Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

19 de febrero de 2022

Ricardo Montero (PS) y las primeras votaciones de normas en el Pleno de la CC: “La Constitución se va a acercar mucho más a un contrato social”

Ricardo Montero

El convencional del Colectivo Socialista justifica esa afirmación sosteniendo que el texto que están redactando se aleja de una “Constitución en su sentido clásico y académico, de un conjunto de normas, perfectamente sistematizada y armónicas”. En esta entrevista, Ricardo Montero se muestra abierto a las críticas y asegura que “estamos poniendo en práctica lo que se ha diagnosticado hace mucho tiempo”.

Por

El avance de esta semana en la Convención dejó listas dos votaciones en general y dos en particular, con lo que se empezaron a incluir las primeras normas que estarán en la propuesta de Constitución que se entregue para julio.

Las jornadas de deliberación y votación de normas para la nueva Constitución han sido frenéticas e intensas; y aún quedan varios pasos: son 7 comisiones que presentarán, aproximadamente, dos o tres informes cada una. Y esos informes se deben votar en general y particular para que las normas recién pasen a la propuesta de nueva Constitución.

En medio de esas extensas jornadas, a la hora de almuerzo del viernes 18, el convencional del Colectivo Socialista, Ricardo Montero, atiende a The Clinic para hacer su evaluación del comienzo de la recta final en que la Convención redactará una nueva Constitución y sus normas.

-Desde esta semana en adelante, a la Convención le tocará trabajar en jornadas frenéticas y muy extensas, como las que ya han tenido. ¿Van a poder aguantar ese ritmo de aquí a julio?

-Efectivamente, el ritmo ha sido muy intenso. Particularmente esta semana que ha sido todos los días muy intensos hasta altas horas de la madrugada y levantándose muy temprano para coordinar el trabajo del día. Pero también he de considerar que éste es un proceso que nosotros mismos nos dimos y que nunca ha sido ejecutado. Entonces, esta semana es la primera vez que se ejecuta la parte final del proceso, que son las votaciones en el pleno. Se viene una parte de mucha intensidad en que no vamos a parar hasta el final y eso es evidente. Pero también creo que se puede optimizar el proceso y hacerlo de forma eficiente.

«Entendemos que vamos a tener que adaptar el cronograma, que vamos a tener que optimizar la forma de trabajo. Pero nuestro objetivo es cumplir con ese plazo».

-Considerando todas las comisiones que faltan más el proceso de armonización de normas para la nueva Constitución, ¿cree que va a alcanzar el tiempo para entregar un texto en el plazo final?

-Bueno, el plazo es claro y el cronograma que nosotros nos dimos también es claro. Se puede ir adaptando el cronograma, pero el plazo final está establecido para el 4 de julio. Nosotros trabajamos todos los días para poder cumplir ese plazo. Entendemos que vamos a tener que adaptar el cronograma, que vamos a tener que optimizar la forma de trabajo. Pero nuestro objetivo es cumplir con ese plazo. Nosotros tenemos un mandato popular respecto a ese plazo que tenemos que cumplir.

-¿Ni siquiera reconsiderarían pedir más plazo si fuese necesario para mejorar el texto?

-Yo no me pongo en ese escenario. Yo confío en que vamos a llegar con una Constitución completa en el plazo que está establecido. Ahora estamos viendo la parte final. Con eso vamos a tener el proceso completo de creación de normas y eso nos va a permitir ordenarnos de mejor forma y hacer todas las adecuaciones procedimentales que sean necesarias para poder cumplir con ese plazo.

-Efectivamente el proceso ya está en su fase final, incluso con algunas normas aprobadas íntegramente ¿Cómo describiría la Constitución que, hasta ahora, se está armando?

-La forma en que estamos construyendo esto es realmente revolucionaria, en el sentido de que es única en la historia de la humanidad. Es paritaria, es considerando integración de pueblos originarios y tiene una diversidad y representación popular que es única y muy potente. A lo mejor no le va a gustar mucho a los académicos, pero yo creo que este resultado del proceso va a ser más cercano a un contrato social que a una Constitución en su sentido clásico y académico, de un conjunto de normas, perfectamente sistematizadas y armónicas que, por lo demás, nunca es así. Pero creo que la Constitución se va a acercar mucho más a un contrato social. Creo que eso puede ser positivo. Es una nueva forma de ver esta norma de convivencia.

-Todo lo que se está aprobando puede ser difícil de entender. ¿Cómo debe comunicar la Convención el trabajo que está haciendo de cara al plebiscito de salida?

-Hay que ir explicando que esto es como una casa que se va construyendo por pedazos. Si uno ve una ventana, por otro lado ve una puerta, después ve algunos ladrillos o unas tejas, uno no se imagina que por separado son una casa. Pero de a poco uno va construyendo los cimientos, las paredes y al final termina con el techo y los detalles.

«Acá está pasando lo mismo, tuvimos una discusión en comisión, que son de mayoría, ahora pasamos al Pleno, donde son por 2/3, y de a poco ya empezaron a fluir y entrar las normas. Nosotros recibimos más de 1200 normas y la mayoría no va a entrar de forma directa. Creo que de a poco esto va a ir tomando más forma y va a ir haciendo más sentido. Hay que recordar que todas las normas que pasan a esta propuesta constitucional, luego entran a un período de armonización. Va a haber un grupo de 40 constituyentes analizando inconsistencias y darle una forma más armónica al conjunto de normas.

«Por fin toda la teoría que llevamos hablando décadas, en la que hemos trabajado por años, hoy día toma una cara visible, que es la aprobación de normas a través de una asamblea popular».

-¿Cómo evalúa la primera semana de debates y votación de iniciativas en el Pleno?

-Creo que es muy emocionante. Por fin toda la teoría que llevamos hablando décadas, en la que hemos trabajado por años, hoy día toma una cara visible, que es la aprobación de normas a través de una asamblea popular… o una Convención Constitucional, para que nadie se ponga nervioso. Entonces, creo que es muy emocionante que el proyecto esté dando frutos tangibles. Esa es una muy buena señal. Por el otro lado, está el tema de la evaluación. Como este proceso es nuevo y único, hay que evaluarlo y adaptarlo permanentemente, y creo que vamos a poder optimizarlo bastante bien en los próximos días y cada Pleno debería ser mejor que el anterior.

«Como Colectivo Socialista estamos absolutamente cuadrados en respaldar el Pluralismo Jurídico (…) Pero hay ciertas cosas a mejorar».

-El jueves 17, con votos de su colectivo, se rechazó el artículo 2 de Sistemas de Justicia, sobre tener una justicia Nacional y otra indígena. ¿Que se debe modificar de esa norma para contar con su aprobación?

-A ver, lo primero es que la palabra rechazar es muy fuerte. Pero, en este caso, si una norma tiene mayoría y se rechaza, vuelve a la comisión y eso es indicador de que hay cosas que hay que mejorar. Como Colectivo Socialista estamos absolutamente cuadrados en respaldar el Pluralismo Jurídico, por eso aprobamos el principio de Pluralismo Jurídico. Pero juntos, con miembros de otros colectivos, concordamos que hay ciertas cosas a mejorar. Como establecer una instancia superior común, que puede ser la Corte de Apelaciones o la Corte Suprema y ajustar otros detalles. Entonces, manteniendo la base y respaldando totalmente el Pluralismo Jurídico, creemos que se puede sacar una mejor norma.

-¿Cuál es la política de alianzas del Colectivo Socialista en este proceso de votación?

-Nosotros tenemos una responsabilidad y una convicción respecto a las normas. Nosotros estamos llegando a un momento en que hay que evaluar la calidad del texto constitucional. Entonces es un primer análisis que nosotros hacemos como colectivo: cual es la calidad del texto que tenemos que votar. Tenemos que ver cómo nos podemos articular con la mayor cantidad de fuerzas que estén de acuerdo con las normas que estamos aprobando o rechazando. En el caso de aprobar, que tengamos 103 votos y que podamos sumarnos a eso. En el caso de rechazar, hay dos opciones: una es ver cómo podemos mejorar la norma o desechar normas que creemos que no deben estar dentro de la Constitución. Pero siempre vamos a estar por las alianzas más amplias para aprobar normas que permitan transformaciones sociales profundas, pero que a la vez sean viables.

-A pesar de que las normas se han aprobado por 2/3, que fue el quórum que tanto defendieron, en la derecha siguen criticando la mayoría de las normas aprobadas. ¿Cómo evalúa la participación de ese sector en este proceso?

-Varios comentaron que se habían declarado en estado de reflexión, pero después se desdijeron. Espero que todos los grupos que tengan un mandato popular y representación, ejerzan su trabajo hasta el último día. Ese trabajo tiene que ser de buena fe y también respetando sus convicciones. Acá ante todo está la democracia y las personas que están integrando esta Convención tienen el legítimo derecho democrático a manifestarse, con respeto, dentro de sus ideas. Mi invitación es que lleguemos todos hasta el final de este proceso y presentando las propuestas que queremos. Y, por cierto, todas las personas que quieran trabajar por una nueva Constitución que nos dé confianza, que nos respete y que dé transformaciones sociales profundas, son bienvenidas. No hay límites de personas o partidos. Los que quieran sumarse a este proyecto colectivo tienen que ser bienvenidos. 103 votos es muchísimo y hay principios comunes de una Constitución que deberían ser transversales a todas las personas, independiente de sus preferencias políticas.

-¿Usted ve a la derecha sumándose a esas transformaciones?

-No, yo veo que hay varias derechas y cada una de las derechas hay que calificarlas de acuerdo a su actuar y de acuerdo a su votación. Sería muy injusto de mi parte calificar a la derecha como un grupo uniforme que actúa siempre de la misma forma. Yo creo que hay un grupo que ha tratado de integrarse más y de entrar en diálogo. Hay otro grupo que está un poco más distante y hay un grupo más pequeño dentro de la derecha que ha estado desde un inicio en contra del proceso.

-Durante este mes vimos opiniones de parte de figuras del nuevo gobierno respecto de la Convención, como Giorgio Jackson y el mismo Presidente Gabrie Boric. ¿Cuál debería ser el nivel de injerencia del nuevo gobierno en relación a la Convención?

-Injerencia creo que no debe tener. Aquí hay dos órganos que tienen labores distintas, uno es el Poder Ejecutivo, que tiene que conducir al Estado, y otro es la Convención Constitucional que tiene por mandato proponer una nueva Constitución. Pero yo me desmarco un poco de la gente que anda sensible. Esta es una Convención de todas y todos, y con respeto, todo el mundo tiene derecho a opinar. Yo no tengo problemas con las opiniones respecto al proceso, siempre y cuando se hagan con respeto. Este tiene que ser un proceso participativo y de cara a la ciudadanía, así que los comentarios a mi juicio son bienvenidos, y las críticas también. Tenemos que estar abiertos a que la opinión pública nos haga notar nuestros errores y las cosas que tenemos que mejorar. Esta es una Convención que está creando una constitución para todas las personas que habitan el territorio nacional. Nosotros no podemos estar tan sensibles de que todos los comentarios nos molesten.

-Ya está aprobado el Estado Regional y Plurinacional como normas de la nueva Constitución. ¿Cómo nos vamos a diferenciar de un Estado Federal?

-Es evidente que la propuesta no es un Estado Federal. A mí sí me alegra que avancemos hacia un Estado Regional, Plurinacional e Intercultural. Creo que estamos poniendo en práctica lo que se ha diagnosticado hace mucho tiempo. La forma de avanzar y las herramienta están en discusión, pero de ahí a plantear que van a haber varias regiones absolutamente autónomas, con independencia de todo nivel, no es así. Hay que ver cómo podemos ir afinando la propuesta.

“Por ejemplo, las asambleas territoriales se cayeron en la votaciones en general, entonces hay que ver cómo podemos delegar cierta capacidad normativa a las regiones, manteniendo por cierto una legislación macro nacional. Hay que ver cómo podemos entregarle atribuciones económicas más claras, entendiendo que hay riesgo en materia de deuda y de unidad fiscal. Entonces, creo que es un desafío que tiene que ser escalonado. Pero se abre la puerta a través de esta definición de Estado Regional y Plurinacional a seguir avanzando en la descentralización. El Estado Regional que se está aprobando sigue garantizando la unidad del Estado, sin lugar a duda, pero abre un camino que necesitamos transitar”.

-¿Y cuál es su postura sobre las asambleas legislativas regionales, qué atribuciones deben tener?

-Esta es la discusión que estamos teniendo ahora, yo creo que tiene que haber un marco normativo general. Creo que la legislación tiene que estar radicada en la Cámara Popular y en una asamblea territorial que represente precisamente las regiones en su conjunto y hay que ir avanzando en normas específicas que puedan darse las mismas regiones para adaptar leyes, para ir profundizando en ciertos temas, para tomar algunas decisiones. Ahí hay un campo amplio para avanzar. Pero hay que armar la orgánica de la regulación pensando en un nivel nacional y en un nivel regional y también en un nivel comunal, pero tiene que ser parte de un mismo diseño.

Si uno diseña por separado, se producen contradicciones y termina perjudicando. Y en ese sentido, nosotros hemos defendido con convicción que es esencial en un proceso de descentralización y de regionalización que exista una asamblea, una Cámara, que represente en su conjunto a las regiones. Por eso hemos propuesto una asamblea regional, una asamblea territorial que sea integrada por exactamente el mismo número de representantes de acuerdo a cada una de las regiones. Y eso permite equilibrar un poco la Cámara popular que es la cámara proporcional al número de habitantes y puedan equilibrar el número de habitantes que tiene una región, pero también el peso específico que le corresponde a cada una de ellas”.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario