Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

13 de marzo de 2015

Penta: El hombre detrás de los forwards y sus vínculos con la UDI

Roberto Carrasco Burgos, dueño de Siglo e imputado en la arista de los forwards del caso Penta se forró en poco tiempo con la trama. Trabajó como contralor de Banmédica y además estrechó lazos con algunos miembros de la UDI que están vinculados con el caso.

Por

PENTA-01

Los forwards, contratos truchos que los Penta firmaron con el grupo Cruzat y la empresa VSA para generar pérdidas ficticias, término que posiblemente casi nadie conocía o entendía antes de que apareciera como una de las tramas detrás de lo ilícitos investigados al holding, tienen un personaje clave: Roberto Carrasco Burgos, dueño de Siglo Outsourcing, ex controlador de Bánmedica. Aquí la historia de un hombre que se forró en poco tiempo, según Qué Pasa.

Carrasco Burgos llegó a declarar a la Fiscalía Oriente el pasado 11 de febrero en calidad de imputado por el caso Penta y escondido en la maleta de un jeep.

Ese día, narra Qué Pasa, el empresario explicó ante los fiscales Pablo Norambuena y José Antonio Villalobos los detalles de esas operaciones truchas y cómo operaba su empresa. Contó que factura cerca de US$ 50 millones por año, que tiene más de 1.500 clientes, 1.600 empleados y operaciones en Chile y otros cinco países.

La publicación recoge que además de la denuncia de los Carlos, quienes revelaron esta trama, Carrasco salió también al ruedo en medio de una de las declaraciones que prestó Hugo Bravo ante el Ministerio Público.

“El 2014, Siglo nos informó que no iban a operar más con forwards, sino que podían operar a través de contratos de asesorías financieras y administrativas que no se realizaban, truchas, y la comisión de Siglo subió de 9,4% a 15%”, declaró el ex gerente.

Carrasco apenas se conoce con los Carlos, pero tiene una estrecha relación con Banmédica, la isapre que controla el grupo.

Entró a la empresa a mediados de los 80, cuando aún era la Caja Bancaria de Pensiones. Empezó como contador, luego de trabajar para Pricewaterhouse, y fue parte del proceso de transformación que la Caja le dio a su isapre, que el 88 se convirtió en Banmédica S.A.

Ya a mediados del 90, con el apoyo del gerente general de la empresa, Carlos Kubick, llegó a ser el contralor del grupo. Ahí se desempeñó hasta 2009, y su labor era velar porque cada una de las operaciones de las 35 filiales de Banmédica se efectuara correctamente y dentro de la ley.

Contactos en la UDI

A Carrasco le gusta mantener un perfil bajo en el ámbito empresarial, cuenta el artículo, pero es conocido en el mundo político porque tiene vínculos con algunos miembros de la UDI, el partido precisamente más afectado por el Caso Penta.

Qué Pasa asegura que es amigo del ex ministro Laurence Golborne desde hace dos décadas y lo asesora como contador.

También conoce al ex subsecretario Julio Dittborn, con quien formó la sociedad CDM, de la que posteriormente se desvinculó el UDI.

Carrasco también asesora en materias de contabilidad a Joaquin Lavín, Juan Antonio Guzmán, Carlos Kubick y al director de Banmédica Héctor Concha.

Al ex subsecretario Pablo Wagner, uno de los 10 imputados por el caso Penta más complicados, lo asesoró contablemente por mucho tiempo, pero desde que estalló el caso dio instrucciones a los empleados de Siglo para que dejaran de contestarle los llamados.

Carrasco también conoce al ex ministro Felipe Larraín, a través de algunos proyectos inmobiliarios en que ambos compartieron.

Finalmente, Qué Pasa recoge que desde que estalló la arista de los forwards, Carrasco ha perdido el 40% de los clientes de Siglo. Según le reveló él mismo a varios de sus cercanos.

Asegura que se expuso a realizar los cuatro contratos irregulares -más dos para Inmobiliaria Duero- sin siquiera ganar una comisión, y con la sola idea de convertirse en asesor tributario de Penta. Un “favor” que, dice, le costó muy caro.

Notas relacionadas