primera queja es a la forma”, cuestionó Arancibia.

El constituyente también fustigó que “tienen todo el derecho a votar y pensar como quieran, pero ustedes cometieron un daño a la institucionalidad, a ese espíritu democrático que estamos tratando de construir con unos orígenes que a algunos nos separan, violentan, dividen”.

“¿No tengo derecho a estar sentado acá? ¿Es que soy un ejemplo de antidemocracia? ¿Es que soy un personaje negacionista? Perdónenme, este no es un discurso político, les estoy hablando del corazón y les pido que hagamos lo posible para tener un Chile mejor”, sentenció Arancibia.

VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios