YouTube

Sherri Tenpenny: La médica que gana millones mintiendo sobre el Covid y las vacunas

Involucrada en el mundo antivacunas desde hace 20 años, Tenpenny le dice a sus seguidores que las vacunas son la "meta satánica detrás de la Pandemia del Covid".

Escudándose en el cristianismo, datos falsos y que lo que hace es su forma de ganarse la vida, la médica estadounidense, Sherry Tenpenny, gana millones mintiéndole a la gente sobre el coronavirus.

Cobrando una membresía anual de US$ 240 para suscribirse a su podcast hasta la cobrar US$ 165 por la entrada a sus seminarios web, Tenpenny convence a sus fieles de por qué “no deberían vacunarse”.

Su activismo se basa en la desinformación, el cual denomina como un emprendimiento y la mujer le debe al fisco al menos medio millón de dólares.

Asimismo, Tenpenny fue nombrada a principio como una de las peores propagadoras de mentiras, mitos y declaraciones engañosas sobre las vacunas y a sido tratada de mentirosa y charlata por varios grupos en redes sociales.

Su nombre también se encuentra en la lista publicada por CCDH de “especuladores de la pandemia”, la cual incluye figuras antivacunas que operan en empresas u organizaciones.

Su forma de “ganarse la vida”, alimenta el miedo del 25% de estadounidenses adultos que se niegan a ponerse la vacuna, pese a las insistencias del gobierno de Joe Biden.

La mujer le muestra a sus fieles imágenes de personas “magnetizadas”, donde se les ve con objetos metálicos pegados a diversas partes del cuerpo tras ponerse la vacuna.

Además, respalda sus argumentos con estudios del Sistema de Información de Eventos Adversos de Vacunas, un banco federal que, según Rachelle Eaton, no es más que una recopilación de informes no verificados de efectos secundarios de las vacunas.

Ella es peligrosa y lo que la hace tan peligrosa es que creo que su audiencia son esas madres jóvenes que solo quieren hacer lo que es mejor para sus hijos”, manifestó Eaton respecto al “trabajo” de Tenpenny.

Además, se pregunta por qué la Junta Médica aún no le ha cancelado su licencia por difundir información falsa e ir en contra del trabajo del personal de la Salud y las medidas del gobierno.

Pese a que sus videos fueron borrados de YouTube; su cuenta de Twitter suspendida por violar las normas de desinformación respecto al coronavirus; y diversos grupos de Facebook de antivacunas han sido borrados, su difusión continúa.

Su principal difusión se da en el sitio Vaxxter.com, en el que pide donaciones de US$ 25, cuentas de Instagram y un perfil de Facebook.

También, es bastante activa en Telegram, donde sus seguidores han aumentado a 120.000 en el último tiempo.

VOLVER AL HOME

Comentarios