Pablo Wagner A1

La directiva gremialista vivió ayer su prueba de fuego no sólo por la decisión del fiscal Carlos Gajardo de pedir la formalización del principal financista de la tienda, uno de los dueño del holding Penta, Carlos Alberto Délano, sino también por una reunión del consejo metropolitano que empezó con críticas y terminó con un respaldo a la gestión del timonel Ernesto Silva, sobrino de Délano.

Sin embargo, más allá de haber sorteado con relativa calma la prueba interna, la capacidad de maniobra pública de Silva quedó reducida luego del golpe de timón del senador Iván Moreira que reconoció irregularidades en el financiamiento de su campaña y ofreció disculpas públicas. Por lo mismo, altas fuentes del partido confirman que Silva está evaluando una decisión que comunicaría durante esta jornada y que constituye un rumbo distinto al que ha seguido hasta ahora: pasaría al exsubsecretario de Minería, Pablo Wagner, a quien Gajardo pidió formalizar por cohecho y lavado de activos, al Tribunal Supremo para que esta instancia resuelva su expulsión.

“El caso de Wagner, todos lo sabemos, es distinto de quienes, equivocados o no, financiaron con recursos provenientes de Penta parte de sus campañas” destaca un dirigente partidario.

Un vicepresidente, en tanto, relata que “hay molestia con Wagner, se considera que su situación no es sostenible y que además él si ‘se llevó la plata para la casa’, a diferencia de los demás”.

Fuentes del partido, en tanto, recalcan que sólo con Wagner se adoptaría esta resolución sin esperar el fallo de tribunales.

LA CAUSA

El nombre de Wagner apareció en la investigación de Gajardo el 2 de octubre de 2014, cuando Hugo Bravo declaró que “se acordó ayudarlo con 3 millones de pesos bimensuales. Para esto, Wagner enviaba una boleta me parece de su cuñada cuyo monto era depositado en una cuenta corriente del propio Wagner en efectivo o en cheque de Penta. La cuñada o el tercero no prestaban ningún servicio para Penta”. En la ocasión, Bravo agregó que en la época Délano comenzaba a tener intereses mineros a través de Andes Iron y la minera Dominga y que “el pago no tenía justificación, salvo que fuera para ayudar con el proyecto como subsecretario”.

El gerente de administración de Penta, Marcos Castro, complementó ante el ministerio Público que “Banmédica le pagó una indemnización adicional por un tiempo mientras encontraba trabajo y Penta también le pagaba unos honorarios, mientras encontraba trabajo, según lo que yo sabía. Lo nombran subsecretario de minería el 11 de marzo del año 2010 y se le suspenden los pagos a su nombre. Continuaron los pagos, ignoro a petición de quién, a nombre de un familiar de su señora”.

Gajardo, que accedió a la contabilidad del holding Penta y la cuenta corriente de Wagner, logró establecer que hubo 14 boletas de María Carolina de la Cerda Iñiguez -cuñada de Wagner- a Inversiones Penta III, Inversiones Banpenta y a Empresas Penta por un total de $42 millones que llegaron a manos del exsubsecretario. El Consejo de Defensa del Estado ya se querelló en su contra y lo mismo haría el Servicio de Impuestos Internos. Por su causa, Délano y Carlos Eugenio Lavín serán formalizados además de delitos tributarios por soborno.

Pedro Ducci -vicepresidente de proyectos mineros de Andes Iron- admitió que, de manera formal, solicitó una reunión con Wagner antes de presentarle el proyecto Dominga al entonces ministro Hernán de Soliminihac y que éste le dio “algunos tips para la presentación del ministro, señalándonos que estaba muy técnica en algunos aspectos”. También reconoció un correo del 8 de julio de 2010 para solicitar una reunión con Wagner que éste respondió con un ‘feliz de juntarnos mañana y en lo que les pueda ayudar acá estamos para servirlos’.

Jocelyn Lizana, ex seremi de Minería de Coquimbo, declaró que “respecto de Dominga, el subsecretario Wagner permanentemente me preguntaba cómo iban los proyectos. Dentro de eso me preguntaba cómo iba el proyecto Dominga en general” y que “en ningún momento manifestó su intención de inhabilitarse o no intervenir en los temas de Dominga. Deseo agregar que Pablo Wagner tampoco efectuó alguna presión para favorecer a Andes Iron”.

En entrevista con The Clinic Online, Iván Guerrero, gerente general de Andes Iron dijo que “no necesitamos de los favores ni del cohecho de algún subsecretario de minería para aprobar este proyecto”.

En tanto, el abogado de Wagner, Gonzalo Medina, subrayó que “nos sorprende que se haya solicitado la formalización por lavado de activos porque estimamos que con los antecedentes que existen en la carpeta el delito de lavado de activos no está configurado” y aunque no precisó cuáles serán los pasos a seguir por su cliente, admitió que es “probable” que en los próximos días acuda a declarar.