Cavallo es autor de libros referenciales para la historia reciente, como "Historia Oculta del Régimen Militar".

Ascanio Cavallo, Premio Nacional de Periodismo 2021: la pluma insigne de la Transición

El reconocido cronista y columnista político fue director de la revista Hoy y el diario La Época. Ha publicado libros de referencia para entender la historia reciente, como la saga "Historia Oculta del Régimen Militar" y "Historia Oculta de la Transición", entre otros. También ha desarrollado una prestigiosa carrera como crítico de cine.

“¿Te das cuenta, Enrique -pregunta, bajo la encapotada mañana de Valparaíso, mientras declina el estruendo de la muchedumbre y ambos se acercan al veterano y espléndido Ford Galaxie 1963-, te das cuenta en lo que nos estamos metiendo?”, inquirió Patricio Aylwin a quien fue su ministro del Interior, Enrique Krauss.

Con ese nivel de preciosismo narrativo comienza el primer capítulo, titulado justamente como “En lo que nos estamos metiendo”, del libro “La Historia Oculta de la Transición” del Periodista Ascanio Cavallo (1957, Universidad de Chile), recientemente galardonado con el Premio Nacional de Periodismo 2021 que otorga el ministerio de Educación, en un jurado conformado por el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, su par de la Universidad Alberto Hurtado, Eduardo Silva representando al Cruch, la presidenta del Instituto de Chile, Adriana Valdés y la Premio Nacional de Periodismo (última galardonada), Mónica González.

Este grupo de notables le reconoció a Cavallo “su versatilidad en el ejercicio periodístico, en tiempos muy difíciles del país, como redactor, investigador, editor y director de medios (…) Asimismo, por su trayectoria profesional como profesor y académico, su producción bibliográfica y documental, y su labor como analista de cine, combinando la densidad intelectual con la práctica del periodismo, distinguiéndose por su valentía, solvencia y altísima calidad”.

https://twitter.com/Mineduc/status/1431356841410322437?s=20

Reconocimientos sobre su prolífica trayectoria periodística, donde justamente se instaló como una de las plumas más estilizadas para entender los pormenores de la Transición a la democracia, periodo fértil y difícil a la vez para el ejercicio de la profesión, dada la complejidad y trascendencia de la época relatada.

Por lo mismo, en la bibliografía para entender el devenir de los últimos 40 años, desde el ocaso de la dictadura, pasando por la administración del consenso cívico-militar durante los primeros años de gobiernos de la Concertación, los libros publicados por Ascanio Cavallo son imprescindibles: “La Historia Oculta del Régimen Militar” (escrito en conjunto con Manuel Salazar y Óscar Sepulveda), el mismo “La Historia Oculta de la Transición”, “Los Hombres de la Transición” y “El Poder de la Paradoja”, libro entrevista al ex Presidente Patricio Aylwin, donde en conjunto con la periodista Margarita Serrano, profundizan en 14 lecciones del Mandatario falangista (1990-1994) que acuñó frases simbólicas para la época, como “justicia en la medida de lo posible” o “el mercado es cruel”.

Textos donde Ascanio Cavallo tuvo el mérito del punto de vista agudo en los detalles sobre cómo los protagonistas del poder definen la Historia de una nación, con la descripción de escenas que difícilmente el resto de los mortales tendría acceso, como aquel episodio de conmoción entre el Presidente Aylwin y Enrique Krauss, su viejo camarada.

Un joven editor en dictadura

“Usted tiene que entrar al gobierno militar y a las Fuerzas Armadas. Si no sabemos de ellos, no sabemos nada”.

El anterior fue el mandato del entonces director de la Revista Hoy, Emilio Philippi, a un joven Ascanio Cavallo, recién nombrado editor político de la publicación. Tenía apenas 27 años y sentía la responsabilidad sobre sus hombros en un periodo donde la libertad de expresión era una mala broma: era la primera publicación opositora a la dictadura de Augusto Pinochet, la que años después llegaría a dirigir.

Por lo mismo, Cavallo sólo atinó a replicar: “¿Y cómo se hace eso?”. “Ah, ese es problema suyo. Usted está aquí porque es periodista, ¿no?”, le respondió el director.

Esta escena, descrita por Cavallo en la crónica “Buena noches, don Emilio” -publicada en La Tercera tras el fallecimiento de uno de los acorazados del Periodismo del siglo XX- resume lo que sería la trayectoria profesional de Cavallo: retratar el poder a través de la prensa escrita, cuando los diarios y revistas gozaban de mejor salud y reconocimiento social a una labor donde literalmente se arriesgaba el pellejo.

Así fue que Cavallo siguió en la senda de Emilio Philippi, quien luego lo llevaría a fundar -y posteriormente dirigir- el diario La Época en 1987. Fue desde ese medio de comunicación donde escribió sus clásicos textos sobre las décadas de los ochenta y noventa, marcado por episodios tan elocuentes como trágicos, como el descubrimiento de las fosas de ejecutados políticos en Pisagua, el asesinato al senador UDI Jaime Guzmán, los ejercicios de enlace y boinazo de un Ejército aún comandado por un irritable Augusto Pinochet, entre otros.

El cine y La Haya

Por eso, la pluma de Cavallo se transformó en un canon del género periodístico. Algo que reforzó con otros temas de su interés: el cine. Junto a una habitual columna política en la edición dominical de La Tercera, sumó otro espacio como crítico del séptimo arte en la revista El Sábado de El Mercurio. En esta área también desarrolló publicaciones de referencia para el celuloide nacional, como “Huérfanos y Perdidos: el Cine Chileno de la Transición 1990-1999” (con Pablo Douzet y Cecilia Rodríguez) y “Chile en el Cine. La Imagen País en las Películas del Mundo” (con Antonio Martínez), entre otros.

Producción bibliográfica que también ha combinado con otras labores profesionales; ex director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibañez, ex coordinador de comunicaciones del equipo chileno defensor ante la demanda marítima de Bolivia en los tribunales de La Haya. Actualmente también es comentarista en T13 Radio, socio y director de Tironi Asociados (lobby y comunicación estratégica). miembro de la Real Academia de la Lengua, y acaba de retornar a la crónica política con la publicación del libro “La Historia Oculta de los Gobiernos Socialistas”, en conjunto con la periodista Rocío Montes.

Por lo mismo, las reacciones de reconocimiento al galardón no se hicieron esperar.

“Mis felicitaciones a mi colega Ascanio Cavallo por Premio Nacional de Periodismo 2021. Tuve la suerte de trabajar con él en revista Hoy y diario La Época. Tiempos difíciles para la libertad de expresión”, escribió la también periodista y constituyente, Patricia Politzer, en su cuenta de Twitter. También en la misma red social, la ensayista y directora de la Academia Chilena de la Lengua, Adriana Valdés, sostuvo: “Felicitaciones a Ascanio Cavallo, Premio Nacional de Periodismo 2021. Siempre ha sido un honor contar con él en la Academia Chilena de la Lengua y en el Instituto de Chile”.

En tanto, la Universidad de Chile -su Alma Máter-, agregó en la red de los 140 caracteres: “Felicitamos al periodista egresado de la U. de Chile, columnista, escritor, reportero, editor, investigador y formador de reporteros, Ascanio Cavallo Castro, cuya trayectoria fue reconocida al ser elegido hoy como Premio Nacional de Periodismo 2021”.

Reconocimientos para alguien que, pese a las luces de un momento estelar, recordó la esencia del oficio periodístico en entrevista con T13 Radio tras recibir la distinción: “El periodismo no es un oficio de llanero solitario, es un oficio de compañeros”.

También puedes leer: Lo nuevo de Malaimagen: Caras nuevas

No lo vieron venir: Los apoyos que recibió Diego Ancalao antes de las firmas fantasmas


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios