Diciembre de 2013:
Se inicia el conflicto entre la Corporación de Fomento y SQM, la empresa minera no metálica más grande del mundo. Corfo lleva a arbitraje a SQM por diferencias en los contratos de arrendamiento en el Salar de Atacama.

2015:
Corfo solicita el término anticipado del contrato de arrendamiento y explotación con SQM en el Salar debido a “graves y reiterados incumplimientos en el pago de las rentas del Salar de Atacama”. SQM se defiende argumentando que ha cumplido con todas las obligaciones.

Julio Ponce Lerou deja la presidencia de SQM, en medio de investigaciones del Ministerio Público por aportes irregulares a políticos. El exyerno de Pinochet mantiene influencia en el directorio a través del grupo Pampa, principal accionista de la minera.

Octubre de 2017:
Luego de años de conflicto y arbitraje, Eduardo Bitrán insiste en que Corfo no llegará a un acuerdo con SQM a menos que “Julio Ponce Lerou pierda el control de la compañía”.

17 de enero 2018:
El mismo día en que el Papa cumplía su visita a Chile, se anuncia la firma de un acuerdo entre Corfo y SQM, por la explotación del parte del Salar de Atacama.

Entre otros puntos, el acuerdo contemplaba que:

– Aumento en la cuota de explotación de SQM hasta el año 2030 en casi tres veces respecto a la cantidad permitida en un acuerdo previo, suscrito a comienzos de los 90’. Con esto, SQM podría llegar a explotar hasta 2,2 millones de toneladas de Litio metálico equivalente (LME) hasta el vencimiento del acuerdo.

– El pago inmediato de $17,5 millones desde SQM a Corfo por concepto de “fin de arbitraje”.

– Se establecen aportes económicos a la región de Antofagasta (un 1,7% de las ventas totales de Atacama Salar) y a comunidades indígenas locales (entre $10 y $15 millones de USD por año).

– La conformación de un nuevo directorio “independiente”, a cargo de Alberto Salas, expresidente de la CPC. Julio Ponce Lerou y sus parientes de hasta segundo grado no podrán ocupar puestos en el directorio o filiales de la minera.

25 de enero 2018:
En enero de 2018, Eduardo Bitrán –quien aún era vicepresidente de Corfo- explicó ante la Cámara de Diputados que el acuerdo alcanzado entre las partes le permitiría al Estado recaudar 12 mil millones de dólares hasta 2030. “Es el mejor contrato del mundo y de la historia de Chile”, estimó Bitrán frente a los congresistas.

5 de junio:
El diario Pulso informa que Julio Ponce Lerou y su hermano, Eugenio, asumirán como asesores “estratégicos” de la compañía. Ambos tendrán oficinas en el mismo piso de la alta gerencia de la minera.

Sebastián Sichel, vicepresidente de Corfo y sucesor de Bitrán, reconoce que la redacción del acuerdo “se pudo haber hecho de mejor forma”. “Mirando hoy la redacción actual, tiene vacíos amplios (…) Hubo poco rigor jurídico en cómo se tomaron estas decisiones”, declaró.

6 de junio:
La Tercera PM da a conocer, revelando correos electrónicos, que Bitrán sí estaba enterado de la calidad de “asesores” que podrían adquirir los hermanos Ponce Lerou.

Bitrán respondería que, durante las negociaciones con SQM, se acordó de palabra que Julio Ponce no podría aceptar cargos de asesoría, pero que “se acordó no dejarlo por escrito para evitar que Julio Ponce Lerou pudiera aparecer en una situación de discriminación”.

La Cámara de Diputados crea Comisión Investigadora para ver “recabar antecedentes sobre los actos de los Gobiernos en relación con el origen, la adopción y la ejecución del citado acuerdo” entre Corfo y SQM.