José Antonio Kast a1

 

“Ha sido muy complejo, una situación al nivel del caso Spiniak. Para la UDI ha sido tan duro como el asesinato de Jaime Guzmán, desde otra perspectiva. El que se cuestione a dirigentes relevantes en temas sensibles para la opinión pública es difícil”.

Con esas palabras, el diputado de la UDI, José Antonio Kast, se refirió al impacto profundo que ha tenido el caso Penta en el gremialismo, donde hay varios políticos de la tienda involucrados en el financiamiento irregular de campañas con dinero provenientes del holding de Carlos Délano y Carlos Lavín.

En entrevista con el Diario Financiero, Kast sostiene que “así como sufrimos el asesinato de Jaime Guzmán sufrimos el asesinato de imagen de nuestros dirigentes hoy, con un fundamento más real, porque hay una causa judicial y hay un sector importante de la izquierda que vio la oportunidad para sacar a la UDI del camino”, añadió el diputado.

El parlamentario reconoce que más allá de responsabilidades a título personal,  “que estén cuestionadas importantes figuras nuestras claramente afecta al partido como imagen, pero los partidos son mucho más que las personas y tenemos que seguir adelante”.

Asegura que su partido siempre ha sorteado las dificultades y que ésta no será la excepción.

“No tengo ningún problema en seguir trabajando, porque el trabajo que ha hecho la UDI en su historia es de cara a la gente, que se preocupa de las cosas esenciales como defender la libertad, el emprendimiento, el esfuerzo, el mérito”.

De todo modos, Kast dice que su partido ha sido objeto “de una crítica que va más allá de lo que estimábamos razonable por sectores que incurrían en las mismas acciones que nosotros”.

Las declaraciones de Kast se producen en un momento de tensión para el gremialismo, luego de que ayer el senador Hernán Larraín cuestionara el manejo de la directiva en torno al caso Penta y pidiera a Iván Moreira salir de la mesa.

“No veo yo que por decir la verdad tenga que estar congelando mi militancia cuando no tengo ninguna información de otra naturaleza”, dijo Moreira, quien hace un par de semana reconoció públicamente haber sido financiado de manera irregular por Penta.

Sobre las palabras de Larraín, dijo que “la directiva de la UDI, desde el primer momento sabe que mi cargo de vicepresidente ha estado a su disposición, por lo que la decisión les corresponde a ellos”.