Eugenio-Tironi_FOTO-Alejandro-Olivares[1]

Anoche Michelle Bachelet anunció en cadena nacional una serie de medidas anticorrupción que se adoptarán en el marco del fortalecimiento de la agenda de probidad del Gobierno, para enfrentar la crisis de confianza que vive la clase política.

En palabras de la Mandataria, “esta será una de las reformas que marcará el legado de mi gobierno y la voy a conducir personalmente, con toda mi energía y sin temor de ningún tipo”.

Luego de que la Comisión Engel le entregara a Bachelet su informe con medidas anticorrupción, Bachelet anunció propuestas en cuanto al fin de los aportes reservados, financiamiento estatal a la política, mayores atribuciones al Tricel y al Servel y una nueva constitución.

“La muerte del respaldo a la Asamblea Constituyente”

Hoy en conversación con Radio ADN, el sociólogo Eugenio Tironi afirmó que el discurso en cadena nacional de Bachelet traía “un paquete muy contundente, muy serio, que va a cuestiones muy de fondo y en ciertas materias que incluyen cuestiones tabú”.

Tironi destacó un punto importante, el cual se centra en la corrupción municipal, ya que, según expresa, había un “tráfico de influencia muy extendido, y el mundo político había tenido mucho temor de meterle mano”.

Por otra parte el sociólogo destacó las medidas y conclusiones del grupo que encabeza Eduardo Engel, en el sentido de que “la revolución que plantea la Comisión Engel es mayor que la que pueda plantear incluso una Asamblea Constituyente”.

En esa línea fue el comentario que realizó Bachelet anoche en cuanto a que en septiembre se realizará un proceso constituyente. El profesional estima que la Mandataria confirmó “la muerte definitiva de cualquier idea de respaldo, por parte del Ejecutivo, a la Asamblea Constituyente como fórmula de cambio a la Constitución, eso fue completamente descartado”.

“Lo que plantea la Presidenta revela mucho coraje, mucha convicción, mucha congruencia y bastante moderación”. Por su lado dijo que le pareció muy bueno el “timing” de Bachelet para manejar el caso Caval desde que estalló, ya que “mostró sangre fría notable, al no precipitarse”.