El ex senador y dirigente socialista, Ricardo Núñez, se refirió al cuestionado estilo con el que la presidenta electa Michelle Bachelet designó a sus subsecretarios, el que generó inquietud en sectores de la Nueva Mayoría por la falta de información y coordinación con los partidos.

“El sigilo siempre es bueno en la política, no así el secretismo, el intento cierto de mantener en un círculo muy cerrado las decisiones. Entiendo que hay que ser sigiloso en actividades delicadas como la nominación de cargos de responsabilidad muy altas de la administración pública, pero pasar del sigilo al secretismo es un peligro”, dijo en entrevista con El Mercurio.

En esa linea, el ex parlamentario sostuvo que “sobre todo en un sistema donde el Parlamento juega un rol muy importante, y que puede determinar el ritmo o la orientación del gobierno si así se lo propone; es importante tener muy presente a los parlamentarios. Si el secretismo afecta la relación del Ejecutivo con el Legislativo, sería negativo y hay que cuidar que eso no ocurra”.

En relación a los condoros en los nombramientos de autoridades, el ex presidente del PS destacó que estos pudieron haberse evitado. “Hoy es muy fácil saber la situación de cada persona en este país y saber si alguien está o no en una situación penal que puede afectar su honorabilidad, si tiene alguna dificultad con algún banco o es acreedor de alguna institución”, indicó.

“Si alguno sabe que las acusaciones u observaciones que se han hecho a su nominación son ciertas, es bueno que no espere la determinación de la Presidenta y dé un paso al costado, es lo honorable”, concluyó Núñez.