Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

12 de marzo de 2022

Construir en conjunto, reparar heridas y bajar las expectativas: cinco claves para descifrar el mensaje inicial del Presidente Boric

Construir en conjunto Agencia Uno

En su primera alocución como Mandatario, Gabriel Boric hizo referencias simbólicas a diversos temas que ocuparon un rol central en el inicio de su gobierno: reconocer desde el inicio las dificultades, posicionar su lugar en la historia y apuntar al desarrollo del proceso constituyente como factor determinante de su administración. Aquí, dos académicos analizan con The Clinic las claves del primer mensaje del Presidente.

Por

Frente a los centenares de personas congregadas en la Plaza de la Constitución, Gabriel Boric dirigió su primer discurso hacia el país como flamante Presidente. Fiel a su estilo de hacer política, la alocución contó con numerosos elementos simbólicos en los que se refirió tanto a la Historia de Chile, como a diversos grupos postergados de la sociedad.

Así, en medio de ovaciones que a ratos se volvían en consignas tipo Gabriel, amigo, el pueblo está contigo”, un Presidente Boric evidentemente emocionado fijó los primeros lineamientos de su mandato, en el cual recibe a un país aquejado por diferentes crisis: económica, política, migratoria, sanitaria.

En este sentido, para mirar con lupa este hito republicano que comenzó la mañana del viernes 11 de Marzo con un desayuno en la residencia presidencial de Cerro Castillo en Viña del Mar, y que terminó con el Mandatario entrando a La Moneda acompañado de la Primera Dama, Irina Karamanos, es que profundizamos en las claves del discurso con el que Boric consagró el inicio de su gestión.

Llamado a abrazarse: “una demanda a la salud mental”

La unidad fue uno de los conceptos centrales en el discurso del Presidente Gabriel Boric. Esto, ya que en numerosas ocasiones hizo referencia a la ciudadanía como actor de su proyecto político. “El pueblo de Chile es protagónico en este proceso”, dijo con cierto dejo de épica. 

Asimismo, desde el balcón de La Moneda, Boric dijo que “como Presidente de Chile y nuestro gabinete, no le haremos el quite a los problemas. Vamos a explicar, vamos a hablar con ustedes para contarles el por qué de nuestras decisiones”, prometió.

Ese ámbito es valorado por el académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UDP, Claudio Fuentes. “Ese llamado es interesante en términos de que este es un colectivo que depende de otros actores y que la ciudadanía se involucre. Esos elementos son importantes para marcar una agenda que no tiene un momento fácil en la economía y en la política. Va a requerir bajar expectativas, pero también involucrar a la ciudadanía en el proceso”, afirma el cientista político.

Con todo, uno de los ejes centrales del discurso de Boric en lo que a unidad respecta, fueron las reiteraciones que hizo el Presidente para fomentar el encuentro entre los ciudadanos. “En Chile no sobra nadie. La democracia la construimos juntos y la vida que soñamos sólo puede nacer de la convivencia, el diálogo, la democracia, la colaboración y no la exclusión”, reflexionó el Presidente.

Para Fuentes, este aspecto constituye uno de los puntos altos del mensaje presidencial. “Lo más interesante es cuando se sale de libreto y captura la necesidad de que la gente se quiera, se abrace. Toda esa parte emotiva la logró muy bien, porque acá hay una demanda al tema de la salud mental”, sostiene el académico.

“El venir saliendo de una situación traumática y encontrarse con un líder que se acerca a la gente y que rompe protocolos, lo logra muy bien”, añade el docente.

“Hay un marco social que impide eso, porque el neoliberalismo destruyó las instituciones que permitían el encuentro social y el diálogo, aunque sea a combos”, afirma al respecto Mario Álvarez, profesor del doctorado de comunicaciones de la Universidad Austral y de La Frontera, quien también interpreta esto en términos del discurso que el Presidente consolidó en la segunda vuelta de la carrera presidencial.

“Las sociedades no pueden vivir permanentemente en esto, probablemente él está tratando de conectar con eso, que es algo muy amarillo. Probablemente la gente está pidiendo un nivel de amarillismo alto, que fue con lo que ganó en segunda vuelta”, remata el académico.

Justicia en DD.HH. “Va a ser juzgado por esa promesa”

Otro de los puntos que más hizo eco entre sus adherentes, fue cuando se refirió a los traumas recientes de la historia del país.

“Chile sólo en un puñado de años ha debido atravesar terremotos, catástrofes, crisis, convulsiones, una Pandemia mundial y violaciones a los Derechos Humanos que nunca más se repetirán en nuestro país”, enumeró Boric.

En ese sentido, el Mandatario hizo hincapié en la necesidad que tendrá su gobierno de “reparar las heridas que quedaron del Estallido Social”. Ante esto, Boric se refirió a las 139 querellas por Ley de Seguridad del Estado que retiraron este jueves 10 de Marzo, los ministerios del Interior y de Justicia, según informó el nuevo gobierno a través de un comunicado.

Según Claudio Fuentes, esa promesa del Presidente también se enmarca en una que el Estado arrastra desde la dictadura cívico-militar: el esclarecimiento de la verdad respecto a los detenidos desaparecidos. “Eso va a ser muy relevante y se enmarca en lo que él argumenta respecto de seguir buscando a los detenidos desaparecidos, calificar qué pasó con la violencia en las protestas del Estallido, son parte de sus promesas”.

En esa línea, Mario Álvarez considera de vital importancia para el gobierno entrante el compromiso del Presidente Boric para hacer justicia ante las violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en la Revuelta.

“Él (Boric) lo prometió y va a ser juzgado por esa promesa. Finalmente, la Concertación se cae por corrupción y por su banalización de las violaciones a los DD.HH. cuando va a buscar a Pinochet a Londres. Eso no se puede repetir, la Concertación no volvió más después de eso. Esa es la promesa más importante que puede dejar este gobierno; juzgar a un gobernante por violaciones a los DD.HH”, pondera el académico.

“Boric siempre se ha sentido heredero de un proceso”

Con todo, es un hecho bien conocido que el Presidente Gabriel Boric es un asiduo lector de la historia de Chile. Por esto mismo, simbolismos que hicieron referencia a sus antecesores no faltaron en su discurso.

Esto pudo notarse desde su arribo a La Moneda, donde antes de entrar a Palacio, se desvió para hacer una suerte de reverencia ante la estatua del ex Presidente Salvador Allende, ubicada a un costado oriente de la Plaza de la Constitución.

En su discurso, el Presidente afirmó: “no partimos de cero, Chile tiene una larga historia y hoy día este día nos inserta en esa historia larga de nuestra República”, antes de comenzar a enumerar a un grupo de Mandatarios del pasado lejano y reciente: José Manuel Balmaceda, Pedro Aguirre Cerda, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende, Patricio Aylwin y Michelle Bachelet.

“Boric siempre se ha sentido heredero de un proceso. No quiere verse como parte de una historia breve, sino de una historia larga de luchas sociales”, comenta Fuentes. 

“Lo que está haciendo es tratar de mostrar que esta es una historia larga y que va lento, pero con un objetivo y dirección clara. Por eso va a saludar a Allende y hace el cierre vinculado a las grandes alamedas”, afirma el cientista político, haciendo referencia a la cita final del discurso de Allende: “de nuevo, compatriotas, abriendo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, el hombre y la mujer libre, para construir una sociedad mejor”, expresó Boric.

“Desde la segunda vuelta ha estado bajando las expectativas”

No obstante la épica con la que comenzó su mandato, el Presidente se mostró consciente de que este contará con importantes dificultades.

“Quiero decirles que vamos a vivir tiempos desafiantes y tremendamente complejos. La Pandemia sigue su curso con un saldo de dolor y pérdida de vidas que nos va a acompañar por mucho tiempo”, dijo el Presidente. Asimismo, reconoció que “sabemos que la economía sigue resentida y que el país necesita ponerse de pie”.

Mario Álvarez, interpreta esto como una muestra más del tipo de liderazgo que propone el Mandatario. “Cada vez que entramos a una pega nueva, como que tratamos de manejar las expectativas. Si uno mira para atrás, todos decían lo mismo. Me imagino que Patricio Aylwin pensaba que en cualquier momento podía haber otro Golpe, pero lo veo como algo muy humano. Probablemente, la expectativa más grande que tiene la gente es que esta cuestión se calme y estemos tranquilos”, dice el docente de la U. La Frontera y U. Austral.

En tanto, Claudio Fuentes interpreta ese reconocimiento de las dificultades de la realidad nacional e internacional en la misma clave que el propio Presidente ha seguido desde el inicio de la segunda vuelta presidencial.

“Desde la segunda vuelta ha estado bajando las expectativas. Ha enfatizado en distintas intervenciones que tiene que negociar con la derecha, que no tiene un escenario político o económico favorable. Bajó las expectativas respecto de la reforma de Carabineros, también las expectativas económicas al nombrar a Marcel (ministro de Hacienda)”, afirma el académico, quien también ve en este realismo del Presidente como una forma más estable de consolidar su proyecto político.

“Está en una línea de no inflar expectativa y plantearlo con realismo porque tiene una visión, pero tiene que ir paso a paso”, finaliza Fuentes.

“Si no se aprueba la nueva Constitución, no puede seguir gobernando” 

Respecto a los principales desafíos que vive el país, el Presidente hizo referencia a la crisis migratoria que afecta principalmente al norte. También aludió a la violencia en la Araucanía, y en términos institucionales, al Proceso Constituyente.

Así, respecto a la crisis migratoria, el Mandatario habló de la necesidad de contar con una cooperación internacional. “Vamos a retomar el control de nuestras fronteras y trabajaremos juntos con nuestros países hermanos para abordar de manera colectiva las dificultades que conlleva el éxodo de miles de seres humanos”, dijo, para rematar con “no nos olvidemos nunca que somos seres humanos, por favor”.

Claudio Fuentes relaciona esta alusión directamente con los invitados internacionales que asistieron a la asunción de Gabriel Boric. “Hizo un llamado a los otros países, cuyos mandatarios están acá. Hay una conciencia de la necesidad de articular soluciones”, sostiene el docente UDP.

“También es interesante que haya enfatizado que esas personas que están llegando tienen derechos y son humanas y que hay que tratarlos como tal. Por lo tanto, no hay una expectativa desmedida de anuncios rimbombantes, creo que fue bien cauto para lo que viene este año”, agrega Fuentes sobre la materia.

En tanto, respecto a la violencia que se vive en la Macrozona Sur, el Presidente fijo líneas claras sobre la relación que tendrá el pueblo Mapuche con el Estado de Chile. “El reconocimiento a existir de un pueblo, con todo lo que eso implica, será nuestro objetivo y el camino será el diálogo, la paz, el derecho y la empatía con todas las víctimas”, dijo.

Así, el académico UDP analiza esta parte del discurso del Presidente en aras de la complejidad de la situación. “En el caso de la Araucanía dijo que hay que recuperar las confianzas, no hizo ningún anuncio distinto. Va a ir muy cautelosamente porque sabe que es un conflicto muy complejo”, asegura Fuentes.

Respecto al Proceso Constituyente, el Presidente comprometió el respaldo de su gobierno al texto constitucional que emane de la Convención. “Necesitamos una Constitución que nos una que nazca en democracia de manera paritaria, con participación de los pueblos indígenas. Una Constitución que sea para todos y no para unos pocos”, dijo el Presidente ante sus adherentes.

Mario Álvarez, en tanto, lee este compromiso en términos de cuánto depende la suerte del gobierno de Boric del devenir de la Convención Constitucional en el Plebiscito de Salida. 

“Si no se aprueba la nueva Constitución es un fracaso, no puede seguir gobernando y punto. Hay que pensar que uno puede decir que toda la votación de Boric irá a aprobar la nueva Constitución, para mí eso está claro. Pero él tiene que salir a buscar más votos, porque ahora tiene que ganar en un Plebiscito con voto obligatorio”, previene el académico.

También puedes leer: Gabriel Boric: el “Presidente de los pueblos” que jubiló la Transición en un cambio de mando cargado de símbolos


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Notas relacionadas