cheque

Después de que parecía el negocio del siglo, o al menos de la década, siguen los reveses para la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, en medio de la investigación que sustancia la Fiscalía de O’Higgins por los terrenos que vendió en Machalí.

El fiscal Luis Toledo, quien tiene a cargo la investigación del caso Caval tras la denuncia que presentó ante el Ministerio Público semanas atrás RN, incautó el polémico cheque de $2 mil millones que había emitid la empresa Silca a la pyme Caval por las 44 hectáreas que parecen valer cada vez menos.

El documento se encontraba en la notaría de René Benavente Cash y era parte del pago de los $9.500 millones que otorgó el dueño de Silca, Hugo Silva, a Compagnon y su socio Mauricio Valero para comprarles los terrenos.

Mientras la semana pasada los abogados de Silca presentaron una querella por estafa contra la compañía, ayer trascendió que el fiscal Toledo incautó desde La Moneda el 6 de marzo pasado un computador portátil, un celular y correos electrónicos de Sebastián Dávalos mientras se desempeñaba como director sociocultural de La Moneda, cargo al que se vio obligado a renunciar una semana después de que la revista Qué Pasa con el artículo titulado “Un negocio Caval”.

La acción judicial de Silca, recoge La Tercera, fue presentada ante el Juzgado de Garantía de Rancagua y apunta “contra los representantes de Caval y todos quienes resulten responsables”. Además busca rescindir -es decir, dejar sin efecto- el contrato mediante el cual Silca le compró a Caval tres terrenos ubicados en la comuna de Machalí, en la Región de O’Higgins.

El empresario acusa que compró los terrenos con la promesa de que luego vendría un cambio en el suelo que le permitiría sacarle al negocio más provecho que Compagnon.

Fiscalía confirma que incautó la información con colaboración de La Moneda

“Se requirió la entrega al palacio de La Moneda porque él ya no prestaba servicios en ese lugar (…) la diligencia se realizó un día viernes 6 de marzo y efectivamente se desarrolló sin ningún inconveniente y logramos recabar los antecedentes que necesitábamos”, dijo durante la tarde el fiscal Toledo.

Respecto del cheque, confirmó la incautación del documento y aprovechó de explicar que la investigaciones están separadas; es decir, por una vía se sigue investigando las eventualidad de uso de información privilegiada y tráfico de influencia y por otro lado la querella por estafa que estará a cargo de otro fiscalde San Fernando, Javier von Bischoffshausen.

“Hay una querella por un delito de estafa, si se dan los presupuestos es posible que este proceso penal avance, y es posible que dentro de ese análisis se estime que esos antecedentes puestos por Silca Limitada, se estime que no constituyen los delitos señalados, por lo tanto esto esta en pausa para analizar los antecedentes, para evitar que este negocio continúe (…) Los cheques quedaron bajo orden judicial en poder del notario, con el fin de que se cautele su integridad”, dijo el persecutor.