Municipalidad: Puerto de Ideas "no pudo alcanzar" estándar de Viña del Mar

Municipalidad: Puerto de Ideas “no pudo alcanzar” estándar de Viña del Mar

La administración de la alcaldesa Macarena Ripamonti achacó falencias a la organización del festival. Gerente de Puerto de Ideas acusó veto motivado en actitud "antisemita".

La Municipalidad de Viña del Mar afirmó que la organización de Puerto de Ideas carece del “estándar” para trabajar en conjunto. Ello, luego de que el gerente del festival, Sergio Silva, denunciara un veto asociado a una actitud “antisemita”.

Originalmente, la producción buscó extender a la Ciudad Jardín sus actividades culturales, que hace una década se desarrollan en Valparaíso. Sin embargo, la administración de la alcaldesa Macarena Ripamonti (RD) descartó tal posibilidad.

Silva atribuyó la negativa a la asesora Camila Brito, integrante de la coordinación ejecutiva del municipio. Según la versión del ejecutivo, la funcionaria vetó el festival porque “a ellos los financia la embajada de Israel”.

A través de un comunicado de prensa de la municipalidad sobre Puerto de Ideas, pronunciarse sobre la acusación. “El trabajo realizado debe ser en un marco serio, profesional y ajustado a derecho, estándar que dicha organización (Puerto de Ideas) no pudo alcanzar para trabajar junto a esta administración”, expuso.

Municipalidad vs. Puerto de Ideas

Desde Arlegui 777, explicaron que los inmuebles solicitados por el festival, el Teatro Municipal y el Palacio Vergara, no estaban disponibles. Según El Mercurio, la idea era llevar un concierto o una exposición del historiador chileno Rafael Sagredo.

La producción “se comunicó en cuatro oportunidades con diferentes unidades del municipio para realizar una charla para 50 personas en inmueble municipal”, expuso el documento. “En las cuatro oportunidades, se le explicó que los inmuebles no estaban recepcionados”, agregó.

De acuerdo con el texto, se le informó a la organización que “no era posible realizar esa actividad” y que los edificios “no están aún recibiendo eventos”. Además, se le aclaró que las fechas “no congeniaban con las actividades programadas por el equipo interdisciplinario de eventos”.

Según el comunicado, el programa cultural de la Municipalidad de Viña del Mar viene organizado “desde hace meses”. De la misma manera, tiene los “permisos aprobados y espacios solicitados” por la comunidad y organizaciones.

La administración liderada por la alcaldesa Macarena Ripamonti complementó: “Estamos haciendo un riguroso trabajo para devolver las culturas a la comuna”. El objetivo es “generar instancias positivas para el desarrollo progresivo” para residentes y turistas. “Esa será siempre nuestra primera prioridad”, afirmó.

Rechazo transversal

La postura del municipio motivó la generalizada molestia de intelectuales consultados por The Clinic. Entre ellos, se cuentan premios nacionales, académicos, escritores y politólogos, entre otros.

“Lo sucedido es una vergüenza para la Municipalidad de Viña del Mar, y lo lamento mucho”, opinó la directora de la Academia Chilena de la Lengua y del Instituto de Chile, Adriana Valdés. Es un síntoma de la pequeñez y de la mezquindad que estamos viviendo”, dijo.

Para la también ensayista, “el antisemitismo viene desde los lugares más impensados. El antisemitismo es propio de sociedades enfermas, mezquinas”.

El escritor Rafael Gumucio comentó que “es realmente triste que la Municipalidad de Viña del Mar haya decidido no contar con ella (la actividad del festival) por una decisión absolutamente ciega”.

“No tengo nada a favor del gobierno actual de Israel, ahora negar su existencia como país es retroceder 80 años en el debate”, argumentó el también académico.

De acuerdo con el novelista Pablo Simonetti, “que una funcionaria municipal se niegue a recibir algunas de sus actividades en su comuna, porque entre los tantos apoyos que recibe está también el de la embajada de Israel, además de sectario, es de una ignorancia y una pequeñez supinas”.

Inmuebles no recepcionados

“Me parece una actitud deplorable. Ese es exactamente el Chile que no queremos, discriminatorio, prejuicioso”, complementó su colega Carla Guelfenbein.

Para el Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales (2009), Agustín Squella, “darle la espalda a Puerto de Ideas es darle la espalda a la cultura”.

“¿En eso estamos? Aquí hubo, cuando menos, descortesía y hasta una muestra más de la intolerancia de quienes creen que sus ideas, sus planteamientos, sus causas, son siempre las correctas”, sentenció el también convencional constituyente.

En palabras del artista visual Pablo Chiuminatto, “ni Viña del Mar ni Puerto Ideas merecen este inusitado portazo en las narices, este gesto destemplado y totalitario”.

“Lo grave es que estas decisiones, más allá de las razones particulares de esta ocasión, en la práctica son el ejercicio patente de la censura”, apuntó.

El profesor, conductor de radio y director de la Editorial Universidad de Valparaíso Cristian Warnken manifestó que “ni Viña del Mar ni Puerto Ideas merecen este inusitado portazo en las narices, este gesto destemplado y totalitario”.

A su vez, el economista y politólogo Iván Weissman subrayó sobre el quiebre de la municipalidad con Puerto de Ideas que el episodio “muestra lo peor del nuevo progresismo. Un progresismo antiprogreso. Es como una versión sudaca del Talibán”.

Reacciones en Viña

La concejala Antonia Scarella (UDI) exigió “dar una explicación. Para la representante, la negativa por un motivo personal, va absolutamente en contra del buen actuar”.

La gremialista expresó a La Tercera que “uno no puede poner sus juicios personales por delante de las decisiones que afectan a una ciudad completa. La decisión de Brito, recalcó, “no corresponde en lo absoluto”.

Scarella anunció una moción en la próximo sesión del concejo. Su objetivo es que la alcaldesa Ripamonti “explique el tenor de lo argumentado”.

Su colega René Lues (DC) comentó que “uno puede ser crítico, pero eso no significa que una actividad de este estilo no se pueda realizar”. Por lo mismo, tildó la actitud de Brito como “limitada”.


Volver al home

The Clinic Newsletter
Comentarios