Bolsa de Nueva York EFE

Muy caro le puede costar la repercusión en la bolsa de Nueva York de la arista SQM del caso Penta a Julio Ponce Lerou. Eso, porque luego de la salida de los tres representantes de PotashCorp del directorio de Soquimich y el desplome en las acciones ocurrido ayer, tres estudios de abogados estadounidenses comenzaron a reclutar accionistas minoritarios y dueños de ADR (American Depositary Receipt o un paquete de acciones de una empresa no estadounidense en un banco extranjero) para demandar indemnizaciones por el perjuicio financiero que ha provocado el caso.

Así lo señala el bufete de abogados Peiffer Rosca Wolf, que representa inversionistas individuales e institucionales que han sufrido pérdidas financieras como resultado de fraude de inversiones o mala conducta, esquema de Ponzi, recomendaciones de inversión inadecuadas o prácticas abusivas en la industria financiera, y que está evaluando una posible demanda colectiva contra Soquimich por potenciales violaciones a la leyes federales de valores.

En un comunicado compartido en la web de la Bolsa de Nueva York, Peiffer Rosca Wolf informó en duros términos sobre la demanda (class action) para recuperar pérdidas sufridas por inversionistas de SQM.

“Si usted compró acciones de SQM antes del 19 de marzo de 2015, por favor contacte a Alan Rosca o James Booker o visite el sitio www.SQMlawsuit.com para más información”, dice el documento.

Los antecedentes informados por el estudio jurídico es que el 18 de marzo de 2015 las acciones de SQM sufrieron un desplome tras el anuncio de que tres miembros del directorio de la compañía canadiense de fertilizantes PotashCorp renunciaron al directorio de la minera en medio de un “escándalo sobre financiamiento de campañas”. El vicepresidente de SQM, Wayne Brownlee, quien es también CFO de PotashCorp, y los directores José María Eyzaguirre y Alejandro Montero renunciaron al directorio, dijo SQM en un hecho esencial a la SVS el miércoles, pero sin dar ninguna razón específica por este hecho.

Sin embargo, de acuerdo a un comunicado de prensa de PotashCorp del 18 de marzo de 2015, “la Fiscalía Nacional chilena ha hecho serias acusaciones de delitos contra SQM y su administración. PotashCorp y sus representantes en el directorio de SQM han exigido que la compañía realice una investigación exhaustiva, transparente e independiente. A pesar de los esfuerzos de nuestros representantes, el directorio de SQM no ha autorizado una revisión que satisfaga nuestros estándares. Asimismo, la mayoría del directorio ha rechazado la enfática solicitud de nuestros representantes de que SQM coopere completa y voluntariamente con las autoridades competentes, particularmente en el caso de la solicitud de la Fiscalía Nacional de que se envíe voluntariamente la información”.

La información continúa señalando que el 16 de marzo de 2015 SQM anunció que, luego de una junta de directorio, habían “acordado dar término al contrato” del gerente general Patricio Contesse González, quien se desempeñó en la compañía por más de 25 años.

Y en el documento se menciona directamente un reporte de la Agencia Internacional Reuters que señala SQM está envuelta en un escándalo sobre financiamiento de campañas electorales que “ha sacudido a la clase dirigente chilena, manchando a los líderes empresariales y políticos con vínculos cercanos a la dictadura de Augusto Pinochet entre 1973-1990”.

La demanda de Peiffer Rosca Wolf se suma a la de Powerantz y Rosen Lawn Firm, estudio que señaló a través de su abogado socio Phillip Kim hoy al diario La Segunda que “estamos investigando a esta compañía y estaremos presentando una demanda colectiva muy pronto… probablemente mañana o en un par de días más”.

Si bien el documento de Rosen Law firm en la bolsa de Nueva York es menos incisivo que el de Peiffer Rosca Wolf, busca también captar accionistas para una demanda colectiva.

Consultado sobre el porqué de la acción judicial, Kim respondió que “estamos investigando lo que ha salido en las noticias respecto del financiamiento impropio de campañas. Así que estamos examinando eso. Hemos sido contactado por un número importante de accionistas que están muy enojados, que han perdido mucho dinero y quieren una reparación legal”.

El abogado precisó que su estudio puede representar a cualquier accionista que haya comprado acciones de Soquimich en la bolsa de Nueva York, donde la minera tiene el 15% de propiedad en acciones.