Imagen tomada en 2014

El 3 de julio de este año, el Juzgado de Letras del Trabajo de Osorno emitió un fallo demoledor en contra de Manuka, la empresa lechera en pastoreo más grande de Latinoamérica. (ver fallo aquí)

Dictado por el juez titular Juan Vío Vargas, dicho documento estableció que la compañía de capitales neozelandeses despidió de forma injustificada al técnico agrícola Juvenal Torres, quien trabajó en la empresa desde noviembre de 1984 hasta diciembre de 2018, cuando recibió una carta en la que se adujeron “necesidades de la empresa” para separarlo de sus funciones en la Hacienda Coihueco (Puerto Octay).

Según constató el proceso judicial, en dicha misiva Manuka le indicó a Torres que la “racionalización y reestructuración de la empresa y los cambios en las condiciones del mercado (…) hacen necesaria la separación de uno o más trabajadores”, apuntando que “durante los dos últimos años, la empresa ha tenido resultados negativos por un total $3.441.433.000”.

“Estos resultados se explican principalmente por (i) aumento de los costos de producción, (ii) aumento de los costos de administración (iii) ajuste de los valores de los activos biológicos (iv) disminución de los ingresos operacionales y (v) un desfavorable tipo de cambio del Peso respecto del Dólar”, agregó la empresa.

La lechera también detalló que un brote de tuberculosis acaecido en 2017, que afectó a más de dos mil bovinos, implicó “2.300 cabezas menos para el año 2018 en el Área Seca. Ello, sumado a que el presente año las pérdidas y porcentaje de mortalidad en la temporada de las pariciones fueron muy superiores que años anteriores (…), obliga a cerrar algunos centros de crianza por no tener animales, y por ende, a disminuir los puestos de trabajo”.

Sin embargo, los argumentos esgrimidos por Mankua fueron totalmente desechados por la justicia.

De acuerdo con el tribunal de Osorno, “claramente se observa que el riesgo de las pérdidas económicas es de la empresa. Por una parte, la mortalidad aducida se produce por mal manejo, algo no imputable al trabajador, sino que riesgo del empleador. Por otra parte, la empresa nunca ha ganado dinero (según la prueba de la demandada) pero pese a eso durante los diez años de pérdida sigue expandiéndose y sin cerrar o entrar en proceso de liquidación, hecho que junto con quitar fuerza a las afirmaciones en torno a la pérdida económica (ya que parece contraintuitivo mantener una unidad económica deficitaria por una década) niega plausibilidad a la selección de un trabajador con una remuneración mensual que se encuentra en la base de la escala de remuneraciones del plantel de la empresa”.

Junto a esto, el fallo sostuvo que Manuka contravino sus propios argumentos al publicar dos avisos en diarios regionales que informaba la apertura de cupos laborales que, adicionalmente, abrían la posibilidad de reasignar a Torres en estas nuevas funciones como ordeñador. 

“Una empresa con el nivel de pérdidas que declara la demandada, por la cantidad de años que alega, con 400 trabajadores, y en expansión según da cuenta la prueba allegada, no puede estimarse que se encuentre en una situación que ponga en peligro la subsistencia de la empresa. Por el contrario, solo se vislumbra una más que soportada constante pérdida económica”, sentenció el magistrado.

Teniendo en cuenta estos hechos, el tribunal resolvió acoger en todas sus partes la demanda interpuesta por Torres en contra de Manuka por despido injustificado, le ordenó un recargo del 30% al finiquito del afectado y a asumir las costas del juicio.

MARTILLAZOS

La primera vez que Manuka alcanzó notoriedad pública en Chile fue en 2014, luego de que se denunciara la matanza de seis mil terneros mediante abortos inducidos y otros métodos tan brutales como privarlos de alimento y agua, golpearlos con un martillo o someterlos a eutanasias que no cumplían con los estándares exigidos por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), como inyecciones de aire o aceite caliente. Todo esto, según se informó en ese momento, con el objetivo de “eliminar” a los ejemplares machos y aumentar los niveles de producción lechera.

Posteriormente, se viralizó un video que mostraba a un trabajador de la empresa asesinando animales recién nacidos mediante mazazos en la cabeza y cuerpo, para luego tirarlos a zanjas donde yacían otros terneros. Por estas acciones se sindicaron como responsables al gerente de Producción, Zachary Ward, quien aparecía en el video, y al jefe del Área de Crianza, Gonzalo García

Las imágenes dieron la vuelta al mundo y fueron repudiadas públicamente por autoridades locales y agrupaciones protectoras de los derechos de animales. La versión institucional de Manuka se cuadró con este rechazo y anunció un sumario interno de forma inmediata, junto con el despido de Ward y García.

El diputado de la Región de Los Lagos, Fidel Espinoza (PS), fue parte de los denunciantes que elevaron el caso a tribunales, cuya investigación quedó a cargo de la fiscal de Río Negro, Leyla Chahín

Sin embargo, a un mes de divulgadas las imágenes, Ward escapó del país y retornó a Oceanía. Según reveló este medio en 2014, los boletos fueron incluidos en el finiquito del gerente neozelandés, que superó los $61 millones. García no se quedó atrás y se fue de Chile poco tiempo después. Desde fiscalía, en tanto, aseguraron que nunca llegó una copia de la supuesta investigación interna realizada por Manuka, que identificó a Ward y a García como los responsables de la matanza de terneros y de “vulnerar la confianza” que les brindó la compañía.

Tras el autoexilillo de los ejecutivos, la persecutora continuó con el caso atada de manos, y si bien varios miembros de la compañía desfilaron ante ella, los dos principales apuntados lograron esquivarla. 

Mientras tanto, Manuka ejecutó un proyecto de donación de terneros a agricultores locales, implementó el Plan de Carrera Joven Profesional Lechero, ofreció ayuda sicológica a los trabajadores que debieron matar a terneros mediante crueles procedimientos y financió pasantías a Nueva Zelanda de estudiantes de liceos agrícolas.

Con este escenario, ya en 2017, el empresario nacional Nicolás Ibáñez desembolsó $25 millones de dólares y se hizo con el 10% de la empresa a través del fondo de inversión Drake, constituyéndose como el único chileno propietario de la firma.

Imágenes tomadas en 2014, cuando se denunció a Manuka por maltrato animal.

A cuatro años de iniciada la investigación, la calma forzada fue interrumpida por un movimiento que alertó a fiscalía y a los denunciantes: en 2018, ahora bajo la tutela de Cristián Swett Plá, Manuka decidió recontratar a Gonzalo García como gerente de producción de Área Seca. Zachary Ward, por su parte, fue ungido como gerente general de Grasslands, una empresa del mismo rubro que opera en Estados Unidos y Nueva Zelanda, con la cual Manuka comparte gran parte de su dirección. Por ejemplo, quien se desempañaba como presidente del directorio de la lechera cuando estalló el caso por los martillazos, Mark Townshend, ahora cumple la misma función en Grasslands; su hijo Gary, accionista de Manuka, también tiene una silla en la compañía clon; y Steve Atkinson, gerente de producción de Manuka hasta 2018, ahora figura en el Board de la firma internacional.

Estos hechos, sin embargo, no incidieron en la investigación penal, y García, único imputado por maltrato animal, fue absuelto a fines de 2018 por unanimidad por la primera sala del Tribunal Oral en lo Penal de Osorno, sorteando la pena de tres años de cárcel y la multa de 20 UTM que pedía fiscalía.

“Este veredicto viene a confirmar lo sostenido desde que asumimos su defensa, en orden que Gonzalo García no tiene participación en los hechos que se le imputaban. En ningún video ni foto de los hechos denunciados aparece (…) Creo que esto fue una equivocación, como siempre lo estimamos”, declaró su abogado, Rodrigo Tejos, según lo recogido por Radio Sago.

TUBERCULOSIS, HACINAMIENTO Y EUTANASIA A ESCONDIDAS

Pese a sus esfuerzos, la fiscal Chahín no logró anular la sentencia absolutoria de García y con ello agotó la última opción de imputarle el delito de maltrato animal.

Ward, en tanto, fue formalizado en ausencia el pasado 26 de abril. El objetivo fue obtener una orden de detención internacional -algo que ya fue descartado- y, sobre todo, solicitar su extradición desde Nueva Zelanda, donde se encuentra desde mayo de 2019 tras su paso por Estados Unidos. Este proceso sí se aprobó y, de acuerdo a fiscalía, el Ministerio de Relaciones Exteriores ya fue oficiado para que ejecute las gestiones necesarias.

En conversación con The Clinic, Chahín señala que “la absolución del señor García está directamente relacionada con la imposibilidad de contar con los dos principales imputados en un solo juicio. En la propia sentencia absolutoria, se indica que el Tribunal, habiéndose rendido múltiples pruebas sobre la existencia del delito, consideró que la prueba respecto del señor García era feble, porque era una autoridad subsidiaria de Ward, quien sí aparecía en el video”.

“En el fallo, además, se hace una crítica al Ministerio Público por no haber llevado al autor principal de estos hechos, en circunstancias que se encontraba fuera de Chile desde 2014”, agrega la fiscal.

Desde que Swett Plá tomó la conducción de Manuka en 2016, la estrategia comunicacional de la empresa se ha basado en asegurar que el maltrato animal es una práctica que se extinguió junto con el cambio de administración. 

No obstante, según señalan fuentes ligadas a la propia compañía, esta afirmación es relativa: ¿se sigue matando terneros a martillazos en la cabeza? no. Lo que sí persiste, indican, son hábitos que también atentarían contra el bienestar animal.

Sin ir más lejos, aseguran que el brote de tuberculosis de 2017, que produjo la muerte de 2.300 bovinos, y que fue mencionado en la demanda por despido injustificado interpuesta por Juvenal Torres, se habría propiciado por una falla en la pasteurización de la leche que alimentaba a los terneros, presuntamente gatillada por la descoordinación de los encargados de manutención de la empresa.

Esto, sumado a la “baja condición corporal y de inmunidad” de los animales, y al “hacinamiento” al que se encontrarían sometidos -se habla de corrales sobrepoblados, y camas que no se cambian pese a cobijar animales enfermos-, habría favorecido la propagación de la infección, causada por la bacteria Mycobacterium

Durante 2017, agregan las fuentes, también se experimentó una fuerte mortalidad de ejemplares debido a que las bovinas fueron enviadas a parir a “potreros de sacrificio” de barro, por lo que cerca de 2.500 recién nacidos murieron de hipotermia, mientras otros sufrieron infecciones en sus ojos u ombligo, causando ceguera y otros problemas de salud.

Pero eso no es todo: las denuncias más relevantes que se reportaron a este medio señalan que, pese a lo sostenido públicamente por Swett Plá, en Manuka se continuaría “eutanasiando” a terneros. Con la diferencia, indican, de que ya no se haría a vista y paciencia de los trabajadores, sino de forma inadvertida, durante la noche o madrugada. De acuerdo con estas versiones, el proceso sería ejecutado por un veterinario e inmediatamente pasaría un tractor para recoger los cadáveres y llevarlos a las fosas de entierro. En períodos peak, esta situación afectaría a entre 30 y 40 machos enfermos, muchos de los cuales habrían contraído su afección a causa del descuido de la empresa, pues estos ejemplares son considerados como “residuos del proceso productivo” o “estorbos” en la industria lechera.

Puesto al tanto de estos hechos, el diputado Espinoza afirma a The Clinic que “el gerente general de Manuka tuvo la oportunidad de señalar la verdad ante los medios: que hoy se sacrifican los terneros machos de acuerdo a los protocolos del SAG, y nadie los habría criticado, pero quiso ir más allá, demostrando que no les importa mentir. Es imposible, por números, que hayan criado a todos sus terneros machos en los últimos tres años, y eso quedará de manifiesto cuando el Ministerio de Agricultura responda los oficios que se ha negado a contestar para proteger a la empresa”.

Diputado Fidel Espinoza

El parlamentario hace alusión al requerimiento enviado a la cartera de Agricultura el pasado mes de junio, cuando solicitó obtener información sobre los inventarios de Manuka desde enero de 2016, “indicando, además, el movimiento de ganado, mes a mes, con el detalle de entradas y salidas separadas por sexo y año/semestre (…) Asimismo, en caso de existir, señalar resultados de fiscalizaciones acerca de procedimientos de sacrificios de Manuka (…) considerando las declaraciones del gerente general de esta empresa, Cristían Swett, del domingo 2 de junio de 2019 en La Tercera, donde afirmó que desde 2014 no matan a ningún animal en sus instalaciones”.

Como esta solicitud fue ignorada, Espinoza envió un segundo oficio el 30 de julio con el mismo contenido, que a la fecha sigue sin respuesta. 

LOBBY: “ACTUALIDAD Y FUTURO DE LA LECHERÍA”

El emplazamiento de Espinoza al Ministerio de Agricultura tiene un correlato con un encuentro que sostuvieron el jefe de esta cartera, Antonio Walker Prieto, y el gerente general de Manuka, Cristian Swett Plá, durante 2018, a pocos días de que se iniciara el juicio que finalmente absolvió al actual gerente de Área Seca de la firma, Gonzalo García. En aquella ocasión, la empresa respondió que no existe cercanía entre las partes y que el parlamentario sobrerreaccionó al enterarse que Walker y Swett llegaron en el mismo auto a la feria SagoFisur, celebrada el 16 de noviembre de ese año.

Este encuentro, que no quedó registrado a través de la Ley de Lobby, provocó que Espinoza acusara a los directores de Manuka de “encubrimiento”. 

De cualquier forma, de 2016 a la fecha, diversos representantes de la compañía se han reunido en 15 oportunidades con autoridades ejecutivas o parlamentarias y sin discriminar bancada, según consta en el portal Infolobby. 

En el primer caso, se registra una audiencia el 16 de marzo de 2016 con el entonces ministro de Agricultura Carlos Furche (PS), con el objetivo de “realizar la presentación del nuevo CEO, el Sr. Cristián I. Swett Plá”; otra el 7 de septiembre de 2016 con el subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier, donde se hizo una “presentación e introducción del directorio de Manuka”; y la última el 19 de abril de 2018 con el ministro de Agricultura, José Antonio Walker Prieto, para “abordar temas del sector lechero de Chile”.

En el caso de los parlamentarios, la agenda fue inaugurada el 12 enero de 2018 con Bernardo Berger (RN), diputado la Región de Los Ríos, para “informar acerca del sistema sustentable de pastoreo de producción de leche que utiliza Manuka”; y continuó el 28 de mayo de 2018 con Iván Flores García (DC), diputado por la Región de Los Ríos; el 28 marzo de 2019 con Javier Hernández (UDI), diputado por la Región de Los Lagos; el 5 de abril con Harry Jürgensen (RN), diputado por la Región de Los Lagos; el 8 de abril con Gabriel Ascencio (DC), diputado por la Región de Los Lagos; y el 3 de mayo con Carlos Kuchel (RN), también diputado por la Región de Los Lagos. 

Según los registros del portal, en las últimas cinco ocasiones, las partes se reunieron para efectuar una “presentación de Manuka y el Centro de Capacitación del Sur” y abordar la “actualidad y futuro de la lechería”.

ME ENTERÉ POR LA PRENSA

Espinoza hace una “pésima lectura” de la sucesión de encuentros entre diputados de la zona y representantes de Manuka, “sobre todo porque el Minagri y la Conaf no han respondido oficios y cartas sobre diversos temas, entre ellos, denuncias sobre tala ilegal de bosques”. 

“Asimismo, se ha mantenido en una nebulosa la fiscalización sobre los 2.300 terneros muertos por tuberculosis en 2017, lo que involucra un enorme perjuicio para el patrimonio zoosanitario de Chile y un grave riesgo para los trabajadores. Además, el Estado le quiere entregar la responsabilidad de desarrollar una carrera técnica con el CFT Estatal a ‘su estándar’, lo que es una burla, ya que claramente Manuka no es el estándar que queremos para la agricultura chilena”, agrega el diputado.

La opción de que la compañía colabore en labores académicas, fue mencionada por Swett en una entrevista publicada por El Mostrador a fines de julio. En aquella ocasión, además, el gerente general de Manuka afirmó que no estuvo al tanto de la demanda interpuesta por Juvenal Torres en contra de su compañía hasta que apareció en notas de prensa.

A ojos de Espinoza, estas declaraciones no tienen asidero alguno, puesto que  “en la firma del finiquito y luego en el juicio laboral, aparece testificando Dany Cortés, subgerente de Administración y Finanzas, quien cuantifica pérdidas de más de 5.000 millones en tres años. Además, dijo que desde que existe la empresa nunca han obtenido ganancias. Luego, aparece el gerente de Operaciones, Carlos Geldres; el gerente de Administración y Finanzas, Alberto Riethmüller; la gerente de Recursos Humanos, Aniriam Manríquez, y el gerente de Producción, Gonzalo García”.

“Es decir, o es un pésimo gerente general, porque todos sus gerentes actúan a sus espaldas, o es un persona que falta a la verdad de manera sistemática”, añade el diputado.

Además de estas consideraciones, Espinoza ha insistido desde 2016 en que la nueva administración de Manuka ha obstruido a la justicia al no hacer los esfuerzos necesarios para extraditar al exejecutivo neozelandés Zachary Ward, aun sabiendo de su ubicación geográfica. Acusa, derechamente, que la empresa lo ha protegido de forma permanente

Respecto a las versiones que apuntan a una supuesta colaboración de la compañía con Ward, Chahín señala a The Clinic que durante su investigación ha logrado acreditar que algunos de “los correos electrónicos con información que ha mandado el señor Ward, los ha enviado a su equipo de abogados y, además, con copia al defensor del señor Gonzalo García”, actual gerente de la compañía, lo que daría cuenta de una “vinculación” entre las partes.

En tanto, a través de sus redes sociales, Espinoza señaló este martes que el encuentro que sostendrá Sebastián Piñera con el nuevo embajador de Nueva Zelanda en Chile, en el marco de la ceremonia de presentación de cartas credenciales, es “una buena oportunidad para solicitarle que colabore con el proceso de extradición” de Ward, a su juicio, el “autor del mayor caso de maltrato animal en la historia de Chile”.

RESPUESTA DE MANUKA

The Clinic consultó a la lechera por las denuncias de maltrato animal vía correo electrónico. A continuación se detallan las preguntas y sus consiguientes respuestas:

Según antecedentes recabados por The Clinic, a diferencia de lo sostenido por Cristian Swett Plá, en Manuka se continúa eutanasiando a terneros, otros mueren esperando la inyección, o bien, a causa de hipotermia en caso de los recién nacidos. ¿Son efectivas estas acusaciones? ¿Es cierto que, en el caso de las eutanasias, éstas se producen durante la noche o madrugada para que los trabajadores no las presencien?

-Nuestra empresa no eutanasia terneros sanos. La eutanasia es un procedimiento que va de acuerdo a un protocolo, y se encuentra establecido dentro de las recomendaciones de Salud y Bienestar de entidades nacionales e internacionales para evitar el sufrimiento de los animales que presentan enfermedades congénitas, crónicas, agónicas, incurables o que presenten un riesgo a la bioseguridad tanto humana como de otros animales sanos.

En forma natural y dada la gran escala de nuestra empresa, algunos animales (vacas, toros, terneros y terneras) presentan este tipo de problemas. Es el único caso en que se eutanasian animales.

Por otra parte, es falso que este procedimiento se realice de noche o de madrugada, los veterinarios realizan dos visitas al día por centro, que se coordinan con los trabajadores y van acorde a los manejos y organización de las labores diarias.

Para los terneros macho sanos, nuestra empresa ha desarrollado diversos programas para su disposición, que incluyen donación a comunidades rurales, indígenas y la pequeña agricultura familiar campesina (más de 1.000 a la fecha y aún faltan entregas en septiembre y octubre), investigación (200 a la fecha), producción de carne (se presupuestaron alrededor de 7.000), ventas (alrededor de 2.000) entre otros.

Según antecedentes recabados por The Clinic, el brote de tuberculosis acaecido en 2017, que significó la baja de 2.300 bovinos, se produjo por un mal manejo de la pasteurización de la leche que los alimentaba. Esto, junto al hacinamiento al que estarían sometidos los terneros, propició la propagación de la enfermedad. ¿Cuál es la explicación de la empresa respecto a esta situación?

-Nuestros terneros no están en condiciones de hacinamiento. De hecho, nuestros estándares de infraestructura y bienestar animal están muy por sobre la media de la industria.

La tuberculosis es una enfermedad endémica en Chile que aún no ha sido erradicada a nivel país. Manuka, como cualquier otro productor, es vulnerable a presentarla. Sin embargo, nuestros estándares a nivel de certificación también están muy por sobre los de la industria, de hecho, actualmente un 91% de nuestros campos están certificados libres de enfermedades infectocontagiosas por el Programa de Planteles Animales bajo Certificación Oficial (PABCO).

Respecto a la situación mencionada, no responde más que a manejos que pueden ocurrir en la agricultura durante el proceso de erradicación de la enfermedad, sólo que es un número alto dada la escala de nuestra empresa, pero que en proporción no sobrepasa un 3%.

Este manejo se abordó acorde a los protocolos y procedimientos sanitarios establecidos para ello, avalados por el Servicio Agrícola y Ganadero.

*Como no se obtuvo una respuesta directa sobre la acusación de negligencia en el proceso de pasteurización de la leche, que habría producido la tuberculosis que afectó a 2.300 bovinos de la empresa en 2017, The Clinic insistió en este punto. En segunda instancia, Manuka respondió: “Durante el levantamiento de información, no se pudo determinar una causa específica, dado que hay múltiples variables que pueden haber influido”.

¿Qué temas se han abordado en las diferentes reuniones sostenidas con autoridades parlamentarias durante este año, consignadas en el portal Infolobby?

-El crear oportunidades y valor compartido es la esencia que impulsa a Manuka.

Es por lo mismo que nos hemos reunido con distintos congresistas de todos los sectores políticos de la Región o correspondientes a nuestro distrito. Y hemos podido constatar que existen congresistas con un interés genuino respecto al desarrollo de la industria lechera del país.

Se trata de reuniones de relacionamiento e informativas, en donde presentamos algunos de los ejes principales que hoy en día estamos desarrollando y que no sólo competen a nuestra empresa, sino también al crecimiento del sur de Chile y al desarrollo lechero nacional, como por ejemplo, La Cooperativa Campos Australes, El Centro de Capacitación Lechero del Sur y diversas iniciativas de sustentabilidad que estamos liderando.

A continuación puedes revisar “los ejes” mencionados por Manuka y el resto de su respuesta: Entrevista The Clinic 13-08-2019