Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Virales

24 de Enero de 2023

«Me llena más que ganarme mil pesos»: la historia detrás de la foto viral que muestra arriendo de sillas para esperar en la eterna fila del Registro Civil

Capturas @Danitza_Rojas_S/TVN

Si bien algunas personas bromearon con la situación apuntando a que "el emprendimiento no conoce limites", el hombre detrás de esto sacó aplausos por el acto solidario que también incluye su iniciativa.

Por The Clinic

Una llamativa historia se dio a conocer en Antofagasta, luego de que una persona decidiera comenzar a arrendar sillas en las afueras del Registro Civil para los usuarios que esperaban en la fila.

La situación se viralizó en redes sociales generando varias reacciones, en las que comentaban la iniciativa del hombre que llegaba en la madrugada para ofrecer el servicio.

“Me enviaron esta foto de hoy (16 de enero) a las 05:30 horas en las afueras del Registro Civil de Antofagasta”, señaló una usuaria en redes sociales.

Junto al mensaje, la mujer adjuntó una fotografía en la que se podía ver una serie de bancos colocados en la vereda con un cartel que decía: “Se arrienda. $1.000”.

Así, la publicación se llenó rápidamente de comentarios con personas que bromearon con el hecho. “A quien madruga, puede arrendar asientos” o “el emprendimiento no conoce limites”, fueron algunas de las reacciones.

(Si no puedes ver la imagen, haz clic en este enlace)

La historia detrás del arriendo de sillas en el Registro Civil

Sin embargo, detrás de esta llamativa iniciativa existe una historia que también incluye un acto solidario por parte de quien realizó este emprendimiento.

Se trata de un hombre identificado como Eduardo Araya que llega todos los días hasta las afueras del recinto para instalarse.

En conversación con el matinal Buenos Días a Todos de TVN el hombre relató que la idea surgió un día que llegó justamente al Registro Civil cerca de las 3:00 de la madrugada para hacer el trámite de renovar su cédula de identidad.

“Haciendo la fila de pie y con ganas de tomarme un café, no había donde comprar. Le comenté a mi hermano que sería bueno venir temprano, en la madrugada (…) Al otro día vine con un termo, café y vendimos todo”, partió señalando.

Asimismo, contó que al darse cuenta del buen resultado que tenía su emprendimiento “después me percaté que la gente estaba de pie cansada. Se sentaba en el suelo”.

En ese momento pensó en llevar las sillas al Registro Civil por dos motivos: “Uno para ayudar y otro para hacer unos ingresos más”. Si bien los asientos los arrienda a solo mil pesos, el hombre mantiene una iniciativa en que no le cobra a niños, niñas, adultos mayores o embarazadas.

“Vi una señora embarazada, súper cansada y, si Dios me ayuda, que acción más hermosa de ofrecerle gratis un asiento a la señora, a una abuelita también”, comentó al respecto Eduardo Araya.

“También a los niños que llegan cansados a las cinco de la mañana, con sueño. Yo sé que a las madres les cuesta ganarse el dinero, entonces vienen con sus guaguas, con poco dinero, entonces gratis les ofrecí los asientos. Eso me llena más que ganarme mil pesos”, añadió el hombre.

Notas relacionadas

Deja tu comentario