Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

28 de julio de 2022

Pepe Auth: «Boric ha sido el gran factor de contención de la ola del Rechazo»

Se ha intensificado el gallito de fuerzas entre el Apruebo y el Rechazo. La irrupción del Presidente movió el tablero. “Boric le quitó hierro a la elección”, afirma Pepe Auth al explicar que su jugada “desdramatizó” la elección del 4 de septiembre.

Por

Pepe Auth es el hombre de los pronósticos electorales. Ha sido diputado y, hasta antes de renunciar, fue un dirigente gravitante en el PPD.

Se soltó del partido y comenzó un camino más en solitario. Lo que nunca ha abandonado es su habilidad para navegar en el universo de las cifras que dictan las encuestas.

Desde los años 90 que viene analizando los escenarios políticos y es casi un rito hacer proyecciones de quién gana y quién pierde en cada una de las elecciones que se han realizado. Ahora, de cara al plebiscito del próximo 4 de septiembre, Pepe Auth ya tiene cartilla de resultados: dice que el Rechazo va a ganar, pero que la contienda será estrecha. Muy estrecha.

Desde su expertiz como sociólogo y político, Auth cree que la jugada del Presidente Boric –de abrir un nuevo proceso constituyente si es que gana el Rechazo- frenó el crecimiento de esa opción y le dio un nuevo aire al Apruebo.

-Desde marzo, el Rechazo venía sostenidamente al alza. Las nuevas encuestas muestran un ajuste. ¿Está cambiando esa tendencia?

-Nunca he pensado que el triunfo del Rechazo es inexorable. Sigue siendo lo más probable, pero claramente se están estrechando las distancias. Pero esto era esperable. Las cifras estaban siendo demasiado abultadas. Se hablaba de un 60-40. Y la verdad es que, al menos para mí, el resultado del plebiscito va a ser estrecho, con distancia de  5 a 7 puntos máximo. Lo natural es que en la medida que te vayas acercando al momento de la elección, las cifras se ajusten.

Nunca he pensado que el triunfo del Rechazo es inexorable. Sigue siendo lo más probable, pero claramente se están estrechando las distancias. Pero esto era esperable. Las cifras estaban siendo demasiado abultadas».

-La decisión del Presidente Boric de abrir un nuevo proceso constituyente si es que gana el Rechazo, ¿contribuyó a cambiar la tendencia o es muy pronto para saberlo?

-La decisión del Presidente Boric de participar protagónicamente, ha tenido un efecto directo. Lo hizo en un momento en que el Apruebo corría el riesgo del descalabro. Boric detiene ese flujo, galvaniza sus tropas y recupera el estado de ánimo que es muy decisivo en estas elecciones.

-O sea, ¿él cambió el escenario?

-Lo que hizo fue cambiar el enfoque. Pasó de una postura en que se decía “la Convención se defiende”, que era muy minoritario, casi marginal,  a decirle a la gente: “Mire, mejor reformemos el texto desde el Apruebo y la carga se arregla en el camino”.

-Sin embargo, tú crees que el Rechazo se va a imponer. ¿Por qué?

-Creo que, hasta ahora, sigue arriba. Pero esta elección va a tener incertidumbre hasta el final. Fundamentalmente, porque no hay un foso psicológico que separe el Apruebo del Rechazo. O sea, entre un ciudadano descontento y decepcionado con la Convención pero que, sin embargo aprueba, y otro ciudadano que está igualmente descontento, pero que opta por el Rechazo, hay sólo milímetros de distancia.

No hay un foso psicológico que separe el Apruebo del Rechazo. O sea, entre un ciudadano descontento y decepcionado con la Convención pero que, sin embargo aprueba, y otro ciudadano que está igualmente descontento, pero que opta por el Rechazo, hay sólo milímetros de distancia».

-¿No hay razones de fondo entre uno y otro?

-Los estudios muestran que no. Que alguien se puede levantar en la mañana aprobando y terminar en la noche rechazando o al revés. Por lo tanto, allí donde había un foso lleno de cocodrillos entre ambas opciones, hoy día hay un puente que puede ser recorrido ida y vuelta, varias veces. Eso produce la incertidumbre. Perfectamente hay un segmento que podría ir y venir hasta el mismo 4 de septiembre.

-Entonces, ¿de qué va a depender?

-Va a depender de los distintos estímulos que se vaya presentando hasta el día del plebiscito. Lo que es seguro es que la elección va a ser estrecha. Hace mucho tiempo que no teníamos una campaña con resultado tan incierto como la que viene.

-¿Qué pasó que una decisión tan de fondo se convirtió en algo tan líquido? ¿Se diluyeron las posturas más marcadas?

-Exacto. Se empequeñeció brutalmente la fracción que cree que el Apruebo significa una cosa revolucionaria. Eso será un 10 o un 15 por ciento a lo más. Y, por otro lado, la fracción mayoritaria de los que van por el Apruebo dicen: “bueno, hay que aprobar porque es mejor corregir desde ahí”. Pero lo que ha sido decisivo es que el Presidente tomó una decisión. Boric le quitó hierro a la elección.

-¿Qué quiere decir eso?

-Que el Presidente Boric desdramatizó la elección del plebiscito. Ya dejó de ser la disyuntiva de la Constitución de Pinochet versus la propuesta de la Convención.  Ahora, con su intervención, pasó a ser la elección entre la propuesta de esta Convención versus la propuesta de una nueva Convención. ¡Qué dramatismo tiene, entonces!  Hay que elegir entre dos Convenciones…

El Presidente Boric desdramatizó la elección del plebiscito. Ya dejó de ser la disyuntiva de la Constitución de Pinochet versus la propuesta de la Convención.  Ahora, con su intervención, pasó a ser la elección entre la propuesta de esta Convención versus la propuesta de una nueva Convención».

EL FACTOR BORIC

-Boric hizo una apuesta al asumir ese rol. Hoy es el gran activo del Apruebo. ¿Pero qué riesgos corre?

-El Presidente está mostrando que es un muy buen político. Es intrépido. Ha sido capaz de imponer un diseño y una estrategia a su propio sector. El Apruebo estaba dividido, tensionado. Boric los ordenó y se puso el Apruebo sobre sus hombros y construyó la unidad en torno a esa opción.

-¿La cuenta a pagar puede ser alta si es que gana el Rechazo, o no?

-Tiene un riesgo: Boric terminó por convertir la elección del 4 de septiembre en un  plebiscito a su gestión. Y al día de hoy al menos, ese plebiscito lo pierde. Hay más gente en desacuerdo con la forma en que se ha conducido el gobierno que gente que lo apoye. Pero aún así, creo que él eligió ser responsable por acción y no por omisión. Yo concuerdo con esa decisión.

-¿Aunque el riesgo implique condicionar los 3 años y medio que le quedan para seguir gobernando?

-Es que aunque gane el Rechazo, Boric no pierde. Él va a ser el conductor del proceso de todas maneras. Lo que necesita es asegurar el mejor resultado posible. Si gana, mucho mejor. Pero si pierde va a perder luchando y con un 45 ó 46 %.

«Es que aunque gane el Rechazo, Boric no pierde. Él va a ser el conductor del proceso de todas maneras. Lo que necesita es asegurar el mejor resultado posible. Si gana, mucho mejor».

-Entonces, ¿también sería una estrategia para mantener su liderazgo?

-Si Boric logra un buen resultado –cualquier porcentaje por sobre el 45% es bueno- va a liderar la próxima etapa. O sea, gane o pierda el Rechazo, el Presidente va a tener la fuerza y la legitimidad suficiente para seguir liderando el proceso constituyente. Y si consigue llevarlo a buen término, cosa que no pudo hacerlo esta Convención, se abre una nueva y preciosa oportunidad que será liderada de punta a cabo por el Presidente Boric.

-¿Eso sería en la perspectiva de que el gobierno recupere aprobación ciudadana?

-Es que son cifras que están muy vinculadas. Es muy difícil que si el Apruebo llega a un 46%, el gobierno no se aproxime a ese mismo porcentaje. De hecho, el Apruebo sube en la encuesta Cadem básicamente porque sube la aprobación al gobierno. Así de juntas van.

EL PUENTE

-Mirando los datos, el pulso ciudadano. ¿Qué será lo que leyó Boric que tomó la decisión de mantener vivo el proceso constituyente si es que se impone el Rechazo?

-Creo que el Presidente vio los mismos datos que he visto yo y que se muestran en los focus group. A la gente le da una lata feroz repetir el proceso. Claro, quiere una nueva Constitución, pero no partir todo de nuevo. Entonces, seguramente, él desarrolló su postura a partir de esa sensación ciudadana. Y buscó el voto resignación ya que el voto entusiasmo parece diluido.

-¿Y qué más dicen los focus?

-Bueno, que hay un segmento que puede ir y venir (el puente y no el foso) y que entonces un feriado inesperado, un bono de invierno, una visita a un colegio, son cosas que van conformando un clima. Y obviamente el regalo que le hizo el Rechazo a Boric fue poner a Kast en escena.  Miel sobre hojuelas. Es un regalo que, de algún modo, reprodujo la contienda de la segunda vuelta. Y eso es un bálsamo para el Apruebo.

Y obviamente el regalo que le hizo el Rechazo a Boric fue poner a Kast en escena.  Miel sobre hojuelas. Es un regalo que, de algún modo, reprodujo la contienda de la segunda vuelta. Y eso es un bálsamo para el Apruebo».

-¿Hoy se ve más alineado el Apruebo?

-Hasta hace poco, la disciplina del Rechazo había sido mayor que la disciplina del Apruebo. Eso ha cambiado en los últimos días. El Rechazo mostró sus peores caras y el Apruebo logró esconder las suyas. Falta por ver cómo sigue la campaña. Obviamente, los portadores del mensaje en la franja van a ser muy importantes. Por ejemplo, ¿quiénes van a estar en la franja los pueblos originarios?, ¿con qué discurso? Y al frente, ¿van a aparecer los republicanos? ¿Kast estará en la franja?

La crisis económica, la inseguridad ciudadana, ¿cómo impacta esa cotidaneidad en el resultado del plebiscito?

-Todo eso es incidente. La delincuencia, la violencia y la inseguridad generan un clima más favorable al Rechazo que al Apruebo. Por ejemplo, los overoles blancos, obviamente que alimentan el Rechazo. En  la medida que crece la sensación de descontrol del orden público, por supuesto que el Apruebo pierde fuerza.  Si crece, esa sensación juega en contra.

-¿Y la crisis económica?

-No veo modificaciones sustantivas de aquí a  seis semanas más. Muy probablemente, las cifras se va a mantener. Aquí, lo que viene es una reafirmación de los ejércitos propios. Galvanización de las tropas del Apruebo  y viceversa.

-Quedan menos de seis semanas, ¿hay algo que podría mover la aguja hacia un lado u otro?

-En la medida que los grupos radicales de la Convención y los de la ultra derecha adquieran protagonismo, pueden ser incidentes también. Y aquí pongo a los radicales políticos y a los radicales étnicos.

-¿En el sentido de que puedan polarizar?

-Más que nada pensando en que uno de los principales problemas de la Convención fue su poca vocación de mayoría.  Hay una percepción amplia de que con la propuesta constitucional, se pasaron varios pueblos. La demanda era un reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y de interculturalidad. Pero la propuesta que hicieron es extremadamente radical. Eso genera mucha resistencia.

Hay una percepción amplia de que con la propuesta constitucional, se pasaron varios pueblos. La demanda era un reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y de interculturalidad. Pero la propuesta que hicieron es extremadamente radical. Eso genera mucha resistencia».

-¿Eso esta testeado?

-Sí. Es el factor principal en los sectores más vulnerables. Ellos son los que más compiten por empleo, por justicia, por acceso y oportunidades. Yo lo viví como diputado. Una persona estaba muy molesta porque la hija de su vecina tenía una hija que estaba estudiando con una beca de la Conadi. En vez de una alegría, generaba irritación. En el fondo, el chileno es envidioso… 

¿EL PS TOMA EL CONTROL?

-El 5 de septiembre, el Presidente también tendrá que administrar las fisuras de sus dos coaliciones. ¿Con quiénes va a gobernar ese proceso? ¿Con el PS o con los comunistas y el Frente Amplio?

-No creo que haya una disyuntiva tan dramática.  Esta es una cuestión de énfasis y de hegemonías más que de pertenencias. Yo conozco bien a los comunistas. Ellos no van a salir del gobierno. Les gusta gobernar y no sé si el 90 o el 95% del comité central del PC, hoy está en cargos de gobierno o similares. Pero el principal problema de Boric es que su coalición de base es frágil. Como es un pacto reciente, no tiene transversalidad ni amistad cívica. No había cuajado “Apruebo dignidad” cuando ganaron el gobierno.

-Y se le sumó una segunda coalición que también es nueva y no hay complicidades antiguas…

-Claro, también es una coalición incipiente. Se unió el mundo de la ex Concertación, pero desgajada de la DC. Y en esa configuración, lo que vale es el Partido Socialista. El PPD va cuesta abajo en la rodada y los radicales son, en términos médicos, como el apéndice. Por lo tanto, creo que cualquiera sea el resultado, la hegemonía se va a desplazar al PS  partir del 5 de septiembre.

En esa configuración, lo que vale es el Partido Socialista. El PPD va cuesta abajo en la rodada y los radicales son, en términos médicos, como el apéndice. Por lo tanto, creo que cualquiera sea el resultado, la hegemonía se va a desplazar al PS  partir del 5 de septiembre».

-¿Y en qué lugar quedaría el mundo del Frene Amplio?

-El Frente Amplio necesita a Boric más que Boric a ellos. Por lo tanto, el FA lo va a seguir. Saben que si quieren consolidarse como una fuerza política de futuro, tienen que tener éxito en el gobierno. Y cuidado, venimos de cuatro elecciones sucesivas donde ha ganado la oposición al gobierno de turno. Así le pasó a Piñera 1, a Bachelet 2 y Piñera. Todos entregaron la banda a quien era de la oposición. Eso ya se convirtió en una constante. Romper esa inercia va a ser muy difícil. Por lo tanto, si el FA no tiene éxito en su primera incursión gubernamental, es difícil que vuelva muy pronto.

LAGOS. BACHELET

-Mirando las oscilaciones de las últimas semanas, ¿qué significó la irrupción de Ricardo Lagos?

-Las resoluciones inesperadas, siempre son las que más inciden. Lagos tuvo un impacto importante en el sentido de que igualó la opción del Apruebo con la opción del Rechazo. En la práctica liberó a los suyos si es que, por convicción, querían rechazar. Pero lo más importante es que, aunque él no dijo “apruebo”, sí instaló que se apruebe o se rechace el nuevo texto constitucional, igual el proceso continúa.

-O sea, ¿Lagos pavimentó un camino que después siguió Boric?

-Probablemente lo terminó de convencer que el software de defensa de la Convención versus la Constitución del 80, no flotaba. Por lo tanto, en Boric cuajó la idea de que si se quedaba en la defensa de la Convención, estaban irremisiblemente perdidos. Segundo, Lagos marcó que efectivamente el gobierno tenía que ponerse en la hipótesis del triunfo del Rechazo. Y tres, que el Presidente Boric tenía que dar alguna señal de que iba a haber reformas después del plebiscito.

-Y ahí hay un punto en disputa. Porque algunos senadores como Ricardo Lagos Weber consideran que habría que establecer qué cambios se harían y otros se oponen…

-Claro, me imagino que el Presidente Boric quisiera ir más allá, pero ahí sí que su coalición se tensiona de manera muy brutal. Precisar ahora los cambios es lo más razonable desde el punto de vista de la estrategia. Si Boric entregara ahora un catalogo de compromisos que se van a reformar después del plebiscito, podría incidir fuertemente en la elección, pero con eso se quiebra la coalición.

Precisar ahora los cambios es lo más razonable desde el punto de vista de la estrategia. Si Boric entregara ahora un catalogo de compromisos que se van a reformar después del plebiscito, podría incidir fuertemente en la elección, pero con eso se quiebra la coalición».

-¿Así de dramático?

-Bueno, por algo dijo que se pusieran de acuerdo después de la elección.

-En esa línea, ¿Bachelet también ha sido un factor determinante?

Como te decía, los que inciden son los apoyos inesperados. En ese sentido, lo de Lagos fue más determinante. Ahora, en este puente, en este vaivén que circula en estas dos direcciones y en que la gente dirime, obviamente que Michelle Bachelet tiene importancia, pero Boric y su cambio de estrategia han sido ha sido el gran factor de contención de esta ola del Rechazo .

-Sin embargo, hay quienes dicen que el gobierno debe ampliar su base de apoyo y que con el bacheletismo podría sellar una alianza estratégica…

-Creo que es más actor el Partido Socialista. Ellos son los que están llamados a cumplir un rol determinante en la segunda etapa de ampliación del gobierno.

-El hecho de que el gran actor sea Gabriel Boric, más que su equipo de gobierno o sus partidos, ¿no lo afecta?

-Es que no fue tan distinto con Lagos y con Bachelet. Es decir, figuras que excedieron a su coalición, que no tenían un diálogo particularmente fluido con sus partidos…

-Bueno, Sebastián Piñera tampoco tenía relación fluida con sus partidos.

-La diferencia es que Piñera fue presa de su coalición. En su primer gobierno reculó en cuestiones claves. Y al final, capituló. Boric no va a capitular frente a las presiones de su coalición. De pronto aparece como encarcelado, pero yo creo que él tiene una vocación libertaria que lo va a llevar a romper esos barrotes y a forzar a los otros a seguir sus decisiones.

Notas relacionadas

Deja tu comentario