Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo Animal

11 de Marzo de 2023

Murió Kiska, la orca «más solitaria del mundo»: esta fue su trágica historia marcada por el cautiverio

Captura

Separada de su familia en 1979, la hembra de 47 años tuvo una vida aislada de su entorno natural, lo que terminó afectando gravemente su bienestar físico y mental.

Por

Una triste historia llegó a su fin luego de que se informara la muerte de Kiska, una orca que se mantuvo en cautiverio gran parte de su vida pese a las protestas y solicitudes para que fuera liberada.

La hembra de 47 años incluso era conocida como “la orca más solitaria del mundo”. Esta se encontraba en el parque Marineland en Ontario (Canadá).

Según publicó New York Post, desde el recinto emitieron un comunicado en el que informaban de la muerte del animal que paso los últimos 12 años completamente aislada en dicho parque.

“El equipo de cuidado de mamíferos marinos y los expertos de Marineland hicieron todo lo posible para apoyar la comodidad de Kiska y lamentan su pérdida”, expresaron. Desde el recinto no precisaron la causa de muerte, pero recalcaron que su estado de salud había empeorado.

La historia de Kiska

El citado medio además recogió que la orca fue separada de su familia en 1979 cuando tenía tan solo tres años. En ese entonces la hembra vivía cerca de Islandia y terminó siendo llevada a una serie de acuarios.

En dicha oportunidad Kiska además fue traslada junto a otra orca, Keiko. Esta años más tarde se haría mundialmente conocida por protagonizar la película Free Willy (Liberen a Willy).

Las tragedias para Kiska sin embargo estuvieron lejos de terminar. Luego de pasar por diversos recintos llegó a un centro en las Cataratas del Niágara. En se lugar tuvo cinco crías las que, lamentablemente, terminaron muriendo al poco tiempo.

Si bien actualmente está prohibido tener ballenas y delfines en cautiverio, el parque Marineland obtuvo un permiso especial para cuidar a esta orca. En este contexto fue que se realizaron diversas manifestaciones en contra del parque para que liberaran al animal.

Incluso se realizó una campaña en la plataforma Change.org en que acusaban que las condiciones en que la mantenían la habían afectado gravemente en su bienestar físico y mental. “El cautiverio le ha dejado sin las habilidades necesarias para poder sobrevivir en el océano abierto”, añadieron.

Debido a esto, pedían que Kiska fuera trasladada a una instalación donde pudiera recibir mejores cuidados, como un santuario de ballenas.

La dramática situación de esta orca quedó en evidencia en una serie de registros. En estas imágenes se veía al animal golpear su cabeza y cuerpo en reiteradas ocasiones contra las paredes del estanque.

El parque Marineland además recibió varias denuncias por presuntos usos no autorizados de animales. Esto ya que habrían utilizado a delfines o ballenas con fines de entretenimiento, lo que estaba siendo investigado por las autoridades.

Temas relevantes

#canadá#Kiska#orca

Notas relacionadas

Deja tu comentario