Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

8 de Noviembre de 2022

Diputado Rubén Oyarzo y quiebre en la bancada PDG por presidencia de la Cámara: “Hubo agresiones con mentiras y sacando a la familia, cosas de una bajeza tremenda”

Rubén Oyarzo PDG Agencia UNO

El diputado Oyarzo aborda las esquirlas que dejó en el comité parlamentario del Partido de la Gente, tras participar de las enrevesadas negociaciones con la oposición para hacerse de la presidencia de la Cámara. En ese sentido, acusa que su colega de bancada, Víctor Pino, “negoció para sus intereses propios y no los intereses del partido”. “Hubo un problema de ambición en querer llegar a la testera", agregó a The Clinic

Por

La elección de la nueva mesa directiva de la Cámara dejó en evidencia un quiebre en la interna del Partido de la Gente (PDG), colectividad que ingresó al Congreso enfatizando que no pertenece ni a la izquierda ni a la derecha. En este sentido, se propuso constituirse como un puente entre el oficialismo y la oposición.

Recién ingresados al Congreso, de hecho, suscribieron un pacto administrativo con el oficialismo para repartirse la conducción de la Cámara durante los próximos cuatro años. Sin embargo, la postulación de la diputada Karol Cariola como candidata del PC a presidir la corporación, tal como establecía dicho acuerdo, aceleró el quiebre de este entendimiento.

Así, se levantó el nombre del diputado Víctor Pino (PDG) en un nuevo pacto, pero ahora con la oposición. Algo que ayer sufrió varias complicaciones de último momento, haciendo que se cayera esta postulación, siendo reemplazado posteriormente por Miguel Ángel Calisto (DC)

De todos modos, lo que quedó en plena evidencia fue la fractura en el PDG: tres diputados de la bancada (Rubén Oyarzo, Karen Medina y Francisco Pulgar) votaron por el oficialismo -Vlado Mirosevic-, mientras que otros tres miembros votaron por Calisto (Yovana Ahumada, Víctor Pino, Gloria Naveillán) En tanto, el diputado Enrique Lee votó en blanco y Gaspar Rivas declinó participar de este proceso.

Para abordar este quiebre, que fue confirmado a través de un comunicado por parte de la directiva del PDG, The Clinic contactó al diputado Oyarzo, quien incluso fue acusado por su colega Naveillán de negociar puestos de gobierno para su familia, mientras que otras figuras del PDG como Pedro Gubernatti, imputaron una presunta traición.

“(Víctor Pino) solamente negoció para sus intereses propios y no los intereses del partido ni de la bancada”.

-¿A qué se debe que a sólo un año de formarse el partido, y a ocho meses de conformar su primera bancada de diputados, se produzca un quiebre en el PDG?

-Este quiebre de la bancada se debe a una mala negociación donde el negociador era juez y parte de este tema y que solamente negoció para sus intereses propios y no los intereses del partido ni de la bancada. Lamentablemente, acá se han hecho mal las cosas. Aquí hay un quiebre que tenemos que solucionar y que intentamos hasta último minuto poder solucionarlo y votar en bloque, sin resultado positivo. 

Y además, lamentablemente posterior a la votación, hubo agresiones dentro de la misma bancada con mentiras y sacando a la familia, cosas de una bajeza tremenda que no corresponde y que de verdad, a mí por lo menos, me da vergüenza. 

Estos problemas son constantes y en las bancadas siempre se dan. Pero la bajeza de ir a mentir al podio de El Pensador -lugar de la Cámara donde los diputados hacen sus puntos de prensa ante cámaras, flashes y micrófonos-, diciendo que mi señora trabaja en el gobierno o que estábamos pidiendo un cargo en el gobierno, siendo que mi señora lleva más de cinco años en la parte privada, es una falacia del porte de un crucero: mi señora trabaja en agencia de turismo.

-Se refiere a la diputada Gloria Naveillán…

-Por algo se salió de la UDI, por algo la sacaron de Republicanos y bueno, ahora vemos lo que pasa acá. Yo por lo menos la voy a llevar al Comité de Ética porque a mí no me gustan las mentiras, y menos que se metan con mi familia. Ella cruzó una línea y yo voy a hacerme respetar.

-Naveillán es independiente, pero integra la bancada del PDG. ¿Intentará sacarla de este comité parlamentario?

-Yo creo que voy a pedir sacarla de la bancada. Y tengo entendido que el diputado Pulgar también, lo mismo la diputada Medina y el diputado Rivas que también está molesto por esta situación.

-¿Cuál es la situación del diputado Pino quien es, finalmente, el centro del conflicto? ¿Se disculpó o le dio explicaciones a la bancada por cómo se hicieron las cosas?

-Lo último que conversamos fue hasta un minuto antes de entrar al Hemiciclo, y no hay disculpa: no se quiso bajar. De hecho, a él lo bajó la derecha a último minuto dentro del Hemiciclo y no avisó a la bancada siquiera. 

Aquí hay que ser franco y decir las cosas como son. La derecha sale diciendo que el diputado Pino se bajó y eso es mentira, porque ni siquiera él avisó. Nosotros hasta último minuto le pedimos que se bajara o que cambiáramos el nombre, y él no quiso.

-Es decir, ¿dentro del Hemiciclo recién se decidió que fuera Miguel Ángel Calisto el candidato?

-Incluso era Joanna Pérez al principio y después cambiaron el nombre a Calisto, todo a última hora.

-¿Cuál es su opinión de todo este proceso, pensando que el PDG se preciaba de ser un partido que venía a hacer política de una forma distinta a la tradicional?

-Me parece que son crisis normales que viven los partidos nuevos; esto lo tenemos que arreglar, tenemos que conversar. Tenemos que alinearlos y poder tomar una postura de una vez por todas de qué es lo que queremos. ¿Queremos trabajar para la gente o queremos trabajar por cuotas de poder?

“En Twitter estaban diciendo que yo soy evangélico, y yo no soy evangélico: soy cristiano. De esos cristianos que se confirman y nunca más van a misa”.

-En redes sociales se habla mucho de una disputa religiosa en todo esto, de que finalmente el nombre de Pino se cae por ser mormón…

-Eso es súper chistoso porque en Twitter estaban diciendo que yo soy evangélico, y yo no soy evangélico: soy cristiano. De esos cristianos que se confirman y nunca más van a misa.

“Imagínate si el PDG hubiera estado comandando esa mesa, ¡nos estarían haciendo bolsa! Yo lo que hice fue salvar al PDG de un bochorno”.

-Pero más allá de los rumores, hay un grupo de diputados que sí son evangélicos, sobre todo en Renovación Nacional. ¿Fue factor la religión en esta elección?

-No creo. Lo que pasó fue que el diputado Víctor Pino no abarcaba todo el espectro político para lograr la mayoría, no lo lograba ni siquiera en la bancada. Entonces, lamentablemente el diputado Víctor Pino debería haber dado un paso al costado, haber sido un un hombre noble, y que todos votáramos en bloque. 

La postura mía es salvar al PDG de una crisis. Imagínate en este minuto la mesa está siendo cuestionada, hay hasta gritos contra la mesa. Imagínate si el PDG hubiera estado comandando esa mesa, ¡nos estarían haciendo bolsa! Yo lo que hice fue salvar al PDG de un bochorno.

“Hubo un problema de ambición (del PDG) en querer llegar a la testera”

-O sea, ¿su análisis es que comandar la Cámara de Diputadas y Diputados era un cacho?

-Obviamente. Era un fierro caliente que nadie quería tomar y se lo querían pasar al PDG.

-Y ustedes en su minuto sí lo querían tomar, por algo se produjo el quiebre…

-El PDG, inocentemente, en un minuto quiso tomar el puesto, pero no tenía ni las condiciones ni la experiencia. Aquí hay que ser realistas, el PDG es un partido que tiene recién un año y que hace sólo ocho meses tiene bancada. No tenemos experiencia política, estamos aprendiendo y haciendo cosas bien… para qué mancharlo con algo tan crítico como dirigir la Cámara en un momento complejo que estamos viviendo como país.

“Hubo un problema de ambición en querer llegar a la testera.”.

-¿A qué se debió entonces? ¿Sólo a la inocencia o hubo ambición?

-Sí, hubo un problema de ambición en querer llegar a la testera.

-Desde el círculo de amigos de Franco Parisi, principalmente Pedro Gubernatti, lo trataron a usted como “traicionero”. ¿Qué se responde a esas acusaciones?

-Lo encuentro lamentable y pobre: caemos en la vieja política, caemos en lo mismo que criticamos. Me parece que en vez de cuidarnos entre nosotros, estamos cayendo en la vieja política. Este es un partido de centro que siempre dijimos que podíamos dialogar con la izquierda y con la derecha y que no tenemos problemas en ese sentido.

Aquí siempre se ha querido encasillar al PDG y, lamentablemente, quienes no queremos encasillarnos en un lado u otro, se nos acusa fuertemente. Y es por eso que lamento las declaraciones de Pedro Gubernatti, pero en realidad él es un militante más como muchos, que no conocen la historia completa acá. Lo lamento por él.

“Él (Parisi) puede tener liderazgo y sabe que lo tiene. Pero de ahí a creer tener autoridad sobre la bancada de diputados y sobre cómo votamos, no tiene esa autoridad”.

-Franco Parisi fue contrario a apoyar a Karol Cariola y al pacto oficialista. ¿Tiene realmente liderazgo él en el PDG o la bancada de diputados no lo escucha?

-O sea, él puede tener liderazgo y sabe que lo tiene. Pero de ahí a creer tener autoridad sobre la bancada de diputados y sobre cómo votamos, no tiene esa autoridad.

-¿Puede el PDG ser un partido bisagra si, finalmente, no se ponen de acuerdo ni siquiera entre ustedes?

-Vamos a ser un partido bisagra y lo vamos a solucionar. Esto es un problema momentáneo, hay temas más importantes que una disputa de poder. Tenemos que centrarnos en la urgencia ciudadana como la seguridad, la migración, la inflación, el alto costo de la vida, las listas de espera en Salud.

-Más allá de los problemas con Víctor Pino: ¿hay una resistencia suya de fondo en pactar con la derecha?

-Es que en la bancada ni siquiera fue propuesto votar por un diputado de derecha. No se presentó esa propuesta, porque habían intereses propios.

Notas relacionadas

Deja tu comentario