Lucas Blaset, presidente de Libres

Promotores del poliamor, el “liberalismo punky” y la legalización de las drogas: Libres, el nuevo colectivo que apoya a Sebastián Sichel

El movimiento Libres pretende inscribirse como partido político en octubre. Su primera acción fue apoyar la candidatura presidencial de Chile Podemos Más, aunque su presidente, Lucas Blaset, dice que no formarán parte de ese conglomerado ante las evidentes diferencias doctrinarias con las ideas tradicionales de la derecha.

La candidatura presidencial de Sebastián Sichel recibió un nuevo apoyo durante esta semana. Se trata del movimiento Libres, que busca instalar el liberalismo tanto en lo económico con la validación de criptomonedas, como en lo moral, donde abogan por el poliamor.

Lucas Blaset, analista político de 33 años y que anteriormente pasó por el extinto partido Amplitud -donde llegó a integrar su comité político-, para luego estar un año militando en Evópoli, fue elegido presidente de esta nueva colectividad. “En octubre nos iremos a inscribir como partido ante el Servel”, asegura Blaset a The Clinic.

Además de su trayectoria en política, Blaset es fundador del medio Liberty News y Liberty TV, donde es director ejecutivo. Todo queda entre amigos, porque la secretaria general del colectivo, Beatriz Sotomayor, es la directora de contenidos del medio de Blaset.

Libres es un movimiento que busca inscribirse como partido político. Promueven el liberalismo en lo económico, lo moral, lo político y lo internacional. Esto bajo el lema “todas las libertades, todo el rato”.

Al ser consultado por The Clinic sobre cual es la línea ideológica de Libres, el analista político explica que “nos definimos como liberales en todos los sentidos. Nuestro lema es ‘todas las libertades, todo el rato’ “.

“No solo somos hiper liberales en lo económico y moral. También nos consideramos liberales en lo político, es decir, estamos por la democracia. Por otro lado, defendemos lo que se llama liberalismo internacional, que se le dice peyorativamente globalismo o globalización”, agrega.

En ese último sentido, ejemplifica diciendo que “defendemos los organismos y tratados internacionales. Por ejemplo, somos defensores del TPP11, que aquí tuvo rechazo de la izquierda y en EE.UU. tuvo la oposición de los votantes de Trump”.

“Un liberalismo más punky”

La primera acción que tomó este grupo, fue apoyar la candidatura presidencial de Sebastián Sichel. “Es primera vez en muchísimos años que hay un candidato que llega a la primera vuelta definiéndose a sí mismo como liberal”, subraya Blaset.

Pero las coincidencias que tienen no son solo ideológicas. Por ejemplo, el presidente de Libres cuenta que conoció a Pedro Browne, coordinador de la campaña de Sichel, cuando ambos participaron en el proyecto de Amplitud, para luego coincidir durante un año militando en Evópoli.

“Eso claramente nos da más cercanía con la candidatura de Sichel. Varios en el movimiento conocemos a Pedro y valoramos mucho que haya decidido volver a la política para apoyar esa candidatura“, comenta Blaset sobre este nexo con el entorno del abanderado de Chile Podemos Más.

Coincidencias con el candidato presidencial que, sin embargo, no terminan ahí. “En Libres hay mucha gente que venía de la centro izquierda como Sichel. Otros, por ejemplo, compartieron con él en el partido Ciudadanos”, cuenta Blaset.

Sin embargo, el analista político advierte: “no somos parte de la coalición de centro derecha que apoya a Sichel y no pretendemos serlo. Nosotros, a diferencia de Evópoli, tenemos mayor consideración por las libertades morales. Y los partidos de Chile Podemos Más siguen siendo conservadores en esa materia”.

“Nosotros promovemos un liberalismo más punky. No queremos ponerle límites a la capacidad de las personas para decidir sobre sus vidas”, dice Lucas Blaset, presidente de Libres

En este sentido, Blaset reconoce que los proyectos políticos liberales han sido fagocitados por las ideas ultramontanas del sector . “Por eso no pretendemos ser parte de la coalición. Siempre que se ha intentado crear un proyecto meramente liberal, terminan sumándose fuerzas conservadoras que lo destruyen”.

“Nosotros promovemos un liberalismo más punky. No queremos ponerle límites a la capacidad de las personas para decidir sobre sus vidas”, acota Blaset.

Libres: poliamor, drogas y armas

Libres pretende comenzar los papeleos para inscribirse como partido político en el mes de octubre, con una base militante de 120 personas con ideas liberales trasgresoras. Aseguran que ya tienen las firmas para hacerlo, pero pretenden, post elecciones, sumar a los militantes de los colectivos que tengan que disolverse por no lograr escaños en el Congreso. Para ello, están al aguaite de los derroteros electorales de Ciudadanos y el PRI.

Así, este domingo 26 de septiembre, los miembros del movimiento participarán en un congreso ideológico que se realizará por Zoom. En este encuentro, pretenden zanjar la bajada de los principios doctrinarios que guiarán el porvenir de Libres.

Entre los principios morales que motivan a sus huestes, resalta la promoción del aborto libre y el matrimonio igualitario. Sin embargo, sobre este último punto, Blaset plantea algunas diferencias con el proyecto que se está tramitando en la Cámara.

“Estamos a favor de los matrimonios homosexuales, pero el proyecto de matrimonio igualitario actual no es igualitario, porque es exclusivo para parejas monogámicas”, dice el presidente de Libres.

“Nosotros estamos a favor de los matrimonios homosexuales, pero el proyecto de matrimonio igualitario actual no es igualitario porque es exclusivo para parejas monogámicas“, sostiene el líder de la agrupación.

Así las cosas, tanto el presidente como la secretaria (Beatriz Sotomayor) y la vicepresidenta del partido (Isidora Reynolds) son “activistas por el poliamor”. “Queremos hacer gestiones para lograr un cambio cultural que logre que la sociedad acepte las relaciones entre más de dos personas. Es algo que se puede lograr poniendo la honestidad como foco principal”, sugiere Blaset.

Otro principio que se puede leer en la página del conglomerado, es que están a favor de la legalización de algunas drogas. Blaset explica esto diciendo que “no buscamos imponer que se legalice una droga por sobre otra. Creemos que se deben hacer plebiscitos por región, para que cada región de Chile decida cuales drogas quieren legalizar”.

En este sentido, desliza también que promueven un Estado federal: “Así puede ocurrir lo que pasa en Estados Unidos, por ejemplo. Allá hay algunos Estados donde ciertas cosas son legales y otras no. En el fondo, eso te permite decidir si quieres vivir en un lugar con drogas legalizadas o no”.

Otra temática que nombra el mismo Blaser, tiene que ver con permitir el uso de armas. “Yo creo que en Santiago deben estar prohibidas. Pero cada región puede tener su propia realidad y corresponde a los vecinos decidir como quieren vivir. Un plebiscito es la forma más liberal posible para tomar esa decisión”, cierra.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios