Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

6 de Diciembre de 2022

Cristina Fernández de Kirchner es condenada a 6 años de prisión por corrupción

La vicepresidenta argentina también fue inhabilitada de por vida para ejercer cargos públicos.

Por Deutsche Welle

En el llamado caso Vialidad, la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, fue condenada este martes 6 de diciembre a seis años de prisión en un juicio por irregularidades en la concesión de obras viales a favor del empresario Lázaro Báez durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015). Sin embargo, fue absuelta de los cargos por presunta asociación ilícita.

Al dictar sentencia en un juicio que se había iniciado en mayo de 2019, el Tribunal Oral Federal 2 de Buenos Aires también condenó a la expresidenta a la pena de inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Kirchner, de 69 años, fue hallada culpable de “administración fraudulenta” en perjuicio del Estado en el otorgamiento de obras viales en la provincia de Santa Cruz (Patagonia), su cuna política.

La pena dispuesta para Fernández es menor a la de 12 años de cárcel que había solicitado en agosto pasado la fiscalía en los alegatos finales de este proceso.

Además de condenar a Cristina Fernández de Kirchner, el tribunal también impuso una pena de 6 años de prisión para Lázaro Báez, el exsecretario de Obras Públicas, José López, y el extitular de la Dirección Nacional de Vialidad, Nelson Periotti.

El tribunal oral también ordenó decomisar los efectos del delito, que consisten en una suma de 84.835 millones de pesos (482 millones de dólares).

La expresidenta, quien en principio goza de inmunidad hasta diciembre de 2023 en razón de su cargo en el gobierno, tiene el derecho de recurrir la sentencia ante tribunales superiores.

Los fueros de Fernández de Kirchner y sus seguras apelaciones la preservan de ir a prisión mientras no haya sentencia firme de la Corte Suprema. La vicepresidenta aún no revela sus intenciones ante las elecciones generales de 2023.

“Está claro que la idea era condenarme, como finalmente hoy lo hicieron”, aseguró la vicepresidenta.

“De acuerdo a la Constitución, yo no tengo el manejo de las leyes ni del presupuesto, que son aprobados por diputados y legisladores”, afirmó la imputada.

“Lo curioso además es que dicen que el delito lo cometí a través de la sanción de leyes, y en la ejecución y administración del presupuesto de la nación sobre obras ejecutadas en la provincia de Santa Cruz yo no legislo”, agregó.

Notas relacionadas

Deja tu comentario