Con una votación de 51 votos en contra y 43 a favor, la Cámara de Diputados rechazó hoy el informe de la comisión mixta de la Ley Hinzpeter o de Resguardo del Orden Público, y la mandaron a volar del Parlamento.

Así termina la tramitación de un proyecto emblemático del gobierno, impulsado cuando el ex hombre fuerte de La Moneda aún se encontraba como Ministro del Interior y altamente resistido por el movimiento estudiantil y casi la mayoría absoluta de las organizaciones sociales.

El senador electo y actual diputado PPD Felipe Harboe dijo que “un mal proyecto tuvo un mal final. Acá estamos en presencia de un mal proyecto”, según consigna La Tercera.

Lo siguió el DC Matías Walker, quien señaló que “este es un proyecto que cae en el populismo penal. No hay un solo profesor de derecho penal que haya venido a este Congreso Nacional a apoyar este proyecto, salvo el procesor Juan Domingo Acosta, que es asesor del gobierno”.

“Nosotros siempre vamos a estar disponible a legislar en serio respecto de los tres grandes temas de seguridad ciudadana que afectan a nuestro país, que son la violencia, el narcotráfico y las armas”, dijo el parlamentario por Coquimbo.

Tras la votación, los parlamentarios de la Alianza por Chile acusaron un bloqueo a la agenda legislativa del gobierno en los últimos meses de gestión. “La Concertación nos notificó por el diario que se viene un bloqueo legislativo. Me parece una muy mala medida (…) Acá hay una orden orquestada desde el comando de la nueva presidenta y eso me parece una muy mala señal”, dijo el diputado Cristián Monckeberg (RN).

El jefe de la bancada de la UDI, Gustavo Hasbún, agregó que “el bloqueo de esta agenda legislativa demuestra la falta de interés que tiene la Nueva Mayoría en proteger a quienes tienen que garantizar la seguridad de nuestro país”.

En tanto, el parlamentario UDI Arturo Squella advirtió que “ya queremos ver al próximo ministro del Interior del próximo gobierno de la presidenta Bachelet cuando se vea enfrentado a las manifestaciones que se van a generar cuando la gente se de cuenta de que la educación gratuita no es tan gratuita como se dijo en campaña, cuando se den cuenta de que las reformas constitucionales no van a resolver los problemas que se dijo que se iban a solucionar (…) Ahí se van a acodar de este proyecto de ley y de estas herramientas que bien les habría venido contar con ellas”.

Vea también: La agenda oculta de la Ley Hinzpeter