Colonia Dignidad: Reinhard Döring podría aportar piezas clave en causas por crímenes de lesa humanidad

¿Quién es el ex colono detenido en Italia y cuál es su conexión con las investigaciones por los casos de detenidos desaparecidos en la secta alemana en Chile?

Un viaje de vacaciones con su mujer y un grupo de jubilados llevó a Reinhard Döring fuera de Alemania, que desde 2004 ha sido su refugio. Tenía una orden de detención internacional de Interpol, pero como Alemania no extradita a sus ciudadanos, había podido vivir libremente en Gronau, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, seguro de que no sería capturado. Siempre ha mantenido una vida discreta, no da entrevistas y niega cualquier complicidad en delitos.

Fuentes indican que no es la primera vez que sale de Alemania, pero mientras se mantuvo dentro de la Unión Europea y no enfrentó controles fronterizos, no tuvo dificultades. Ahora, en cambio, en el viaje en bus desde Colonia a Italia pasó por Suiza, su pasaporte fue registrado y la orden de captura apareció en pantalla. Él continuó hacia un centro de vacaciones en la costera localidad de Forte dei Marmi, en la región de la Toscana, donde fue detenido el 29 de septiembre.

¿Quién es Reinhard Döring?

De niño vivió en el hogar infantil y juvenil de la Misión Social Privada del predicador Paul Schäfer en la ciudad de Heide. Tenía unos 15 años cuando partió a Chile con los primeros grupos que siguieron al líder en 1961 hasta el sur de ese país, donde fundó Colonia Dignidad.

Con el tiempo fue adquiriendo cierto liderazgo, se convirtió en uno de los hombres de confianza de Schäfer y se desempeñó como su chofer. “Era conductor de transportes y maquinaria pesada, especialmente de retroexcavadoras y camiones, con las que se realizó el ocultamiento de personas que fueron asesinadas”, dice a DW la abogada Mariela Santana. “Era un leal ejecutor. Un mando medio con funciones operativas en Colonia Dignidad, que habría estado implicado y en conocimiento de crímenes. Aparece mencionado en varias causas en Chile, diversas fuentes lo sindican como uno de los contactos directos con el personal de la DINA, la policía secreta de Augusto Pinochet”, dice por su parte Jan Stehle, del Centro de Investigación y Documentación Chile-Latinoamérica (FDCL) en Berlín.

Döring habría participado con personal de la DINA en acciones de entrenamiento en el recinto y habría vigilado y trasladado prisioneros. En procesos judiciales, ex colonos han declarado que, tras el golpe militar de septiembre de 1973, decenas de opositores a la dictadura fueron detenidos, interrogados y torturados en el enclave. Familiares de detenidos desaparecidos estiman que unas cien personas habrían sido asesinadas en la Colonia Dignidad. Sus cuerpos habrían sido enterrados en fosas y más tarde exhumados, como parte de la operación “Retiro de televisores” en 1978. Habrían sido incinerados y sus cenizas lanzadas al río Perquilauquén.

Seguros en Alemania

Döring retornó con su mujer a Alemania en 2004, cuando Schäfer estaba prófugo. Tras la captura del líder en 2005, en Argentina, el juez chileno Jorge Zepeda citó a declarar a miembros y exmiembros de la secta. Entre ellos a Döring, quien no se presentó, por lo que el juez emitió la orden de detención que ahora se hizo efectiva en Italia.

Otros ex colonos que habían regresado a Alemania, como Albert Schreiber (ya fallecido), su mujer Lilly y su hijo Ernst, Hans-Jürgen Riesland y en 2011 el ex médico de la secta Hartmut Hopp, también han sido requeridos por la justicia chilena, pero han podido permanecer sin problema en Alemania. “En declaraciones ante la justicia, Döring confirmó que tuvo contacto con agentes de la DINA y que vigiló prisioneros, y reconoció el entierro de armas y motores de autos”, indica Stehle. El hallazgo en 2005 de unos motores fueron una pista clave para que el juez condenara en 2012 a miembros de la DINA, entre ellos su exdirector Manuel Contreras, y a jerarcas de Colonia Dignidad por la muerte y desaparición de prisioneros políticos de la dictadura.

En 2016, la fiscalía de Münster inició una investigación contra Döring por estos delitos. Abogados del Centro Europeo para Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR) presentaron una denuncia penal y aportaron una lista de personas que podrían dar testimonio del rol de Döring en el traslado de prisioneros hasta el lugar de fusilamiento. Al parecer, la fiscalía no habría llamado a declarar a Döring ni a los testigos. En enero de 2019 cerró la investigación, argumentando que no encontró pruebas para establecer una sospecha razonable de delito, lo que causó indignación entre familiares de las víctimas y organizaciones de derechos humanos. La justicia alemana ha realizado 13 investigaciones contra miembros de Colonia Dignidad y todas han sido cerradas sin que se dicte acusación alguna. La última, contra Hopp, en la fiscalía de Krefeld, en mayo de 2019.

Querella y solicitud de extradición

En Chile, la abogada Mariela Santana, en representación de familiares de detenidos desaparecidos, se reunió con la jueza Paola Plaza, quien lleva las causas de derechos humanos, y presentó una querella por inhumación ilegal, desaparición forzada, tortura y todos aquellos delitos que se comprueben en contra de Döring. Santana indica a DW que “la ministra recibió los antecedentes y procedió a iniciar la solicitud de extradición del prófugo de la justicia”.

“Döring fue un colono de extrema confianza de la jerarquía de la organización criminal, que comenzó a desempeñar funciones sensibles y reservadas, como las fichas de inteligencia que llevaban al interior del enclave. Podría manejar información confidencial de vital relevancia sobre el destino final de los detenidos desaparecidos y hasta la fecha nunca la ha proporcionado”, agrega la abogada. “Sabe mucho más de lo que ha declarado. Es de los últimos que pueden ayudar a esclarecer lo ocurrido, porque muchos de los jerarcas mayores ya están muertos”, corrobora Stehle.

En opinión de Santana, se cumplen todos los requisitos de la legislación chilena e internacional para que Italia conceda la extradición a Chile, pues se trata de crímenes de lesa humanidad, punibles en ambos países. Espera que Italia mantenga a Döring en prisión preventiva, ya que estima que existe peligro inminente de fuga. De regresar a Alemania, ya no sería posible su extradición. Consultada por DW, Myrna Troncoso, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de Talca y Coordinadora Región del Maule, dice que nuevos familiares se están sumando a la querella: “Tenemos esperanza de que se concrete la extradición. Hasta en los momentos más complejos en nuestra lucha por verdad y justicia hemos confiado en la justicia”.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios