Huelga en Delta Airlines: trabajadores denuncian multas por ir al baño y empresa los premia con helados cuando obtiene ganancias millonarias

Los 57 trabajadores del Call Center de Delta Airlines acaban de cumplir 50 días en huelga legal. Entre sus peticiones están las mejoras salariales y de las condiciones de trabajo. Denuncian acoso laboral y prácticas tan poco dignas como tener que pagar las horas que se ocupan yendo al baño. Además, alegan que la Inspección del Trabajo no ha hecho sino derivarlos a tribunales y que la ministra Evelyn Matthei les habría respondido en duros términos y les recomendó que se cambiaran de empresa si no les parecían las condiciones.


Hace exactamente 50 días que partió la huelga legal del sindicato de Delta Airlines. Se trata del primer sindicato formado en la empresa y reúne a 57 de los 120 trabajadores. Con un 100% de los votos decidieron, el pasado 18 de diciembre, comenzar la movilización. Sus principales motivaciones eran los aumentos salariales, ya que alegan que en los 12 años que la aerolínea lleva en Chile, no han reajustado los sueldos. Pero además de eso, denuncian denigrantes prácticas laborales, como estar constantemente vigilados por cámaras de seguridad, interrogatorios, tener que pedir permiso para ir al baño y pagar a fin de mes por el tiempo que excedan en el uso de éste.

Originalmente, el sindicato tenía un petitorio de 21 puntos, pero fueron reducidos a cinco: un aumento del 5% correspondiente al IPC más un 2%. Un incremento del bono de colación de 4mil a 6mil pesos. Un bono de movilización de 1.300 pesos diarios, equivalente a dos pasajes en transantiago diarios. Dos aguinaldos por un total de 120 mil pesos distribuidos en septiembre y diciembre. Y un bono por término de conflicto equivalente a tres remuneraciones brutas.

Según indican, la respuesta que han obtenido es que no se puede garantizar un incremento fijo, ya que esto estaría condicionado al margen de ganancias, el cual el año pasado alcanzó los 2.700 millones de dólares sólo en el departamento de reservas a nivel mundial, comentan en el sindicato. En esa ocasión, a modo de premiación, Delta ofreció pizza a sus empleados. El año anterior entregaron helados. El alza que el sindicato pide, correspondería a 66mil pesos por persona. Además, se han negado a los bonos, aguinaldos y al bono por término de conflicto, ya que esto no es una práctica que se utilice en Estados Unidos. Delta inicialmente ofreció un aumento del 2%, pero sumando también dos horas laborales semanales, pero luego de eso, aceptó mantener la jornada en 43 horas semanales y que el aumento no supere ese 2%.

Pidiendo permiso para hacer caca

Además de las mejoras salariales, el sindicato de Delta Airlines denuncia una serie de prácticas indignas de trabajo. Una de éstas es que deben pagar si se pasan en el tiempo de uso del baño: “cuando uno se para de su puesto tiene que colocar un cierto código en el teléfono que es el que lleva tus tiempos. A través de eso ellos pueden hacer la cuenta del tiempo exacto que estuviste fuera de tu puesto de trabajo y eso es lo que a fin de mes te cobran”, cuenta Gastón Galdames, un trabajador sindicalizado. Esto además los deja imposibilitados de postular a un aumento de sueldo del 2%. Esta situación incluso afecta a una mujer con más de siete meses de embarazo y a empleados que reciben tratamiento de quimioterapia.

No sólo eso, sino que también se debe avisar con anticipación si uno se encuentra mal del estómago para pedir autorización a extender sus tiempos en el baño, los que son descontados de los dos tiempos de descanso de 15 minutos: “hay que avisarle a su supervisor para que éste vea si te autorice. Tienes que informar que estás enfermo y ellos te autorizan a que te tomes tiempo adicional de tu tiempo de descanso para ir al baño”, recalca Gastón. Además son vigilados constantemente por cámaras de seguridad, las que consideran innecesarias ya que “ahí no se maneja dinero ni nada por el estilo”, dice Andrea Neira, Presidenta del sindicato.

También señalan que como parte de los beneficios que entrega la empresa, cuentan con una cierta cantidad de pasajes para poder viajar con su familia. Sin embargo, denuncian que aproximadamente una vez al año, llegan personas de Estados Unidos a realizar interrogatorios en busca de empleados que hayan hecho uso incorrecto de estos pasajes, vendiéndolos, por ejemplo. Gastón señala que “te encierran en una pieza. Te interrogan todo en inglés, te mantienen incomunicado por horas y ni siquiera te dejan ir al baño. Obviamento esto es contra los derechos fundamentales de las persoas”. Andrea agrega que “ni siquiera te dejan entrar con un abogado y tienen todos tus datos, todo lo que has comprado y te preguntan con qué plata lo compraste. Incluso hemos sabido que son ex funcionarios del FBI”.

Otra problemática, es el tema de la lactancia. Los empleados de Delta Airlines cuentan con dos recesos de 15 minutos: “una mujer que está en periodo de lactancia no alcanza a sacarse toda la leche en ese tiempo, entonces obviamente se excede y le hacen pagarlo a fin de mes”. Esto no es sólo un ejemplo, es el caso que efectivamente ha sufrido una mujer que se encuentra en pleno período de lactancia. La diputada Ximena Vidal, quien este domingo sumó su apoyo al sindicato, destacó que en este y los otros casos denunciados “hay un trato hostil y denigrante hacia los trabajadores”. Y recalcó que “incluso, una de las personas que participó en la reunión señaló que vio vulnerado su derecho a lactancia para su hijo, ya que no le permitían sacarse la leche con los tiempos necesarios para ello”.

La junta con Matthei

A principios de enero, luego de la funa que le realizaron a la Ministra del Trabajo en el aeropuerto, durante un fin de semana en que iba a dejar a su hijo, ésta accedió a juntarse con los representantes del sindicato al día siguiente. La reunión se realizó, pero Andrea señala que Matthei les habría respondido que si no les gustaban las condiciones de la empresa, podían irse a otra: “Cuando se sentó en la mesa empezó a decir que ella estaba en su día libre y lo único que quería era despedir a su hijo, y que ‘estos conchasdesumadre llegaron con el megáfono’. Es chocante escucharla hablar así, porque es la primera vez que uno la ve”, dice la presidenta del sindicato.

The Clinic Online intentó obtener una versión desde el Ministerio, sin embargo, no fue posible porque la secretario de Estado se encuentra de vacaciones.

Además, durante la reunión que realizaron la semana pasada con el diputado Carlos Montes (PS) y representantes de la oficina del Senador Alejandro Navarro, se dio a conocer un documento de la Dirección del Trabajo, la Orden de Servicio número 2, de febrero de 2011 y que según indican “vulnera los derechos sindicales garantizados a través de convenios internacionales”. Esto porque el documento indicaría que, como fiscalizador, la Dirección del Trabajo sólo se limitaría a constatar la existencia de “rompehuelgas”, pero dejando la resolución de esta práctica ilegal y la remoción de los reemplazos en manos de Tribunales. Esto haría todo el proceso de la huelga más lenta, “debilitando al sindicato”, según señalan. En la misma reunión, el diputado Montes señaló que es precisamente eso lo que intenta hacer la empresa: “quieren alargar esto hasta que se aburran y así no tener que pagar”. Andrea señala, sobre la existencia de reemplazos ilegales, que “se envió la demanda a Tribunales pero la Inspección del Trabajo no ha hecho nada más”

Al respecto, el ministerio declinó referirse al tema.

Es por esto que durante el día de ayer el Senador Navarro, junto al Presidente de la Confederación de sindicato de Aerolíneas, Luis Chávez, y la directiva del sindicato de Delta presentaron una queja formal por escrito contra la Ministra Evelyn Matthei por “vulneración de convenios internacionales números 87 y 98 sobre negociación colectiva y libertad sindical”

Apoyo político

La semana pasada, luego de reunirse con el diputado Montes, los representantes del sindicato de Delta Airlines se juntaron también con una delegación de consejeros de la CUT, incluyendo a su presidenta Bárbara Figueroa. En esta instancia, la Central se cuadró con el sindicato y sus peticiones. Figueroa destacó que en este caso “el empleador no ha querido abrirse a ninguna posibilidad de negociación y se ha cerrado absolutamente en su postura”. Además, sobre el documento dado a conocer, recalcó que “lamentablemente hemos visto una Inspección del Trabajo que, teniendo la obligación de cumplir un rol de fiscalización y multas -porque acá estamos ante prácticas desleales por parte de la empresa- sólo se han remitido a denunciar a la empresa y dejar que sean los tribunales ordinarios los que procedan, lo cual es un abandono de deberes por parte de un organismo dependiente de un poder del Estado”.

De la misma forma, el domingo la diputada Ximena Vidal (PPD), integrante de la Comisión de Trabajo de la Cámara, destacó que lo dado a conocer por el sindicato va en contra de la dignidad y los derechos fundamentales de los funcionarios. Además, racalcó que en la empresa “se han dado prácticas antisindicales, despidos injustificados y serias anomalías, además de incurrir en graves abusos. A esto se suma el que se han negado sistemáticamente a reajustar las remuneraciones de los empleados, algo que está expresamente ordenado por la ley laboral, además del no pago de gratificaciones”.

En una primera instancia, el sindicato estuvo negociando con el Vicepresidente de Recursos Humanos, Max Madeiros. Sin embargo, el ejecutivo se retiró a fines de diciembre a pasar vacaciones en Estados Unidos con su familia. Andrea se ha seguido comunicando con él por mail, pero su respuesta ha sido que no habrá negociación mientras sigan pidiendo más del 5%.

The Clinic Newsletter
Comentarios