Servel

Agencia Uno

Encuesta CEP: análisis al enigmático ciudadano “No Sabe/No Contesta” que no le compra a ninguna candidatura presidencial

Una de las mayores sorpresas que dejó la última encuesta del Centro de Estudios Públicos, es el 65% de consultados que no adhiere a ninguna figura presidencial, incluso doblando en "intención de voto" a quienes aspiran llegar a La Moneda. Expertos entregan pistas: debilidades de los propios abanderados y la consabida crisis de confianza entre ciudadanía y élites.

La última edición de la encuesta que candidatos y analistas esperan mordiéndose las uñas ya salió. Frente a este abultado entramado de cifras de la encuesta más esperada por el mundo político, en The Clinic llamamos a los analistas políticos -gente que sabe de estas cosas- para que ayuden a comprender el panorama a casi dos meses de la elección presidencial, donde algunas candidaturas ya se ven cercanas a vencer pero sin convencer, mientras otras dan la sensación de estar empotradas en segundas filas.

Según la medición, ante una de las preguntas clave para entender el proceso de campañas presidenciales: “¿Quién le gustaría a usted que fuera la o el próximo presidente de Chile?”, el 13% respondió que prefiere al abanderado frenteamplista, Gabriel Boric, mientras que Sebastián Sichel se anotó con el 11% de las preferencias. Esto, muy por encima de la candidata DC, Yasna Provoste, quien figura con 6 puntos porcentuales.

Ante esto, cabe señalar que el trabajo de terreno -realizado de forma presencial a diferencia de su última versión-, se llevó a cabo ente el 25 de Julio y el 1 de Septiembre, es decir, una semana después de aquellas primarias legales -donde Gabriel Boric y Sebastián Sichel vencieron en sus respectivos conglomerados-, y casi dos semanas después de que Yasna Provoste triunfara en la consulta ciudadana de Nuevo Pacto Social.

Así y todo, la opción que dio paliza como respuesta a esa pregunta abierta fue la ya recurrente “No sabe/No contesta”, que se llevó el 50% de las preferencias. Hasta ahí la cosa no se ve bien, pero se sabe que las cosas siempre pueden ser peores.

Así, si a esta cifra le sumamos los porcentajes de las respuestas que se llevaron otras candidaturas que no alcanzaron el 1% -agrupadas en el rótulo “otras respuestas” con 10 puntos porcentuales en total-, y las preferencias de quienes optaron por Daniel Jadue y Pamela Jiles -cuyos nombres no estarán en la papeletea de noviembre y que tienen 3% y 2% respectivamente de apoyos-, la masa ciudadana de quienes no prefieren a ninguna de las candidaturas que tienen más opciones de llegar a La Moneda, llega al 65%.

En tanto, ante la pregunta “¿Quién cree usted que será la o el próximo presidente de Chile?”, el ya mayoritario “No sabe/No responde” volvió a imponerse como mayoría clara en este ítem con un 38% de las preferencias.

“No hay un favorito”

Sobre las causas que llevan a este gran grupo de posibles votantes a no preferir a ninguno de las candidaturas en carrera, el académico de la Facultad de Derecho de la UDP, Hugo Herrera, comenta: “Por una parte podría haber deficiencias en las candidaturas que se plantearon, y que no han partido todavía. Pero yo creo que hay un factor de largo aliento, y es que la crisis política en la que nos hayamos, es una que uno podría conceptualizar como un distanciamiento entre las élites políticas, los discursos políticos y las mismas instituciones. Y un polo más concreto que es el de la situación popular o de la ciudadanía”.

En tanto, para efectos de descifrar a ese grupo de indecisos, el académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, plantea dos hipótesis: “Si uno compara con el año 2017 y contabiliza el porcentaje que alcanzaron los tres candidatos con mayores opciones de triunfo, esos candidatos totalizaron un 55% de intención de voto, mientras que los candidatos actuales están totalizando sólo un 30%. Por lo tanto, eso retrata una debilidad de los candidatos, o que la ciudadanía está tomando sus decisiones con posterioridad y no con tanta antelación como en comicios anteriores”.

Esto, para el cientista político podría llevar a concluir que “no hay un favorito, como lo hemos tenido en todas las elecciones desde 1989, y que tenemos probablemente un cambio en los patrones de decisión por parte de los electores”.

La masa ciudadana de quienes no prefieren a ninguna de las candidaturas que tienen más opciones de llegar a La Moneda, llega al 65%, según la última versión de la encuesta CEP.

Sin embargo, no todo parece ser un problema de la clase política, al menos para Herrera, quien postula que la falta de una convocatoria masiva de parte de los candidatos más competitivos, también pasa por responsabilidades personales.

“Boric y Sichel están todavía encarnando discursos tradicionales, un discurso más bien del mérito y la economía en el caso de Sichel, y un discurso de lo que llamo la izquierda académico-frenteamplista, de mucha desconfianza hacia el mercado, pero incapaz de entender desde adentro las virtudes del mercado y de una economía privada. Creo que eso es parte del problema”, agrega quien fuera asesor de la candidatura presidencial del RN Mario Desbordes.

En tanto, la politóloga y académica de la Usach Pamela Figueroa, comenta que los número de la masa indecisa puede disminuir cuando “empiecen los foros presidenciales y se despliegue la campaña, eso va a hacer que las personas tomen posiciones. Ese nivel de desconfianza afecta el momento en que se toman las decisiones”.

“Cuando hay mejores niveles de confianza, las personas votan por candidatos cercanos a sus ideas, pero ahora están expectantes. Quieren saber los compromisos y alternativas que van a asumir las candidaturas”, finaliza Figueroa.

Comandos presidenciales: ¿Margen para crecer o carrera abierta?

Así el panorama, desde el comando de Yasna Provoste vieron los resultados con algo de sorpresa, aunque atribuyen el tercer lugar de la candidata a que “la carrera presidencial no se ha iniciado completamente, por lo que está abierta. Esto se demuestra porque el 50% de la población no tiene una preferencia”, comenta el coordinador del Ayllú Ciudadano de la candidata, Marcelo Mena.

En tanto, desde el comando de Gabriel Boric, están digiriendo el auspicioso resultado con moderación: “Todas las encuestas hay que analizarlas, pero ninguna es un oráculo”, advierte el diputado Marcelo Díaz (Unir)

“Eso sí, la encuesta CEP refleja algo que se viene dando en todas las encuestas. Porque todas las encuestas muestran a Gabriel como la primera preferencia presidencial”, comenta el ex ministro de Bachelet, quien finaliza: “Lo que nos parece más relevante es que la gente considera que Gabriel va a ser presidente”.

En tanto, desde el comando del abanderado de Chile Podemos Más, dicen que a pesar de que “miran con cuidado la CEP”, comentan que le pusieron atención al 11% con el que se anotó Sichel en la pregunta abierta sobre la intención de voto. En este sentido, niegan también que exista un estancamiento del candidato y ven al contingente de indecisos como una oportunidad para crecer.

También puedes leer: ¿4/7 o 3/5?: las últimas cartas que se jugarán los comunistas para cambiar el quórum de los 2/3 en la Convención


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios