Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

22 de Octubre de 2022

Sylvia Eyzaguirre, investigadora CEP: «No condicionaría el acuerdo por una nueva Constitución con las políticas que haga el gobierno»

Agencia UNO

La doctora en Filosofía y ex candidata a constituyente por Chile Vamos, asegura que a tres años del Estallido Social "uno podría decir que Chile no está mejor". Además, sobre las negociaciones constitucionales que se desarrollan en el Congreso, emplaza a su sector a no confundirlo con la agenda legislativa que intenta impulsar La Moneda: "De lo contrario, no vamos a avanzar en ninguno de los dos", advierte en entrevista con The Clinic.

Por

En una semana marcada por el tercer aniversario del Estallido Social, se vieron transversales intentos de por articular intepretaciones sobre qué significó para el país este hito histórico. En esa línea, la investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP) y doctora en Filosofía, Sylvia Eyzaguirre, sostiene que “uno podría decir que Chile no está mejor”.

“Viendo los pronósticos económicos para los próximos meses y el 2023, además de cómo se han incrementado los crímenes de robos con violencia y el narcotráfico, podríamos decir que en esos términos, de seguridad y económicos, estamos peor”, profundiza en conversación con The Clinic.

La académica ha sido una voz relevante en la centro derecha durante los últimos años. Participó en el gobierno de Sebastián Piñera como miembro del Consejo Asesor Ministerial del Ministerio de Ciencia. después fue candidata a la Convención Constituyente, y finalizó el año pasado en calidad de vocera de las campañas de Sebastián Sichel –en primera vuelta– y de José Antonio Kast en el balotaje.

A partir de aquella experiencia del pasado inmediato, proyecta los significados que han tenido estos tres años desde la Revuelta del 18O, y analiza el Proceso Constituyente cuyas negociaciones fueron suspendidas a mitad de semana.

“La trampa ha sido hacernos creer que no podemos tener mejores pensiones porque la actual Constitución lo impide”

¿Qué evaluación hace de estos últimos tres años, desde el Estallido hasta el presente?

-Han habido algunos avances. Creo que en temas de pensiones, el fortalecimiento del Pilar Solidario fue una buena noticia y hoy día las personas vulnerables tienen mejores pensiones: fue un avance en el gobierno de Sebastián Piñera. Pero claramente todavía estamos al debe en las demandas ciudadanas, tales como una mejor educación, un mejor sistema de salud o más recursos para la protección de nuestra naturaleza. 

A su juicio, ¿no se han satisfecho las demandas que surgieron en la Revuelta?

-Para responder a las demandas que la ciudadanía tiene se requieren recursos que se obtienen a través del progreso económico y la recaudación de impuestos, pero pareciera ser que este gobierno sólo ha considerado el segundo instrumento y no ha considerado que si no progresamos económicamente, poco podemos recaudar hoy día enfrentados a un escenario complejo. 

Por otra parte, se requiere una modernización del Estado para que realmente los recursos lleguen a las personas: políticas públicas y un Estado ágil y moderno. Eso se logra con gestión y con una economía pujante, no con una nueva Constitución. Me parece que la trampa ha sido hacernos creer que no podemos tener una mejor educación, salud, o pensiones, porque la actual Constitución lo impide y eso es falso. 

Eso no quita que podamos hacer un Proceso Constituyente para tener un nuevo texto constitucional. Es importante desde el punto de vista simbólico, pero la Constitución no está impidiendo tener mejores prestaciones en salud, en educación, pensiones o vivienda.

“Viendo los pronósticos económicos para los próximos meses y el 2023, además de cómo se han incrementado los crímenes de robos con violencia y el narcotráfico, podríamos decir que en esos términos, de seguridad y económicos, estamos peor”

¿Es “simbólica” la idea de una nueva Constitución?

-Por supuesto que tiene una dimensión simbólica, pero también cumple objetivos claves, por lo menos en lo que respecta a sistema político. Actualmente, éste no conversa con el sistema electoral y ha producido fragmentación, polarización e ingobernabilidad. Eso es urgente corregirlo.

También tiene que ver con una señal de cuál tiene que ser el convenio entre el Estado y la ciudadanía, lo que tiene que ver con los derechos sociales. Además, hay una deuda histórica con los pueblos originarios.

“Es un error negociar para tener un nuevo órgano constituyente con temas del gobierno”

-En la línea de lo “simbólico”, ¿da lo mismo que el artículo 1 de una nueva Carta Fundamental se establezca que Chile sea un “Estado Social y Democrático de Derecho”?

-Yo preferiría que no hiciera mención ni al Estado Subsidiario ni al Estado Social y Democrático de Derecho. Prefiero mucho más algo neutro, pero entiendo que para muchos grupos es importante. En ese sentido, si hay una mayoría que lo desea, creo que está bien que esté.

Las negociaciones han estado trabadas y Chile Vamos ha puesto altas exigencias por diversas materias: la renuncia de Nicolás Valenzuela al directorio del Metro condicionado al presupuesto del ministerio de Transportes, la agenda del aborto en los bordes constitucionales. ¿No dificulta eso la posibilidad de un acuerdo en materia constitucional?

-Es un error negociar o acordar las condiciones para tener un nuevo órgano constituyente para redactar la Constitución con los temas que tienen que ver con el gobierno. Son asuntos distintos que responden a lógicas distintas, y por ende yo no condicionaría el acuerdo por una nueva Constitución con las políticas que haga el gobierno.

No confundiría estos dos planos, porque de lo contrario no vamos a avanzar en ninguno de los dos.

“Yo preferiría que no hiciera mención ni al Estado Subsidiario ni al Estado Social y Democrático de Derecho. Prefiero mucho más algo neutro”

-Más allá de la coyuntura, ¿debe una nueva Carta Magna canalizar todas las demandas que están en el debate público?

-Uno de los factores críticos en el Estallido Social fue la crisis política que vivimos. Es decir, el sistema político no está pudiendo responder a las demandas de la ciudadanía. Es importante mejorarlo hacia uno que tenga legitimidad, representación pero, sobre todo, que permita la gobernabilidad.

Quiero ser súper clara: tenemos que avanzar en una nueva Constitución, pero las demandas ciudadanas en Pensiones, Salud, Vivienda y Educación no se resuelven sólo con eso; es tarea del Poder Ejecutivo. Eso es lo que ha hecho Chile en los últimos 30 años: el país ha reducido la pobreza de un 50% a cerca de un 10% y ha logrado avanzar.

“(Boric) dejó descontentos a todos”

-¿Qué le pareció el mensaje del Presidente Boric en el último 18-O?

-No sé si era adecuado que el Presidente hablara el 18 de octubre. Se expuso, y su discurso fue ambivalente. Trató de satisfacer, de no ser “octubrista”, pero al mismo tiempo de dar señales a su sector, lo que dejó descontentos a todos. Por lo tanto, no fue una buena idea hablar ese día, institucionalizándolo y dándole un carácter político. No cumplió ningún propósito positivo. 

“Es un error negociar o acordar las condiciones para tener un nuevo órgano constituyente para redactar la Constitución con los temas que tienen que ver con el gobierno. Son asuntos distintos que responden a lógicas distintas”

Superado el 18-O y un Proceso Constituyente en pausa; ¿cuáles deberían ser las prioridades del Ejecutivo?

-Los dos temas prioritarios tienen que ver con seguridad y economía. Por una parte, cómo hacemos frente a la crisis económica que se avecina, cómo protegemos los puestos de trabajo y ayudamos a las personas fortaleciendo nuestra economía y el desarrollo del país. 

Por otro otro lado, es relevante luchar contra la delincuencia y el narcotráfico para entregar mayor seguridad a las personas. Son los dos temas claves hoy día en el contexto nacional, y a eso se deberia abocar con todo el Ejecutivo. 


Notas relacionadas

Deja tu comentario