Gianluca, el príncipe del trap chileno: “El trap es súper capitalista”

El trap latino es un fenómeno musical que llegó para quedarse. Un estilo que ralentiza los sonidos beat del rap con las letras explícitas del reggeatón. Concierto que hay, es furor. Gianluca Abarza tiene 21 años recién cumplidos, vive en San Miguel con su mamá y dejó la carrera de Arte en la Diego Portales para dedicarse a hacer esta música. Es la joven promesa del estilo, pero sus letras difieren a las clásicas canciones del género. No son engrupidas. Reflejan su vida cotidiana, sin lujos ni mujeres en abundancia. Letras con los pies bien en la tierra.

¿Cómo llegaste a la música?
-Cuando estaba en la media empecé a usar el programa Fruty Loop, donde de vez en cuando hacía música electrónica, beats de rap para un amigo y para mí. Era solo música, sin letras, hasta que saqué mi primer tema en youtube.

¿Cuál fue ese?
-Quemando billetes que subí a internet el año pasado. Lo hice porque un amigo me dijo que por qué no cantaba. Y me puse a escribirlo. De a poco, la música fue haciéndose más importante para mí. El año pasado, en vacaciones de invierno, estuve todo el tiempo editando el video de esa canción. Y cuando volví a la U, quería puro hacer música y nada más.

Estabas estudiando Arte en la Diego Portales.
-Sí. Pero congelé el año pasado. Alcancé a estar un año y medio. Me eché caleta de ramos.

¿Por qué abandonaste la carrera?
-Por lo que te estoy contando, tenía la necesidad de hacer música. Igual soy tincao. En el colegio, las cosas que no me gustaban hacer, no las hacía nomás. Y en la U fue lo mismo. Las clases no me motivaban. Entonces, pa qué seguir estudiando. Les ahorré plata a mis papás. Ahora no tienen la necesidad de seguirse endeudando. Y estudiar arte no te asegura nada. No es como estudiar ingeniería que se supone te asegura un trabajo. Al final, me encontraron la razón y me apoyan en esto de la música.

¿Tu familia tiene cercanía con la música?
-Mi papá y mi hermano han tocado en grupos. Pero igual mi papá es más como hobby. Ahora tiene sus guitarras, sus amplificadores y su banda, pero más que nada porque cuando joven le gustaba caleta el rock y no podía tocar porque no tenía plata pa comprarse instrumentos. Mi hermano ha tenido bandas de metal. La música la tengo presente desde siempre. A los seis años era bien rockero, me gustaba Deep Purple. Esa música me gustó hasta los doce.

¿Y el rap ya te gustaba?
-Como en octavo básico empecé a escucharlo, porque a mi hermano le gustaba. Escuchaba los Panteras Negras, Tiro de Gracia, no era un metalero tan cerrado. Eso igual es bueno. De repente, me acuerdo que estábamos en la casa escuchando Miranda, vacilando…

Pero sus amigos metaleros no sabían.
-Ja, ja, ja. Los amigos con chaqueta de cuero no sabían nada. Y con mi hermano caché a grupos antiguos, como Salvaje Decibel, que me sigue gustando, a pesar de que se dejé de ser rapero, porque no me gustaba la parada de creerse los mejores y que todo lo demás es malo. Y yo además escuchaba más música. Entonces, el rap no iba realmente conmigo. Igual rallé un tiempo, pa estar con los amigos, pasarlo bien, vacilar, mis primeras veces saliendo a la calle así tarde. Yo me había cambiado de colegio a uno de monjas, entonces quería pasarlo bien.

¿A qué colegio de monjas ibas?
-Al Lazzeri, en La Cisterna. Venía de un colegio súper chico y cuando me cambié, desarrollé esta huevá de déficit atencional, me costaba poner atención en clases, pero, en todo caso, era un colegio bueno. Es piola estudiar en colegio monjas, aunque son bien paqueás con el tema del uniforme. Toda la media fui el más porro del curso. Y aún así, en la PSU me fue bien. Quedé bien preparado. Eso igual es bacán.

SIEMPRE TRISTE

¿Cuándo te empezó a gustar el trap?
-Desde que hacía electrónica escuchaba trap. Y hacía trap electro, lo mezclaba con pop, y fui cachando a los locos más gringos.

¿Qué te gusta de esa música?
-No sé la verdad. Las primeras veces que escuchaba trap quedé pegado con el ritmo. No cachaba qué era. Es distinto. Está a otro tempo y es súper fresco. El rap era ser más real y el trap no se enreda con eso, es como filo, más abierto.

Las letras del trap suelen ser más explícitas en su relación con las drogas, el lujo o las mujeres.
-Sí, es que la plata, las mujeres, los vicios son transversales. Pero no es así, la plata no te asegura nada. Obvio que se necesita plata, pero no es el centro del universo, o no debería serlo. Y el trap gringo, que es como el post rap, es más engrupido en ese sentido. El trap gringo me gusta más por el tema de los flows que por las letras.

Tus letras no son tanta pose. No son de andar ostentando lujos ni plata. Son como bien looser, en verdad. “Si hablan de plata, yo no tengo ná… no necesito plata pa ir por el trono ”, dices en Starboy, tu versión de la canción de The Weeknd.
-Sí, es que no me interesa la plata. Tampoco es que tenga. Vivo con mi mamá, tranquilo. Mis letras son cosas que me han pasado. Por ejemplo, he pololeado pocas veces. Y no lo oculto.

Aunque en otra letra dices “voy a ser rico a los 22”
-Más que ser rico por la plata, me gustaría por un tema de tener más control, pa poder tener contactos, trabajar en estudios bacanes, hacer música con músicos bacanes, eso me interesa más que ser rico para bañarme en lucas. Es como subir el nivel en ese sentido. No hay que rayarse mucho con la plata, autos, lujos. Esa es como una vida falsa. La gente piensa caleta en la plata y se atrapan. El trap es súper capitalista, en ese sentido. Es ostentar todo el rato lujos, fashion moda y mujeres. Pero acá la realidad es distinta.

En Estados Unidos funciona esa estética más winner…
-Pero si lo querís implementar en tu país, en tu realidad, hay que darle una vuelta para hacerlo propio. Porque si no es como una réplica nomás. Por ejemplo, Siempre triste la relacionaban con los Sad Boyz, que tienen una volá como la mía, y es obvio que me influenciaron, porque me gustaban, así como todo lo posinternet que ha hecho que puedas pescar una cámara, grabarte y da lo mismo como quede, lo editai tu mismo, con gif o como sea, te las arreglai como podai. No es necesario haber pasado por estudios más formales de música para hacer trap. Todo lo he aprendido en internet. También me han influido los traperos españoles, que son más directos y no tienen tapujos en mostrarse como son. Por ejemplo, Yung Beef tiene unas letras que son la raja. Cuando está en el escenario, es él todo el rato y tú lo sentís. Eso es bacán. A mí me pasa eso cuando escucho a Pablo Chill-e. Él hace trap de lo que le sale. No es una pose. Tampoco es que lo piense tanto. Y yo, desde el principio, lo hago súper a mi manera. Me interesa darle una identidad chilena con el imaginario que tengo. Trato de expresarme como soy, con mis sentimientos, pero hay otros que no profundizan en sus sentimientos y se quedan pegados en el trap gringo con la misma estética.

¿Siempre has escrito letras?
-No, pero desde la U que de repente escribía poesía para acompañar los trabajos del taller.

¿Qué poetas te gustan?
-Me gustan harto Teillier, Pablo de Rokha y Gonzalo Rojas. También Nicanor Parra que tiene sus versos rapeados.

La canción que te ha hecho más conocido es Siempre triste, una oda a pasar las penas de la vida tomando melón con vino. Dice: “Siempre tropical / Siempre triste/ Melón con vino blanco /No soy pobre, soy triste Siempre tropical/ Aunque el cielo está nublado / Pa’ pasar las penas que me han dejado…”
-Ese tema surgió cuando estaba en la U, y estuve súper depre, me sentía mal y no quería hacer cosas. Fue bacán hacer el tema porque fue liberar eso, y además el tema lo compuse un año después de esa depre, cuando a estaba más bien, entonces tiene esa cosa alegre también.

Pero el trap son letras alegres. No hay tristeza ni desencanto, como en tus letras.
-O sea, es un poco la sensación de que pasan muchas cosas, hay mucha información dando vuelta, pasan tantas cosas que nada de lo que uno le pase tiene tanta importancia al final. Bad Bunny no tiene temas tristes. Es fiesta todo el rato. Es una imagen de artista.

Tus letras tampoco son machistas. “Tranquila, que no te quiero poseer”, dice Modélame.
-La canción dice modélame, modélame ese culo, me gusta tu culo, pero si no pasa nada, tranqui, no puedo hacer nada. No es como ven pa acá, mami, que te voy a dar…Es bacán que exista lo otro, pero a mí me gusta hacer la hueá a mi pinta todo el rato. O , al menos, decir lo que pienso. Pa qué voy hablar cosas que no son, como que me pesco minas todo el rato, porque no es así. A mí me gustan las relaciones con mujeres en igualdad de trato, relaciones sanas, tengo cero rollo con eso. No soy machista.

El trap suele tener letras bien machistas…
-La cultura gringa es súper machista y el trap viene de allá. El rap también era súper machista. Hay que luchar contra eso y dar un paso adelante. Porque hoy el trap esta en todo, en el pop, en el rap nuevo… ya no te podís escapar. Pero hay que hacerlo. Y se está haciendo. Hay mujeres que cantan trap que son feministas bacanes, como la Princess Nokia. Acá hay menos mujeres. Pero es una cosa de tiempo. Todo va para allá. Por ejemplo, los Pxxr Gvng no tienen rollos. Si dicen puta en un tema, ellos también se tratan de puta: “yo soy la más puta de todas”. La escena musical chilena es más machista, más de hombres, pero en las bandas más indies, más jóvenes, hay más minas que cantan y hacen de todo.

La Princesa Alba, a la que le produjiste su primer sencillo, la hicieron bolsa.
-Sí, fue terrible. La enjuiciaron caleta. Si ella hubiese sido hombre, no le hubiesen dicho nica lo que le dijeron. Porque entre hombres no es tema el maquillaje o las pechugas o que no sea flaca. Ella sacó unas declaraciones en Instagram diciendo que no se iba a callar por lo que dicen de su cuerpo. Cuando era chica sufría bullying. Porque no pudo participar de deporte porque le dijeron que era muy gorda y tuvo bulimia. Cuático.

¿Y Maluma?
-Maluma vende su volá. Vende sexo y la polémica. No me gusta Maluma. Lo vi en Viña y es de mentira. No pasa nada. La escena de Puerto Rico es súper explícita respecto al sexo. Y es lo que funciona también. Puerto Rico es como Estados Unidos pa Latinoamérica. El trap allá está de moda como cuando lo fue el reggeatón con Daddy Yankee, Don Omar o Wisin y Yandel. Ellos se tomaron el trap con su esencia más latina y se hizo pop, nadie tiene rollo, es un destape. El trap está en todo el mundo. Se escucha en todos lados. Ahora todos los autos van escuchando trap.

No tienes un seudónimo para hacer música.
-Me hubiera gustado tenerlo, pero nunca se me ocurrió. Y usar mi nombre es mejor, porque no estoy haciendo ningún personaje, sino que soy yo nomás, más real. Es más piola.

GIANLUCA EN VIVO
21 de octubre en Celadores F8, desde el mediodía en Matucana 100. También tocan Políticos Muertos, MKRNI, Niñosíndigo,
entre otros. Gratis.
Comentarios
Sabía ud que... LOS QUE NO PIDEN FAVORES VIVEN EN NO-RUEGA -------------------------------- Sabía ud que... LA UDI Y LA GARRA BLANCA ESTÁN CONTRA EL COMANDANTE. -------------------------------- Sabía ud que... ESTOY CONDENADO AL ÉXITO, PERO APELÉ. -------------------------------- Sabía ud que... LOS ARQUEÓLOGOS DISLÉXICOS SE VAN DE CAVACIONES. -------------------------------- Sabía ud que... MI HIJO ME PREGUNTÓ QUÉ ERA ESTOICO Y LE RESPONDÍ: “UN JUGADOR DEL BARCA DE LOS 90”. --------------------------------